Mons. Stanovnik pidió desterrar las “desgracias” que aquejan a la sociedad correntina


Mons. Stanovnik pidió desterrar las “desgracias” que aquejan a la sociedad correntina




Corrientes (AICA): Con el lema “María, don de gracia y libertad”, los feligreses correntinos honraron a Nuestra Señora de la Merced, patrona jurada de la capital provincial. Los actos litúrgicos centrales comenzaron a las 16 con la presencia del arzobispo, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap., quien denunció las “desgracias” recurrentes en la sociedad local -entre ellas la explotación sexual- y exhortó a comprometerse con la transformación de la vida comunitaria.

Con el lema “María, don de gracia y libertad”, los feligreses correntinos honraron a Nuestra Señora de la Merced, patrona jurada de la capital provincial. Los actos litúrgicos centrales comenzaron a las 16 con la presencia del arzobispo, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap., quien denunció las “desgracias” recurrentes en la sociedad local -entre ellas la explotación sexual- y exhortó a comprometerse con la transformación de la vida comunitaria.

Monseñor Stanovnik recordó la histórica devoción de los correntinos a la Virgen de las Mercedes. El 13 de septiembre de 1660, los cabildantes locales juraron en nombre de todos los vecinos festejar la fiesta de esta advocación dedicándole nueve días en novena y llevarla en procesión por las calles de la ciudad, tradición que se mantiene desde aquel entonces.


El arzobispo invitó a tener “un corazón sensible y una mente abierta” a los sufrimientos de las personas, y al mismo tiempo, tener fortaleza y voluntad para actuar con decisión ante las desgracias cotidianas.


“La pobreza golpea cada vez más en muchos de nuestros hogares, sobre todo en la periferia de nuestra ciudad”, advirtió monseñor Stanovnik. “Nos preocupa la violencia entre los jóvenes, la que crece en las escuelas y en los núcleos familiares, donde la principal víctima es ante todo el niño y luego la mujer; y también esa otra que provoca inseguridad entre los vecinos y va en aumento en nuestra comunidad”, agregó el prelado.


El arzobispo también puso el foco en la explotación sexual, como de la “desgracias” que se presentan en la sociedad local: “Parecía una expresión que se refería a un problema que sucedía en otro lugar; ahora se ha instalado en nuestra sociedad correntina. Muchos hijos e hijas correntinos, terminan en esa lacra de la esclavitud moderna”.


“Por otro lado –agregó-, vemos rostros de niños, adolescentes y jóvenes víctimas de gente sin escrúpulos que propaga la droga y contamina hasta los parajes más recónditos de nuestra geografía provincial. Se suman a ellos a los rostros angustiados de sus padres. Por otra parte, ya no nos alcanzan los hospitales para atender a los heridos y víctimas de los accidentes de tránsito”, denunció el arzobispo, antes de pedir a la Virgen de las Mercedes que cuide del pueblo correntino y le conceda sabiduría a los gobernantes “para que se dediquen con todas sus fuerzas y recursos a mitigar el sufrimiento de nuestra gente”.


Finalmente, monseñor Stanovnik transmitió a todos los presentes en la fiesta litúrgica la necesidad de comprometerse en la construcción de una sociedad libre de esclavitudes y amenazas. Aseguró que la verdadera devoción “es superadora de conflictos” y aseguró que contemplar a la Virgen de la Merced “es un verdadero desafío para superar miradas parciales, sesgadas y sectarias sobre nuestra realidad” y descubrir “el gusto espiritual de ser pueblo”.


“La devoción a María nos vincula espiritualmente a ella y, al mismo tiempo, compromete nuestros vínculos con los demás. La verdadera devoción a la Virgen es siempre una devoción comunitaria y misionera”, insistió.


Finalmente, el obispo dedicó una plegaria a Nuestra Señora de la Merced: “Te suplicamos que renueves en nosotros el amor a tu Divino Hijo Jesús y nos alcances la gracia de sentir una profunda pasión misionera, para continuar construyendo nuestra convivencia ciudadana en la justicia, en amistad con todos y cuidando con amor a los más pobres y sufrientes, en esta hermosa y grande casa que habitamos a orillas del majestuoso Paraná”.+


Texto completo de la homilía



Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets