En Navidad, monseñor Arancedo llamó a una necesaria amistad social

Santa Fe (AICA): El arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo, destacó que “en Navidad participamos del nacimiento de una esperanza que nos abre el camino hacia un mundo nuevo”, pero aclaró que “la esperanza no es el alegre esperar de que las cosas cambien, sino el compromiso con el presente para que ello sea posible”. “¡Qué necesario que aprendamos a caminar juntos desde nuestras diversidades en un marco de amistad social, para crecer en una sociedad de hermanos, que se exprese en el diálogo y el respeto, el amor y la solidaridad!”, subrayó.
El arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo, invitó a “acercarnos a la humildad del pesebre para contemplar la expresión del amor y la misericordia de Dios, que ‘tanto nos amó que nos entregó a su Hijo’. Ante la presencia del Niño de Belén nos descubrimos hijos y destinatarios de este amor de Dios, pero también hermanos entre nosotros”.

En su mensaje de Navidad, el prelado quiso compartir “la riqueza de este mensaje para renovar nuestra fe y recrear nuestros vínculos de fraternidad” y recordó que en Navidad “celebramos la fiesta del sí de Dios al hombre. Él viene a nosotros en Jesucristo, pero respeta nuestra libertad”.

“Dios es fuente de vida y comunión, de paz y esperanza. ¡Que podamos, Señor, ante la contemplación del pesebre abrirte las puertas de nuestro corazón!”, exclamó.

El arzobispo santafesino destacó que “en Navidad recibimos el don de la paz como un bien que nos compromete y desafía. La paz es posible, es su mensaje, pero necesita de todos. ¡Que sepamos, Señor, ser instrumentos de tu paz en este mundo herido por el odio, la inequidad y la violencia!”

“En Navidad participamos del nacimiento de una esperanza que nos abre el camino hacia un mundo nuevo. La esperanza no es el alegre esperar de que las cosas cambien, sino el compromiso con el presente para que ello sea posible. Ella es la virtud del peregrino, del que está en camino”, destacó y agregó: “¡Qué necesario que aprendamos a caminar juntos desde nuestras diversidades en un marco de amistad social, para crecer en una sociedad de hermanos, que se exprese en el diálogo y el respeto, el amor y la solidaridad!”

Por último, monseñor Arancedo invitó a la comunidad santafesina y a todos los argentinos a elevar frente al pesebre la Oración por la Patria, escrita por los obispos en plena crisis 2001-2002: “Queremos ser Nación, una nación cuya identidad sea la pasión por la verdad y el compromiso por el bien común. Danos la valentía de la libertad de los hijos de Dios, para amar a todos sin excluir a nadie, privilegiando a los pobres y perdonando a los que nos ofenden, aborreciendo el odio y construyendo la paz. Concédenos la sabiduría del diálogo y la alegría de la esperanza que no defrauda. Amén”.+

Texto completo del mensaje

This entry passed through the Full-Text RSS service - if this is your content and you're reading it on someone else's site, please read the FAQ at fivefilters.org/content-only/faq.php#publishers.

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets