Mons. Lugones llamó a abrir el corazón para el encuentro, el perdón y la esperanza

Mons. Lugones llamó a abrir el corazón para el encuentro, el perdón y la esperanza

Lomas de Zamora (Buenos Aires) (AICA): “Que la Nochebuena que nos trae Jesús y el día glorioso de su nacimiento, nos encuentre con el corazón abierto a buenos deseos, que impliquen la generosidad, la cercanía, el encuentro, el perdón y la esperanza, sabiendo que Dios está aún hoy más cerca de nosotros, porque es Dios con nosotros”, deseó el obispo de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Lugones SJ, en su mensaje de Navidad. También propuso una misión permanente de grupos Red (Reflexión Evangélica Domiciliaria), a fin de llevar el Evangelio, el “Pan de la Palabra”, casa por casa, como hacían las primeras comunidades.
El obispo de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Lugones SJ, aseguró que el mensajero de la Navidad es “alegre, audaz, cercano y valiente porque sabe que la Buena Noticia que lleva es superior a Él”.

“Su mochila va cargada de deseos de servir, de hacer el bien, de hacerse prójimo y trabajar en comunidad, en red, como la Iglesia que se siente misionera porque es enviada, a salir, a no quedarse en el encierro, sino a llevar esta Buena Noticia de la Salvación, siempre un poco más allá, a gastarse y desgastarse. Más allá de mi comodidad, más allá de mi círculo, más allá de mi seguridad y de la seguridad de los que ya tienen el “cielo adquirido”, o se refugian en su propia estructura caduca, o calculan queriendo los primeros puestos, o ponen excusas o distancia, no una distancia prudente, sino una distancia elitista, eticista y aséptica”, advirtió.

El prelado afirmó que hay mucha gente que no va al templo, pero “tiene deseos de Dios, deseos que se les anuncie la Palabra, pareciera que el número de la Parábola del Buen Pastor se ha trastocado: tenemos una en el corral y noventa y nueve afuera esperando el anuncio”.

Monseñor Lugones propuso una misión permanente de grupos Red (Reflexión Evangélica Domiciliaria), a fin de llevar el Evangelio, el “Pan de la Palabra”, casa por casa, como hacían las primeras comunidades.

“Abramos la puerta de nuestra casa a un grupo Red, abramos la puerta del corazón al Evangelio, para compartirlo y vivirlo”, sostuvo.

El obispo lomense recordó que “la familia en Belén recibe a todos, tal vez porque su cueva no tenía puerta, o tal vez porque el corazón tenía la puerta abierta”.

“Que la Nochebuena que nos trae Jesús y el día glorioso de su nacimiento, nos encuentre con el corazón abierto a buenos deseos, que impliquen la generosidad, la cercanía, el encuentro, el perdón y la esperanza, sabiendo que Dios está aún hoy más cerca de nosotros, porque es Dios con nosotros”, concluyó.+
Texto completo del mensaje


This entry passed through the Full-Text RSS service - if this is your content and you're reading it on someone else's site, please read the FAQ at fivefilters.org/content-only/faq.php#publishers.

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets