Mons. Martorell celebró misa para los encarcelados de la diócesis de Puerto Iguazú

Mons. Martorell celebró misa para los encarcelados de la diócesis de Puerto Iguazú

Puerto Iguazú (Misiones) (AICA): El obispo de Puerto Iguazú, monseñor Marcelo Martorell, siguiendo con el espíritu del Año de la Misericordia, celebró una misa para los detenidos alojados en el Complejo Penitenciario III de la ciudad de Eldorado. Participaron familiares de los detenidos, autoridades del servicio penitenciario e integrantes de la pastoral carcelaria diocesana.
En consonancia con el espíritu del Año Santo de la Misericordia, monseñor Martorell, obispo de Puerto Iguazú, celebró una misa para los detenidos alojados en el Complejo Penitenciario III de la ciudad de El dorado. El prelado aconsejó a los detenidos que tengan un tiempo para orar y elevar su corazón a Dios que viene para todos, y les dijo que sepan entregarle a Dios los sufrimientos que implican estar lejos de sus seres queridos.

Monseñor Marcelo Martorell fue asistido en el oficio religioso por su secretario personal, el presbítero Lucas Gonzalo Rojas y el capellán penitenciario diocesano, el diácono René Esnarriaga. En su homilía, el obispo explicó a los detenidos que su visita se debía a su tarea como obispo, pero también como cristiano que sale al encuentro de Jesús en quienes están privados de su libertad, y les recordó el pasaje evangélico donde dice: "Vengan, benditos de mi Padre; tomen posesión del reino preparado para ustedes desde la creación del mundo; porque estuve hambriento y me dieron de comer, sediento y me dieron de beber, era forastero y me hospedaron, estuve desnudo y me vistieron, enfermo y me visitaron, encarcelado y fueron a verme. Los justos le contestarán entonces: ‘Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos de forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o encarcelado y te fuimos a ver?’ Y el rey les dirá: ‘Yo les aseguro que, cuando lo hicieron con el más insignificante de mis hermanos, conmigo lo hicieron". Además aprovechó para dar una catequesis sobre el Año Santo y las obras de misericordia.

En ocasión de la Navidad, el obispo aconsejó a los detenidos que tengan un tiempo para orar y elevar su corazón a Dios que viene para todos, y les dijo que sepan entregarle a Dios los sufrimientos que implican estar lejos de sus seres queridos. También los instó a no perder la esperanza y les explicó que ellos también forman parte de la Iglesia de Jesús, y por esa razón el equipo de pastoral penitenciaria acude a verlos y a visitarlos como hermanos.

Para finalizar, monseñor Martorell rogó por cada una de las familias de los reclusos y le pidió a Jesús, nacido en Belén, que les dé esperanza, consuelo y alegría interior hasta el día en que puedan regresar a sus hogares, y exhortó a recordar a la Virgen en la oración, pues Ella “como madre está cerca y conforta como sólo una madre puede hacerlo”.+

This entry passed through the Full-Text RSS service - if this is your content and you're reading it on someone else's site, please read the FAQ at fivefilters.org/content-only/faq.php#publishers.

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets