Navidad transforma la vida porque nació el Redentor lleno de misericordia

Avellaneda (Buenos Aires) (AICA): El obispo de Avellaneda-Lanús, monseñor Rubén Oscar Frassia, envió a la comunidad diocesana un mensaje con motivo de la Navidad, en el que manifiesta que “el Hijo de Dios viene para darnos la vida eterna, viene para humanizarnos. Él se nos hizo cercano para ayudarnos a vivir en el amor y tratarnos como hermanos. Con su ayuda, debemos recuperar lo humano que hay en nosotros”.
El obispo de Avellaneda-Lanús, monseñor Rubén Oscar Frassia, envió a la comunidad diocesana un mensaje con motivo de la Navidad, en el que manifiesta que “el Hijo de Dios viene para darnos la vida eterna, viene para humanizarnos. Él se nos hizo cercano para ayudarnos a vivir en el amor y tratarnos como hermanos. Con su ayuda, debemos recuperar lo humano que hay en nosotros”.

Por ello, dice, “debemos abrir las puertas de nuestro corazón, de nuestros pensamientos y de nuestras actitudes” porque “Navidad, con su presencia, transforma nuestra vida como personas, con uno mismo, en los proyectos, en el trato, en la mirada y en nuestra conducta”.

Navidad, agrega, transforma nuestra vida “como familia, haciendo agradable la convivencia, en el respeto con cada uno, en la verdad, en la justicia, en la fidelidad, en el trabajo, en el amor y en el sacrificio, superando nuestro egoísmo y buscando siempre el bien de los demás”.

Navidad, insiste, transforma nuestra vida “como sociedad, buscando el bien de todos, pensando en el bien común, superando los intereses particulares y comprometiéndonos con el destino del bien de la Nación”.

También Navidad transforma nuestra vida “como Iglesia, porque vivimos en comunión con Dios, con el pueblo de Dios, con el amor hacia todos los hermanos, con el cuidado responsable de nuestro planeta. La Iglesia es misión al servicio de nuestro pueblo, nos hace salir, abrir, recrear, buscar y obrar, para que el Evangelio de Jesús sea conocido, amado y vivido por todos”.

Tras recordar que el papa Francisco “nos llama en este Año Santo de la Misericordia a la alegría de la conversión”, el obispo de Avellaneda-Lanús exhorta a que nadie “esté distraído y no ponga excusas de cansancios, de perezas o de dificultades. Todo esto es sabido, pero es necesario reconocer que quien no se encuentra con Él no tendrá fuerza para la misión, para el anuncio, para la comunión o para el servicio”, mientras que quien se decide a encontrarse con el Señor, “estará celebrando profundamente el Nacimiento de nuestro Redentor”.

Monseñor Frassia concluye su mensaje deseando “que la ternura del amor de Dios, y la bondad de su mirada, tenga piedad de nosotros y nos colme con la alegría de su misericordia. Quien no lo acepta, celebrará la Navidad como un día más, perdiendo así la motivación de su existencia”.+

This entry passed through the Full-Text RSS service - if this is your content and you're reading it on someone else's site, please read the FAQ at fivefilters.org/content-only/faq.php#publishers.

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets