Los argentinos comienzan a llegar a Cracovia para la JMJ

Cracovia (Polonia) - Enviada especial (AICA): Cracovia ya está poblada de jóvenes que peregrinaron desde muchas partes del mundo para participar de la Jornada Mundial de la Juventud junto al papa Francisco, quien llegará el miércoles 27 de julio. Entre ellos, con cantos, banderas y el mate, están los argentinos. Unos 7.000 jóvenes que comienzan a hacerse sentir acompañando al Papa de su país.
Una ronda, dos guitarras y un ukelele. Aplausos, gritos alegres y canciones típicas de la Argentina. A pesar de las más de doce horas de viaje para llegar a Cracovia, los peregrinos parecen no sentir el cansancio. Para los 6.800 argentinos, como para los millones de jóvenes de todo el mundo, la Jornada Mundial de la Juventud ya comenzó aunque el papa Francisco no haya pisado suelo polaco aún.

A medida que llegan van acomodándose en los alojamientos provistos por la organización. Colegios, parroquias, clubes y casas de familia, todo lugar con piso y techo sirve para estos jóvenes, a quienes parece no molestarles tener que hacer cola para ducharse, ir al baño o comer. Lo único que importa es estar en Cracovia y vivir la JMJ.

Amistosos polacos que superan la barrera del idioma con el lenguaje universal de la sonrisa reciben a un grupo de porteños que se acomoda en ronda mientras esperan que les traigan sus mochilas de la Jornada. Un libro de liturgia, dos guías del peregrino, una pulsera, un cuellito, una toalla con la insignia de la JMJ, y los tickets para comer.

Una voluntaria señala la guitarra y con un gesto les pide que canten. Automáticamente, el sonido de la música argentina atrae a otro contingente del mismo país, venido desde Tierra del Fuego.

Algunos argentinos viajaron desde hace unos días y aprovecharon a recorrer Europa; otros vivieron durante la semana pasada “los días en las diócesis”, espacio que les permitió conocer alguno de los territorios pastorales de Cracovia; y otros partieron desde la Argentina este fin de semana.

Hoy, martes 26 de julio, compartirán junto a personas de todo el mundo la ceremonia de apertura que presidirá el cardenal Stanislaw Dziwisz en parque Blonia. Este acto comenzará con el relevo de la “llama de la misericordia”, que será conducida desde Lagiewniki por lugares de Cracovia que fueron importantes para san Juan Pablo II, hasta el parque donde se celebrará la misa. Asimismo, en honor a este santo Papa “fundador de las JMJ”, la cruz y el ícono de la Jornada pasarán entre la multitud cargados por jóvenes representantes de cada país donde se realizó una Jornada Mundial de la Juventud, entre ellos la Argentina.

Una postal internacional
Es mediodía del lunes 25 de julio en el aeropuerto Charles de Gaulle, en París, Francia. Algunos pasajeros que recorren el pasillo para tomar su vuelo se preguntan de dónde viene la música. Curiosos intentan mirar el interior de la “capilla de meditación”, un espacio dispuesto para que personas de todos los credos puedan expresar su fe allí. Jóvenes argentinos de la parroquia San Nicolás de Bari, de Buenos Aires, están cantando el aleluya en la misa que decidieron celebrar mientras esperaban por la escala que debieron realizar rumbo a Cracovia, Polonia.

Los 19 jóvenes aprovecharon la oportunidad para agradecer y orar por los frutos de la JMJ y por las intenciones por las que les pidieron que recen durante la Jornada. La misa fue presidida por los presbíteros Juan Cruz Villalón, coordinador del grupo, y Jorge Fraile, capellán del colegio Buen Ayre, con quien casualmente compartieron el vuelo.

Pero ellos no eran los únicos peregrinos que se encontraban en el aeropuerto esperando tomar la conexión con Cracovia. Algunos eran de Burkina Faso y Benín (África), otros de Paraguay, Francia, Brasil, Costa Rica y de la diócesis de Nueve de Julio, en la Argentina. También, casi inadvertidos, monseñor Fracois Gnonhossou, obispo de Dassa (Benín, África), entre otros.

Jóvenes de todo el mundo comienzan a encontrarse. De la Argentina, Polonia, Costa Rica, Panamá, El Líbano, República Dominicana, Francia, y cientos de lugares más. Diferentes culturas, costumbres, formas de vestir, pero con algo en común de qué hablar, aunque sea en lenguaje de señas: su amor a Cristo y el deseo de encontrarse esos días con el papa Francisco durante la JMJ.+ (Felicitas Lozada Biedma)

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets