Mons. Lozano: “No convalidemos con el aborto la impunidad del delincuente”

Mons. Lozano: “No convalidemos con el aborto la impunidad del delincuente”

San Juan (AICA): “Si nos rebela el abuso, la violación y la violencia, implementemos canales de accesos a la justicia y no convalidemos con el aborto la impunidad del delincuente”, sugirió el arzobispo de San Juan de Cuyo, monseñor Jorge Lozano. “En la panza de la mujer embarazada hay otro corazón que late, otro cerebro que crece, otro cuerpo, un ‘otro’ que tiene derecho a vivir. Cuidemos las dos vidas”, aseveró, y concluyó: “Cuidar la vida es fomentar la solidaridad, la cercanía, la revolución de la ternura”.
El arzobispo de San Juan de Cuyo, monseñor Jorge Eduardo Lozano, recordó que participar de la procesión del Domingo de Ramos es una expresión de la fe que “compromete a acompañar a Jesús en su camino de amor y entrega hasta dar la vida” y consideró que “es un camino en ascenso, en subida hacia el amor que se entrega y da vida nueva”.

“Hace 40 días comenzamos la Cuaresma, que nos trajo hasta la puerta de la Semana Santa. Puertas que se abren para entrar juntos, de la mano de Jesús. Él nos invita a vivir estos días santos. Estamos invitados a participar de las celebraciones para morir y resucitar con Cristo”.

“Hoy, 25 de marzo, estamos a 9 meses de la Navidad, el nacimiento de Jesús. Conmemoremos ese momento maravilloso en el cual el ángel Gabriel le anuncia a la Virgen María que será la madre del Salvador, y por obra del Espíritu Santo comienza su embarazo. Por eso lo celebramos como el día del niño por nacer”, puntualizó.

El prelado invitó a todas las mamás embarazadas a “acercarse este día a las celebraciones para que sean bendecidas en la nueva vida que va creciendo en su vientre” y sostuvo que “con la consigna ‘vale toda vida’ queremos expresar el compromiso de cuidar la vida desde la concepción hasta la muerte natural”.

“La vida es un Don de Dios, un regalo que nadie tiene derecho a truncar. Si de verdad queremos cuidar a las mujeres más pobres generemos condiciones de vida digna; si nos rebela el abuso, la violación y la violencia, implementemos canales de accesos a la justicia y no convalidemos con el aborto la impunidad del delincuente”, sugirió.

“En la panza de la mujer embarazada hay otro corazón que late, otro cerebro que crece, otro cuerpo, un ‘otro’ que tiene derecho a vivir. Cuidemos las dos vidas”, aseveró, y concluyó: “Cuidar la vida es fomentar la solidaridad, la cercanía, la revolución de la ternura”.+

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets