Una multitud de devotos despidió la reliquia del Padre Pío en la catedral

Buenos Aires (AICA): Miles de fieles visitaron ayer, miércoles 25 de abril, la catedral metropolitana de Buenos Aires para despedir la reliquia del corazón del Padre Pío. Por la tarde, tras el rezo del rosario, el cardenal Mario Aurelio Poli presidió una misa en la que se destacó la devoción de los fieles argentinos por el santo italiano.
Con una misa en la catedral metropolitana de Buenos Aires, una multitud de fieles despidió ayer, miércoles 25 de abril, la reliquia del corazón del Padre Pío, que visitó la Argentina durante una semana.

La celebración eucarística fue presidida por el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Aurelio Poli, y concelebrada por religiosos capuchions, entre ellos, Fray Carlos María Laborde OFMCap, padre guardián de san Giovanni Rotondo.

En la homilía, el padre Laborde reconoció que “estos días realmente hemos podido constatar que la Argentina ama al Padre Pío”, y manifestó su asombro por “la multitud de fieles que han deseado venerar y confiar en el Padre Pío sus inquietudes y gracias en todas partes del país”.

Asimismo, explicó que la enseñanza más actual que nos dejó el santo fue “amar a la Iglesia”. El sacerdote recordó que “durante toda su vida y hasta casi el umbral de su muerte, la Iglesia le puso al Padre Pío pruebas y medidas restrictivas que lo hicieron sufrir mucho”. “Pero esto era algo que Dios permitía y él aceptaba con humildad, incluso las medidas más injustas”, afirmó.

“Nunca pensó abandonar la Iglesia porque ésta no lo trataba bien. Aceptó todo con obediencia y sacrificio sabiendo que todo era disposición de la Providencia de Dios”, expresó y concluyó: “Hoy el Padre Pío nos pide esto: que amemos a Cristo, a la Virgen María, a la Eucaristía -el sacramento de donde él sacaba la fuerza para su ministerio- y que amemos a la Iglesia”.

Cardenal Poli: “No te prives de la misa”
Al finalizar la celebración, el cardenal Poli destacó que el Padre Pío “sigue evangelizando desde el cielo”, y señaló que la reliquia “nos acerca al corazón de alguien que amó a Dios sobre todas las cosas y al prójimo”.

“Este es un acontecimiento que a cada uno de nosotros nos tiene que dejar una huella, un llamado a la santidad”, aseveró. “Esta presencia viva de un santo entre nosotros nos llama a no dejar estancada el agua de nuestro bautismo” y a “no perder el horizonte de la santidad”, agregó y afirmó: “El Padre Pío viene a renovar este deseo”.

El cardenal agradeció a los padres capuchinos y a quienes organizaron la visita de la reliquia “por este ‘regalazo’ para la Iglesia de Buenos Aires y de la Argentina”, y destacó la mística de los grupos de oración del Padre Pío, a cuyos miembros animó a “perseverar en la oración”.

Finalmente, el purpurado expresó su admiración por el Padre Pío que rogaba al Papa: “No me quites la Eucaristía”. “Si pegamos el faltazo a la misa los domingos algo tiene que tocarnos esto”, dijo el cardenal y pidió: “No te prives de la gracia que el Señor nos da todos los domingos”.+

AICA la hacen y la sostienen sus propios lectores mediante aportes voluntarios. Para enviar su donativo mediante tarjeta de crédito o de débito, transferencia bancaria, Pago Fácil, Rapipago y otras opciones, ingrese en: http://donar.aica.org/

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets