Duodécimo plenario sobre el aborto: “Por favor, diputados, déjenlos nacer”

Duodécimo plenario sobre el aborto: “Por favor, diputados, déjenlos nacer”

Médicos, abogados, psiquiatras, referentes de organizaciones sociales, comunicadores y sociólogos dieron sus testimonios a favor y en contra del proyecto de ley para despenalizar el aborto, en el marco del duodécimo plenario de comisiones que se realizó el 22 de mayo en el Congreso.

En el debate, quienes defienden la vida de la madre y del niño por nacer insistieron en advertir sobre la “inconstitucionalidad” de la iniciativa en estudio, reclamaron “salvar las dos vidas”, rechazaron las estadísticas que esgrimen los grupos proabortistas y reiteraron la gravedad de los traumas que sufre la mujer tras practicarse un aborto.

"Una mujer embarazada que siente que no puede seguir con su embarazo necesita ayuda del Estado: que se la acompañe, que se la sostenga y que le den alternativas”, recordó la médica Mariana Rey Saravia.

"Hablan de aborto legal, seguro y gratuito. Y yo les pregunto: ¿qué tiene de seguro y de gratuito la muerte? Por favor, diputados, déjenlos nacer”, exigió la asistente social Bettina Ugarte de Weber, y agregó: “No es una película, es la vida real".

Síntesis de las exposiciones a favor de la vida

El boletín Notivida hizo una síntesis de las exposiciones durante la audiencia pública y aquí se detallan las manifestaciones a favor de la vida y contrarias al aborto:

Gregorio Álvarez (psiquiatra): “Estoy acá porque Dios me colocó en un hogar humilde”, contó que son siete hermanos y que hubo carencias, pero “la lucha por la vida lo llevó a estudiar”. El aborto debería ser estudiado por muchas disciplinas por la antropología, por la historia, por la filosofía, por la complejidad del tema.

Luis Paleari (jefe de Ginecología del HECA, Rosario) dijo que constató que, mejorando la calidad de atención en salud, baja la mortalidad y morbilidad materna. Denunció el abultamiento del número de abortos, “500.000 abortos es una cifra insostenible”. “La legalización del aborto aumenta el número de los mismos”. Habló de las 43 muertes por “embarazo terminado en aborto” del 2016 y enumeró variables que disminuyen la mortalidad materna. “El aborto produce el 100% de mortalidad de niños por nacer”.

Mariana Rey Saravia (médica, La Merced es vida): “El bebé es un ser humano en su primera etapa de desarrollo”. Leyó frases de Margaret Sanger, fundadora de Planned Parenthood, entre ellas: “El control de la natalidad debe conducir a una raza más digna”, “La acción más misericordiosa que una familia numerosa puede hacer con su hijo más pequeño es matarlo”. Alegó que “una embarazada puede ser madre de un hijo vivo o muerto, pero ya es madre”. "Una mujer embarazada que siente que no puede seguir con su embarazo necesita ayuda del Estado: que se la acompañe, que se la sostenga y que le den alternativas.

Carolina Álvarez (licenciada en Biotecnología, Universidad Nacional de Rosario): Habló de la “maravilla de la vida”, “es imposible negar que durante el embarazo hay un ser humano vivo dentro del útero”. Mostró imágenes, de los primeros estadios del desarrollo humano”. Citó Salmos y los vinculó con el genoma humano. Mencionó un estudio científico en el que cultivaron embriones no implantados hasta el día doce para demostrar que tienen autonomía. “Podemos matar a una persona, pero no podemos extender, en un día, nuestra vida”. “Dios no puede ser burlado, si sembramos muerte, tendremos muerte”.

Sandra Romero (cardióloga infantil): La experta en hemodinamia anticipó que “defiende la vida”, pero “está de acuerdo con la posibilidad de elegir cuándo tener un hijo”. “Hay un corazón que funciona antes de que la mujer se entere de que está embarazada”. Homenajeó a médicos que luchan por salvar a niños con malformaciones cardíacas y a mujeres enfermas que quieren tener un hijo. Mostró, con la autorización de los padres, imágenes de pacientes malformados. El embarazo tras violación se da por situaciones reiteradas, explicó, porque es difícil quedar embarazada y “si autorizamos la ley del aborto, los violadores van a quedar impunes”.

Adriana Landriel (terapeuta): Brindó su testimonio respecto al embarazo no esperado. A los 10 años comenzó a sufrir fiebre reumática y a los 14 se sometió por decisión de sus padres a su primer aborto. A los 15 se embarazó por segunda vez y juntó plata para recurrir sola a un aborto, el aborto se lo practicó una enfermera en una etapa avanzada de la gestación. Subrayó que el hijo muerto terminó en una bolsa que colocaron a su lado. "El vacío que ese acto dejó en mí hizo que me deslizara en el mundo de las drogas, el alcohol, la promiscuidad y los excesos”. Hoy acompaña a embarazadas en riesgo, en la Red del programa Vida.

Sonia Álvarez (médica, Rosario): Mostró con imágenes el proceso del desarrollo embrionario y su destrucción con el aborto. Se vieron los instrumentos quirúrgicos usados para hacer abortos y fetos abortados que “se usan después con fines comerciales”. “Todos procedemos de una madre que más allá de sus particularidades decidió seguir adelante con su embarazo”. “En este momento levanto mi voz por los miles de niños que no vemos morir y por otros potenciales si se legisla esta práctica".

Eduardo Quintana (doctor en Ciencias Jurídicas): “Durante mucho tiempo se dijo que los principios éticos cuestionaban el avance de la ciencia y hoy es evidente que las ideologías cuestionan a las evidencias científicas”. "Nadie puede afirmar con seriedad que un bebé no es un ser humano, aunque no se pueda valer por sí mismo”. Describió el sistema constitucional asentado en esas evidencias, destacando expresamente a la Convención de los Derechos del Niño y afirmó que si quieren cambiar el momento del inicio del ser humano en las leyes tienen que llamar a una constituyente. Citó casos de vulnerabilidad de la gestante y consideró inadmisible que el Estado le ofrezca eliminar a su hijo, les recordó la manda que tienen de dictar un régimen de protección.

Gabriela Quadri (abogada, representante de Human Life): Criticó el número de los 500.000 abortos y mencionó las cifras de muertes maternas por aborto en Santa Fe. Remarcó que los que promueven el aborto piden solo “educación sexual”, pero para ellos los médicos no saben, los abogados tampoco y las estadísticas no sirven. El caso de Ana María Acevedo no tiene condena, aseguró, pero sí la tiene el caso de Keila Jones, muerta en un “aborto seguro”. Habló de la derogación del artículo 86 con la reforma constitucional del 94 y de la inconsistencia del fallo FAL. Citó una gran cantidad de normas vigentes que protegen el derecho a la vida y pidió “que se valore la verdad, que se respete la vida y nuestro ordenamiento jurídico".

Sara Winter (activista provida, Brasil): Su nombre real es Sara Giromin y fue una de las fundadoras de la rama brasileña de Femen, una organización de feministas radicalizadas que suelen protestar con el torso desnudo. Contó que cuando tenía 5 años su hermano mayor comenzó a drogarse y la agredía mucho, llegó a ponerle un revolver en la boca. Ante la impotencia de sus padres se fue de su casa y se hizo prostituta para sobrevivir, aseguró que “como toda prostituta, fue violada”. Se automutiló y conserva muchas cicatrices. En ese contexto conoció al movimiento feminista. Se entrenó en Ucrania y durante 5 años fue “la feminista más famosa del Brasil”, estuvo en muchos medios de comunicación reclamando la legalización del aborto. Se sometió a un aborto, con un fármaco proporcionado por una médica feminista, a los tres días “tuvo una hemorragia muy severa” y casi muere, la ayudó una persona católica. "No hay aborto seguro. Cuando el aborto no hace mal al cuerpo, hace mal a la mente". Su vida comenzó a cambiar tras el nacimiento de su segundo hijo y se hizo activista provida. Destacó las obras de caridad de la Iglesia Católica, más de 60.000 en el mundo puntualizó, y le preguntó a las feministas “¿cuáles son las suyas?”

Orlando Stefanoff (abogado especializado en Derecho de Familia): "Mi ponencia lleva por título la 'triple i', pues el niño por nacer es indefenso, inofensivo e inocente”. Aseguró que la tutela al derecho a la vida está desde siempre en nuestra legislación y que fue reforzado con la Reforma del 94. “El derecho a la vida es innegociable en nuestro ordenamiento jurídico. La Argentina necesita un cambio y deben trabajar para que las leyes de educación sexual se cumplan”. La ley reconoce el hecho biológico. Desde la fecundación del óvulo existe un ser humano con derecho a la vida y en la Argentina hay un límite constitucional para la legalización del aborto. Defendió el derecho a la objeción de conciencia de los médicos. “Una Nación se condena a sí misma cuando los gobernantes prohíben lo bueno y permiten lo malo”.

Nicolás Mayoraz (abogado, Ojos Ciudadanos): “No se puede legalizar el aborto sin reformar la Constitución Nacional”. Aseguró que, si un derecho básico está reconocido en un tratado internacional, no se puede aprobar ninguna norma que vaya en su contra. “El problema no es si el embrión es un ser humano o persona”. “El derecho internacional viene en ayuda para resolver esa aparente duda, hay vida desde la concepción”. “Es paradójico que se presente a la matanza de millones de seres humanos como un progreso" dijo, y rescató el principio “pro homine”. Se aprobó una Convección para proteger a los discapacitados y después no tienen problemas para impulsar la matanza de niños por nacer sólo porque son discapacitados. “Los derechos humanos no son una concesión graciosa del estado”. Pidió que se salven las dos vidas.

Mario José Mancino (psiquiatra, Rosario): Narró que trabaja con todo tipo de familias. “El síndrome post aborto también está en el hombre, por el hecho de que se destruye la vida de un hijo y no porque se realiza en la clandestinidad”. “Es la cara invisible, porque quizás no se le dijo nada o porque se lo obligó a que acepte perder a un hijo".”. “El hombre sufre porque se lo ignora” y a veces se entera del aborto cuando ya ocurrió. Mencionó el vínculo entre aborto y suicidio, y añadió que la Argentina se ubica en el tercer lugar por las tasas de suicidio. También dio ejemplos sobre la relación entre aborto y trata. Mostró la imagen del hijo de una amiga que tiene síndrome de down y preguntó si alguien puede decir que no debería haber nacido.

Silvia Schmidt (tocoginecóloga, Conin de Tierra del Fuego): Describió el trabajo que hacen desde Conin con las madres y los hijos desnutridos. “Hay que fortalecer y educar”. Comentó que trabaja con las mujeres más vulnerables y que a diario se pregunta: “¿qué posibilidades tienen esas mujeres de elegir, cuando no fueron educadas, cuando no han sido bien nutridas en su infancia? o cuando no tienen acceso a la salud pública”. “Esto es lo que realmente las está haciendo vulnerables. Y quedan embarazas sin buscarlo. Después del aborto, vuelven a la misma situación de antes, a la vulnerabilidad". “Para esas mujeres, la maternidad es un proyecto de vida”. “Tenemos que proteger entre todos a las madres y a los niños”. Desde la fundación se trabaja en medicina preventiva y se convierte a la madre en agente sanitario, cuidadora de su hijo. “El aborto no es nunca una solución, en cambio, educar a la madre la empodera”.

Pablo Garretón (neurocirujano, Tucumán): “Yo entendí que el Presidente de la Nación, cuando pidió tener un debate maduro y responsable, era otra cosa. No venir a debatir sobre un proyecto de aborto”. Este debate nos dividió más, “me parece innecesario mostrar videos sobre abortos y también hablar de la persona como una larva o un puñado de células”, esas cosas nos separan. Acá va a quedar alguien que gane y alguien que pierda. “El ciclo de la vida comienza con la fecundación y termina con la muerte”, discutir esas verdades no conduce a nada. Nos tenemos que meter en el tema y ver por qué se producen los abortos. “Hablan de 500.000 abortos y todavía es un delito ¿qué se ha hecho?” La inactividad encefálica del embrión no es lo mismo que la de una persona a la que se le declara la muerte, una evoluciona hacia la vida, la otra no.

Liliana Olivieri de Pérez Bicecci (psicóloga): Capacita a padres y docentes en educación integral de la sexualidad. “La real implementación y eficacia de la Ley de educación sexual es pobre”, “habría que hablar de eso, antes de plantearse la legalización del aborto”. Denunció “luchas ideológicas” detrás de la educación sexual, que intentan “no respetar la decisión de los padres, ni de las instituciones”. Los adolescentes recurren indiscriminadamente a la “pastilla del día después”, también podrían convertir al aborto en un método anticonceptivo “¿podría el cuerpo de la mujer soportar sucesivos abortos?” “El aborto no previene la violencia, no elimina los entornos agresivos, ni el machismo, ni la ignorancia”. “Es un parche con el que se tapan otros problemas”.

Bettina Ugarte de Weber (asistente social y catequista): Dijo que había ido a defender la vida de los más inocentes, los niños por nacer. Narró que es madre adoptiva de tres hijos, dos son gemelos. No conoce a las madres biológicas de sus hijos, pero agradeció que les hayan permitido vivir. "Hablan de aborto legal, seguro y gratuito. Y yo les pregunto: ¿qué tiene de seguro y de gratuito la muerte?". "Por favor, diputados, déjenlos nacer. No es una película, es la vida real".

Fernando Saravi (médico, Instituto de Fisiología de la Universidad de Cuyo): “El tema en debate no figuraba en la plataforma electoral”. "No votaría a nadie que se haya expresado a favor del aborto, a menos de que se haya retractado pública y explícitamente”. “Es absurdo transformar un delito en un derecho, sólo porque es frecuente”. “La mortalidad materna se reduce con una mejor atención prenatal”. Dio el ejemplo de Uruguay, donde se produjo una ligera baja de la mortalidad materna pero una abrupta suba del número de abortos. “El aborto se trivializa con el auspicio estatal”. “En España hay mujeres que van por el quinto aborto”. “La ecografía es una archienemiga de la legalización del aborto”. “Es asquerosamente machista decirle a una embarazada: si querés tenelo, pero no cuentes conmigo”. “Es el paraíso de los varones irresponsables y hasta de los violadores”.

Claudio Viale (abogado, Jujuy): El tratamiento del aborto ha provocado enfrentamientos “¿Abrirían el debate sobre la trata de personas?” Una cosa es la deliberación y otra el debate, afirmó. "¿Es correcto limitar el planteo de la existencia humana al aborto o no aborto? ¿La única manera de ampliar la libertad de la mujer es a través del aborto o hay otras? ¿El cuerpo humano es una cosa, un objeto?”. “La cuestión no debe reducirse al discurso religioso, la “ética ciudadana tiene mínimos: no robarás, no mentirás y no matarás”. “El derecho a la existencia es un derecho fundamental irrenunciable, inalienable, inembargable e imprescriptible”. Si se puede lo más, matar, también se puede lo menos, por ejemplo, la esclavitud.

Laura de Brun (psicóloga, Elegir Sonreír): Narró que entre los 5 y los 15 años fue abusada. “Era una mujer lastimada, atrapada en el dolor y cegada por el odio” y preguntó “¿hubiera sido mejor que mi madre me abortara para evitar ese dolor?” Dijo que en su casa viven dos víctimas de trata, que sufrieron todo tipo de maltrato y fueron abandonadas “¿Era mejor que las abortaran?” “¿Esa es la propuesta que pueden ofrecerle como Estado?” “¿Con la ley se acabarán esas situaciones?” "Aprobada la ley, ¿las mujeres saldrán de la marginalidad y del acoso?” “Cualquier persona con sentido común sabe la respuesta. Mi postura es clara: Toda vida vale, la de la madre y la del hijo, la de la víctima de abuso y la de las pobres”. “La muerte es violencia”.

Ezequiel Coquet (escribano): Desde que apareció el aborto, se lo promueve en las campañas “como si fuera una conquista de los derechos humanos”. “Nos encontramos asfixiados por una cultura que opta más por la muerte que por la vida". "Este es el opaco trasfondo de los proyectos que pretenden legalizar el aborto. No transformemos a la Argentina en una picadora de carne". Hay una tendencia social que presiona a favor de la muerte, “el aborto es un antivalor que no tenemos porqué imitar del mundo desarrollado”. “En donde el aborto se legalizó hubo una gran multiplicación de las prácticas y eso sin mencionar a los abortos químicos que son mucho más numerosos”. “El aborto es el mayor genocidio de la historia”. “La regla de oro que ha acuñado la humanidad es “tratemos a los demás como queremos que nos traten a nosotros” “¿Qué sentimos cuando nos ponemos en el lugar del niño por nacer?” Le pidió a los legisladores que consideren el expediente Nº 324/18, el proyecto de Ley de protección integral de la mujer embarazada y del niño por nacer.

María Belén Eyheramonho (médica): “¿Qué experimenta un ser humano durante la etapa fetal?” "El dolor fetal es un interrogante legítimo, pues los recién nacidos prematuros sufren dolor". Explicó que el dolor se mide por los niveles de hormonas. "Diferentes estudios mostraron un incremento dramático en hormonas del estrés durante una transfusión fetal a través de una vena hepática. Asimismo, se observó que la respuesta hormonal al estrés es independiente de la respuesta de la madre". Antes, al salir del quirófano, los recién nacidos debían ser estabilizados porque las cirugías se realizaban sin anestesia, pero hoy eso cambió. “También se usa anestesia para las intervenciones fetales”. “Las vías de señalización del dolor comienzan a formarse en las primeras etapas del embarazo”. “Los médicos estamos a disposición para ayudar en políticas sanitarias, no podemos seguir destruyendo embriones humanos, tiene que haber otro camino”.

José Durand (abogado, Red Salta): Señaló que se habla de despenalización, cuando se busca la legalización del aborto. Describió el proyecto de la “Campaña”, entre otras cosas, el aborto por “salud social” hasta los 9 meses. Mencionó las políticas de reducción de la población que se quieren imponer. "Les interesa la reducción de la población para aprovecharse de nuestros recursos naturales, para controlar las finanzas y los mercados y para mantener los ejes del poder político. En definitiva, se trata de un moderno imperialismo con la consiguiente necesidad de la colonización cultural" “Los pobres tienen más hijos”, aseguró, pero “que aborten los pobres es una solución, fácil, barata y genocida”. Esperaba “que el feminismo radical se abocara a proteger a las mujeres en situaciones de vulnerabilidad”.

Liliana Guzmán Cruzado (abogada, Observatorio de la Vida Tucumán): Destacó la gran cantidad de gente que concurrió el último domingo a la Marcha por la Vida en su provincia. "El poder público no podría combatir el delito del narcotráfico, ni de la droga y pretende legalizar la matanza de niños. ¿Con qué moralidad podría combatirlo si está permitiendo a sus ciudadanos matar al ser humano más inocente?”. Son otros los problemas, remarcó, “la pobreza, la falta de educación y de trabajo”. “No hay derecho a matar”. “Quieren relegar la protección de la vida huma por debajo de la de otros bienes”. Se refirió al caso Belén y afirmó que “no fue un aborto”, “al bebé de 8 meses lo mató su madre, el bebé murió por traumatismos”. Habló de las decisiones que los menores pueden afrontar por sí solos, “hasta para los actos no invasivos necesitan la autorización de algunos de los progenitores”.

Más información: www.notivida.org.+

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets