En Rosario, los jóvenes se comprometieron a ser protagonistas de la historia

En Rosario, los jóvenes se comprometieron a ser protagonistas de la historia

Más de 18 mil jóvenes de todo el país participaron este fin de semana del II Encuentro Nacional de Juventud, que los reunió en Rosario con el lema “Con vos renovamos la historia”.

Durante tres días, compartieron bloques de trabajo, charlas, momentos de adoración, celebraciones eucarísticas, espectáculos culturales, gestos misioneros y testimonios.

¡Bienvenidos al II Encuentro Nacional de Juventud!
El viernes 25 de mayo, en una fecha tan importante para la Argentina, la primera actividad masiva se llevó a cabo por la tarde, luego de un primer bloque de trabajo en grupos. Se trató de la peregrinación por la Patria, que recorrió los cuatro kilómetros que separan el Monumento a la Bandera del hipódromo de Rosario, sede principal del encuentro.

Durante la caminata, los jóvenes expresaron su compromiso con la vida, en momentos en que la Argentina debate la despenalización del aborto. Con alegría y entusiasmo, hicieron notar su presencia en la ciudad de Rosario. En el trayecto, vecinos se unieron a esta multitudinaria expresión de fe.

Al llegar al hipódromo de Rosario, los peregrinos se dirigieron al escenario principal “Cardenal Eduardo Pironio”, donde los animadores les dieron la bienvenida oficial.

En la primera jornada no faltaron los testimonios: Gustavo Mangish y Ana Spinelli, organizadores del primer encuentro en 1985, hoy matrimonio, se dirigieron a los jóvenes para manifestar la alegría de acompañar el renovado compromiso con Jesús y con los demás. Luego invitaron a cantar todos juntos el himno de aquella primera edición: “Un nuevo sol”.

La misa de apertura estuvo presidida por el arzobispo anfitrión, monseñor Eduardo Martín, que invitó a los jóvenes a comprometerse en la construcción de una Patria “más fraterna y más justa”.

Sábado de misión, adoración y celebración
En la tarde del sábado, los participantes asistieron a diferentes charlas propuestas en el marco del bloque “transformación de la realidad”. Entre los expositores estuvo Néstor Borri, del Centro Nueva Tierra, que disertó sobre “El pensamiento del papa Francisco: clave para entender la realidad argentina y encender la solidaridad”. A partir de cinco conceptos: “el pueblo, el gozo, el Evangelio, la jerarquía de las verdades y la Iglesia en salida”, su charla fue una invitación a analizar las palabras y los gestos de Francisco desde otra mirada, y repensar los espacios de misión y acción de la Iglesia, partiendo desde un “todos” que incluya “realmente a todos”.

En otra carpa, una multitud se reunió para escuchar la charla de los referentes católicos famosos en las redes sociales: Pablo Martínez, catequista y músico católico, y el sacerdote Jorge Reinaudo, que comparten en Instagram reflexiones y contenidos para hacer crecer la espiritualidad. En un tramo de su exposición, titulada “Evangelizar en las redes”, el presbítero Reinaudo señaló que no es necesario ser sacerdote ni músico católico para evangelizar. “Sólo hacen falta ganas y creatividad”, animó, y recordó que “el Evangelio es siempre nuevo”, porque depende del momento personal de cada uno.

La actividad en las carpas continuó con el Hogar de Cristo, que invitó a “Recibir la vida como viene” y Grávida, que tuvo a cargo la charla “Haciendo una opción por la vida”. En la carpa 2, la Comisión Episcopal de Laicos y Familia disertó sobre “Sueños para mi país. Forjadores del III Centenario”, y la Comisión Nacional de Justicia y Paz expuso con el título “No a la trata de personas”.

También hubo quienes optaron por aprovechar la tarde para recorrer los diferentes puestos de editoriales, movimientos e instituciones para conocer más de la tarea que realizan, recibir folletería y comprar material.

Mientras tanto, pequeños grupos de jóvenes se dirigieron a cárceles, hospitales, asilos y barrios periféricos para llevar a cabo un gesto misionero. Allí compartieron la tarde con los internos, con quienes charlaron, cantaron y reflexionaron.

Pablo, uno de los internos de la Unidad Penitenciaria N°16 agradeció “por venir a compartir con nosotros. Afuera se cree que cuando uno está preso ya no es un ser humano; pero somos personas que estamos privados de libertad pero no privadas de sentir, amar, soñar, buscar a Dios”, aseguró. “Les pedimos que recen por nosotros para que cada día nos acerquemos más a Jesús", le pidió a los jóvenes.

Los encuentristas se dirigieron luego al hipódromo para participar de una tarde de celebración y adoración en la que hubo testimonios y la visita especial del arzobispo de Panamá, monseñor José Domingo Ulloa, quien aseguró que si hay un país que no puede faltar a la Jornada Mundial de la Juventud, que se llevará a cabo del 22 al 27 de enero en su país, es la Argentina. De ese modo y con gran entusiasmo, invitó oficialmente a los presentes a participar de la gran fiesta de la juventud, “un encuentro con Jesús, de la mano de María y junto al papa Francisco”, expresó.

Pero la sorpresa que más reacciones de alegría y emoción generó fue la aparición en las pantallas del rostro del papa Francisco, que desde Roma y por pedido de sus hermanos obispos, envió un mensaje a los jóvenes en el que los animó a renovar la historia junto a Jesús, sin miedo, con “presencia, comunión y misión”. “No sean sólo espuma”, advirtió.

Por la noche hubo un momento de profundidad espiritual en adoración al santísimo sacramento de la Eucaristía, y la jornada del sábado culminó con una gran fiesta católica animada por bandas y cantantes que hicieron bailar a la multitud en los tres escenarios del Encuentro.

La despedida
La mañana del domingo comenzó con el último bloque de trabajo, que se llevó a cabo en las diferentes sedes. Finalizada la actividad, los diferentes grupos regresaron al hipódromo para participar de la misa de clausura del encuentro, presidida por el arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, cardenal Mario Aurelio Poli. La homilía fue pronunciada por el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Ojea, quien invitó a los jóvenes al desafío de comprometerse con la Patria.

Al finalizar la misa, el cardenal Poli agradeció especialmente la presencia de la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti. Al enterarse de su presencia, los jóvenes unieron sus voces para gritar “No al aborto, sí a la vida”, y en la figura de la vicepresidenta, reclamar a los funcionarios de gobierno que, en el marco del proyecto de despenalización del aborto, defiendan la vida por nacer.

Luego de la bendición final, dos jóvenes leyeron el mensaje final del encuentro, con un gran compromiso a “transformar la historia”, respondiendo al llamado del Papa: “presencia, comunidad y misión”.

Lo que les dejó el Encuentro
Finalizado el encuentro, y antes de regresar a sus hogares, jóvenes de distintos puntos del país compartieron su experiencia con AICA.

Un grupo de Paraná, que llegó al encuentro motivado por ser la primera experiencia de estas características, y por las ganas de compartir, manifestaron que la preocupación de los jóvenes es no tener espacios donde encontrarse. Si queremos renovar la historia, afirmaron, necesitamos “salir a buscarlo, comprometernos, y testimoniar lo que sentimos para que los demás vean el ejemplo”.

Jóvenes de Buenos Aires relataron que los motivó a participar el sentimiento de comunidad. Consideran que los jóvenes hoy están preocupados por la sociedad, la incertidumbre sobre el futuro y la desigualdad de oportunidades. Para renovar la historia, aseguraron, tenemos que “unirnos, hacer ruido, y dar oportunidades a todos”.

Desde Santiago del Estero, un grupo de jóvenes llegó con el objetivo de integrarse entre sí y con otros jóvenes, y se mostraron preocupados por ayudar a los demás. La renovación de la historia, expresaron, “empieza por uno mismo”.

Guadalupe, de la arquidiócesis de Buenos Aires, comentó que vivió el encuentro con mucha alegría, muy contenta por la gran multitud, y fundamentalmente por la alegría y la energía de los jóvenes. “Me voy confiada de que estamos haciendo bien las cosas, y espero que el espíritu se nos prenda más a todos los jóvenes”.

Priscila, de la diócesis de San Martín, comentó: “Me encantó conocer a mas gente que viene por lo mismo, me dejó mucho y me gustaría que fuera mas seguido”. Su compañero Celso se mostró feliz “por la experiencia que estuve esperando mucho y me voy contento de estar acá”, además, consideró: “Estoy listo para seguir renovando la historia, y los jóvenes en general estamos listos para hacerlo”.+

http://www.youtube.com/watch?v=681GzL2bflU

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets