Mons. Buenanueva: “Dios quiere colmar el mundo de santos y santas”

Mons. Buenanueva: “Dios quiere colmar el mundo de santos y santas”

San Francisco (Córdoba) (AICA): En el marco de la fiesta de Pentecostés, el obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, compartió sus reflexiones en el periódico “La Voz de San Justo”. En su columna semanal, recordó el llamado a la santidad: “Cristo murió y resucitó para santificar el mundo con su Espíritu. Podríamos decir también: para llenar el mundo de santos y santas”, afirmó.
En una nueva entrega de su columna semanal en el periódico “La Voz de San Justo”, el obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, reflexionó sobre el significado de Pentecostés y el llamado a la santidad.

“La Iglesia invoca al Espíritu Santo como ‘Señor y vivificador’. Es Dios que nos santifica y nos da vida. Nos vivifica haciéndonos santos”, comenzó el prelado.

“Santidad, en el lenguaje cristiano, quiere decir, en primer lugar: unión y configuración con Cristo; pero también que esa amistad con Cristo se expresa con una vida entregada, a semejanza de la suya. El Espíritu hace posible aquel inalcanzable ‘ámense como Yo los he amado’”, aseguró.

Los santos, recordó el prelado, “son hombres o mujeres que, en las circunstancias concretas de su tiempo, se dejaron colmar por el Espíritu. A través de ellos, el amor de Cristo ha tocado y transformado el mundo. Los santos vivieron a fondo, dejaron huella”, reconoció.

En el marco de la fiesta de Pentecostés, el prelado señaló que “con el don del Espíritu, la Pascua alcanza su culmen. Cristo murió y resucitó para santificar el mundo con su Espíritu. Podríamos decir también: para llenar el mundo de santos y santas”.

“El relato de Pentecostés en los Hechos de los Apóstoles nos habla del Espíritu y su obra en el mundo con tres imágenes: el viento, el fuego y las lenguas”, explicó, y detalló: “El Espíritu es como el viento. Es decir: es fuerza, energía, vitalidad siempre en movimiento. Es también respiración, aliento, hálito de vida”.

En segundo lugar, “el Espíritu es como el fuego, pues la vitalidad que nos da es la misma de Dios: el amor apasionado que es entrega, que nos hace salir de nosotros mismos, nos pone en búsqueda del bien del otro y nos hace experimentar el gozo en el servicio”.

“El Espíritu es el que permite que hombres y mujeres que hablan diversas lenguas puedan entenderse: abre las mentes, acerca a las personas y rompe las barreras que impiden la cercanía. Si es el caso, hace madurar el perdón y dispone los corazones para la reconciliación. Respeta la diversidad, armonizando las diferencias en la unidad y la comunión”, enumeró.

“Cristo resucitado sigue comunicando al mundo su Espíritu, su aliento de vida, para colmarlo con la santidad del Dios amor, uno y trino. Lo repito: Dios quiere colmar el mundo de santos y santas, que hacen presente la potencia transformadora de la santidad de Cristo. Con los santos Dios transforma el mundo”, aseguró.

Finalmente, en referencia a la exhortación a la santidad expuesta por el papa Francisco semanas atrás, monseñor Buenanueva recordó que las bienaventuranzas de Jesús son “como el carnet de identidad del cristiano”. En ese sentido, destacó el obispo, el Papa “ha señalado también el gran texto evangélico de Mateo 25 (“…tuve hambre y me dieron de comer…), como referencia fundamental de la santidad cristiana”.

“No podemos plantearnos un ideal de santidad que ignore la injusticia de este mundo, donde unos festejan, gastan alegremente y reducen su vida a las novedades del consumo, al mismo tiempo que otros solo miran desde afuera mientras su vida pasa y se acaba miserablemente”, expuso Francisco y retomó monseñoer Buenanueva.

“La santidad cristiana siempre tendrá el rostro de la misericordia y de la lucha por la justicia. Esa es la obra del Espíritu que nos ha sido dado en Pentecostés”, concluyó.+

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets