Mons. Mestre: “El Espíritu es Maestro en comunicación”

Mar del Plata (Buenos Aires) (AICA): Monseñor Gabriel Mestre, obispo de Mar del Plata, enseñó en sus habituales tres puntitos la reflexión de la venida del Espíritu Santo en la fiesta de Pentecostés. Invitó a vivir la sinodalidad de la Iglesia elemento esencial de la identidad de la Iglesia que nos lleva a “caminar juntos”.
En la fiesta de Pentecostés, monseñor Gabriel Mestre, obispo de Mar del Plata, nos envía su reflexión deteniéndose en tres palabras: reunidos, llenos y lenguas. “La riqueza bíblica, litúrgica, teológica y espiritual de esta fiesta es realmente inconmensurable”, rescató al comenzar su homilía.

Todos estaban ‘reunidos’ en el mismo lugar

Comenzó monseñor Mestre recordando a los apóstoles juntos, a pesar del miedo: “Todos estaban reunidos refleja el deseo sincero de querer vivir la fe en comunidad”. Se refirió luego a la sinodalidad, elemento esencial de la identidad de la Iglesia que nos lleva a “caminar juntos”, y “estar reunidos”. Y recordó al Papa Francisco citando a San Juan Crisóstomo: “Iglesia y sínodo son sinónimos”.

Todos quedaron ‘llenos’ del Espíritu Santo

Se detiene el prelado en este punto a mencionar al Espíritu Santo, que “se manifiesta como fuerte ráfaga de viento y lenguas de fuego”, y de este modo, “anima, santifica y edifica a la Iglesia y a cada uno de los creyentes”. Recuerda monseñor las imágenes: “fuerte ráfaga de viento y lenguas de fuego”, como claves para captar el accionar del Espíritu: “limpia y purifica poderosamente, sacando de la comodidad y mediocridad ambiental”. Y recalcó que “la tercera persona de la Santísima Trinidad es fuerza arrolladora, no violenta, que viene a cambiar nuestra vida llenándonos de su presencia”.

Todos comenzaron a hablar en distintas ‘lenguas’ según el Espíritu
Por último, recordó la escena del Evangelio y reconoció como fruto del Espíritu la capacidad de hablar en distintas lenguas. Y se detuvo en el contexto social y cultural de cada persona. “El Espíritu es también maestro en comunicación, en auténtico diálogo, en fecunda transmisión. La verdadera ‘ciencia’ del Espíritu consiste en poder anunciar la Palabra de Dios a los niños, jóvenes, adultos; pobres y ricos; sanos y enfermos; mujeres y varones; más creyentes o menos creyentes; tristes y alegres; más pecadores y menos pecadores. Y que todos y cada uno la puedan captar desde su propia realidad, desde su propia lengua,” exhortó.+

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets