Otra jornada de debate: “Las dos vidas están en riesgo”

El 14º plenario de comisiones de desarrolló ayer, martes 29 de mayo, en el Congreso de la Nación, con testimonios contundentes a favor de “las dos vidas”.

Cecilia Molina, técnica superior en comunicación social, testimonió: “Es duro pensar que un hijo nos va a anular como personas, cuando muy por el contrario ellos son los que se transforman en nuestro motor e impulso en cada emprendimiento que tengamos por delante. Nos convierten en leonas aguerridas”. Y otorgó importancia al papel de los hombres.

Dos disertantes españolas mencionaron el caso de su país. Por un lado, Mónica López Barahona, bioquímica de la Pontificia Academia para la Vida, quien aseguró que “en España la legalización no disminuyó el número de abortos”. Y mencionó además el riesgo de las mujeres que abortan a contraer cáncer de mama, las secuelas psicológicas y la importancia de las políticas de asistencia a la embarazada en riesgo.

Por su parte, Lourdes Méndez Monasterio, doctora en derecho y ex diputada nacional del Partido Popular Español (PP), recomendó a los legisladores: “No cometan los mismos errores”. “No se puede llamar derecho al hecho de producir la muerte de un hijo a manos de su madre”. "En el aborto hay dos víctimas: el ser humano que no nace, pero también la madre, a la que le venden como un acto sin consecuencias la muerte de su hijo", dictaminó.

La obstetra Ana María Parini, relató las malformaciones de los niños dentro del vientre materno y de las posibilidades de hacer intervenciones para curarlo. Luego anunció: “Las dos vidas están en riesgo frente al aborto, la de la madre y la del hijo”, y destacó la importancia de la educación en valores.

Rafael Pineda, ginecólogo de Rosario, dijo que los argumentos utilizados para justificar el aborto son “mitos”, y que “uno de ellos es la cantidad de abortos que se realizan”.

Mariana Rodríguez Varela, docente, se acordó de que “la pena de muerte no existe en el Código Penal argentino”. Luego pidió el tratamiento del proyecto 324/18 de protección integral a la embarazada en riesgo, que impulsa la Red Federal de Familias.

El presbítero Fabricio Maranzana, capellán de la UCA, recordó las veces que una mujer que abortó se acerca al confesionario: “Nadie viene diciendo aborté a un conjunto de células”. “El dolor es profundo y no sana fácilmente”.

Además, varios oradores hicieron hincapié en que la legalización del aborto no disminuye el número de abortos, ni la mortalidad materna. Por otro lado, se destacó la importancia de la educación sexual y las leyes de adopción.+

A continuación, el resumen de disertantes a favor de la vida elaborado por Notivida

TURNO MAÑANA
Mónica López Barahona (Bioquímica española, Pontificia Academia para la Vida): A través de una videoconferencia describió el inicio de la vida, las características de las células y del ADN. “El cigoto es célula, es vida y vida humana”. “El cigoto es una célula totipotente”. “Una ley de plazos no tiene cabida desde el punto de vista científico”. Mencionó las características de la Ley de aborto en España y la cantidad de abortos que se practican y concluyó que “la legalización no disminuyó el número de abortos”. Enumeró graves consecuencias del aborto en la salud física de la mujer, entre ellas, el incremento del riesgo de contraer cáncer de mama o de ovarios. Lo mismo hizo con las secuelas psicológicas (culpa, enojo, enfado, agresividad, pesimismo, llanto, angustia, desasosiego, depresión). Recomendó políticas de asistencia a la embarazada en riesgo.

Cecilia Molina (Técnica superior en Comunicación social): Narró que durante su embarazo tuvo un trastorno hepático que amenazaba la vida de su hijo. Frente a los argumentos que esgrimen los abortistas argumentó: “Las mujeres nunca estamos 100% listas para ser madres”, “es duro pensar que un hijo nos va a anular como personas, cuando muy por el contrario ellos son los que se transforman en nuestro motor e impulso en cada emprendimiento que tengamos por delante. Nos convierten en leonas aguerridas”. Habló de las características del hombre y la mujer y de la maternidad como un “privilegio”. Afirmó que los hombres no sólo pueden participar en estas cuestiones, sino que tienen la obligación de participar”. Invitó a los hombres “a no borrarse, a acompañar a las mujeres y a comprometerse con sus hijos”.

Héctor Dimónaco (Abogado, UCA Rosario): “Tenemos que educar para vivir en un país con una cultura respetuosa de los derechos humanos y de la Constitución Nacional”. Resaltó que vamos a celebrar el 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y estamos discutiendo si los derechos humanos de una persona pueden prevalecer por encima de los de otra. El aborto no puede ser considerado de “avanzada”, en cambio, sí lo sería contener a la mujer embarazada que “sufre y necesita luz”. El estado no puede desconocer que la única protección del embrión es la ley y la ayuda que la embrazada pueda recibir.

Ana María Parini (Obstetra): Comenzó aclarando que comparte con la ciencia el momento del inicio de la vida. Habló de las malformaciones de los niños dentro del vientre materno y de las posibilidades de hacer intervenciones para curarlo. “Las dos vidas están en riesgo frente al aborto, la de la madre y la del hijo. La salud pública debe atender a esos dos pacientes”. “La educación de los hijos es prioridad de los padres, educar es formar en valores”. Manifestó que defiende los derechos de la mujer y que está en contra de la violencia hacia ella, pero llamó a “no cosificar ni a la mujer, ni a la vida humana naciente”. "Dejemos vivir a todos. Ni una menos, ni uno menos, ni nadie menos. Toda vida vale".

Claudia Fernández (Obstétrica): Dijo que hace más de 18 años que trabaja como partera con mujeres en edad reproductiva. “Mis manos reciben vida todos los días”. Habló de su experiencia con mujeres que abortaron y mencionó que el sentimiento de culpa “se expresa en distintas formas, con un silencio profundo o un llanto desgarrador". Aludió a los métodos anticonceptivos y dijo que “el placer como fuente de salud sigue sin entenderse”. Denunció una escasa implementación de la ley de educación sexual y afirmó que “hay que conocer los días fértiles del ciclo, cómo se usa el preservativo y a los anticonceptivos de emergencia”.

Rafael Pineda (Ginecólogo, Rosario): Dijo que los argumentos utilizados para justificar el aborto son mitos, uno de ellos es la cantidad de abortos que se realizan. Comparó los 500.000 abortos que se mencionan en Argentina, con los datos de Francia, España e Italia. El segundo mito, explicó, son las muertes que se siguen al aborto provocado y comparó esas muertes con las de Irlanda. Destacó su experiencia en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (HECA) de Rosario, donde salvaron muchas vidas con una tasa de mortalidad extremadamente baja y concluyó que “necesitamos buenos servicios médicos y profesionales preparados”. "No es necesario legalizar el aborto para reducir la mortalidad”.

Mariana Rodríguez Varela (Docente): Subrayó que la pena de muerte “no existe en el Código Penal argentino. No existe para el peor delincuente, para el delincuente más cruel. No existe para el violador serial. Ni siquiera para la violación seguida de muerte”. Pasó un video, de un niño en gestación de 14 semanas. “El niño por nacer se ha transformado en un esclavo, tiene dueño”. “Cuando la mujer se hace el Evatest, a las 5 semanas, el corazón de su hijo ya comenzó a latir”. Pidió el tratamiento del proyecto 324/18 de protección integral a la embarazada en riesgo, que impulsa la Red Federal de Familias.

Julio Luis Gómez (Dr. en Cs Jurídicas, profesor de Derecho de Familia): Propuso medidas jurídicas “para evitar la tragedia del aborto que golpea a la mujer madre”. Pidió reformar el art 438 del Código Civil para que a las madres en proceso de divorcio –que tengan hijos menores- no le dicten sentencia mientras no perciban la cuota alimentaria, para que el hombre no se desentienda de sus obligaciones. También pidió reformar lo que toca a adopción, “para que la mujer madre pueda ser vinculada desde el embarazo con los que quieran adoptar”.

Paula Correa (Trabajadora social): Contó que nació en el Hospital Penna, su mamá trabajaba como empleada doméstica, su papá era violento y tenía adicciones. Cuando su papá salió de la cárcel fue a buscar a su mamá. “Estaba muy drogado y la obligó con un arma a irse con él”. La secuestró, la golpeó y la violó. Le agradeció a su mamá que le haya permitido vivir. “Le doy gracias por la oportunidad que me dio y hoy poder ser mamá".

Carlos Hadad (Abogado): Recordó que la Academia Nacional de Derecho se expresó en forma contundente sobre el aborto y que ya se demostró, durante los plenarios, que la legalización del aborto es inconstitucional. “Los pseudo progresistas han llegado a afirmar que el embrión es una larva”. Describió que, hasta la llegada del aborto, en ningún lugar del mundo se había previsto matar a un inocente. “Hay que repudiar esas repugnantes legislaciones, por más que vengan del primer mundo". “Hace años que se viene legislando contra los intereses de la Nación”, mencionó a la ley de divorcio vincular, a la “matrimonio igualitario” y a la de “identidad de género”, entre otras. Mostró con realismo la situación a la que arribamos, con esa clase de legislación. “Nos hemos olvidado de que hay leyes que el hombre no ha dictado, pero que existen desde siempre, y que estamos obligados a respetar". “El desorden sexual es para apagar el hastío que hay en el interior del hombre”.

Miguel Soler (Neurólogo infantil): Contó que tiene 10 hijos, algunos adoptados, y que ha llegado a tener hogares para 400 niños abandonados. “Los niños están ávidos de que se los valore, se los respete y se los ame. A la mujer que sufre se le ofrece el aborto como una solución. Tendríamos que ser creativos para resolver esto de otra manera”. “El niño por nacer está vivo y es humano”. “La legalización del aborto no disminuye el número de abortos”. “Tampoco es necesario para disminuir la mortalidad materna”. Aseguró que la población argentina viene decreciendo. Mencionó a históricos abortistas que advirtieron la realidad del aborto y mudaron de vida. “Defendamos la vida. Cada vida vale".


TURNO TARDE

María de los Ángeles Mainardi (Lic. en Comunicaciones, Estilo de Mujer-RFF): Mencionó que, años atrás, durante un congreso en la embajada argentina en el Paraguay, una socióloga le preguntó al entonces canciller del Paraguay, porqué siendo un país despoblado “aplicaban políticas de educación sexual antinatalistas”. A lo que el funcionario respondió: "es que Paraguay es un país pobre, que necesita pedir créditos y cuando éstos se piden a organismos internacionales hay una cláusula que lo exige". Explicó, en base a un trabajo realizado por Télam, que nuestro Código Penal se fue modificando en materia de aborto “conforme a los vaivenes de nuestra deuda externa y a la influencia del FMI”. Citó expresiones del premio nobel en economía Gary Becker, entre ellas: “la familia representa un rol social y económico muy importante” y pidió el tratamiento del Proyecto de ley Nº 324/18, de protección integral de los derechos humanos de la mujer embarazada y del niño por nacer.

Armando Andruet (Abogado): “El tema del aborto no se considera nunca un tema simple”. “Toda vida humana -de pocos o de muchos- vale igual”. El estado no puede pagar con la vida de ciudadanos el costo der ser ineficaz”. “Legislar a favor del aborto es transferir el no esfuerzo del estado, a una vida por nacer”. “Ningún estado moderno realiza mejoras sólo con leyes”. “Los grandes infortunios que la mujer embarazada puede tener son sólo dos: cuando corre riesgo su vida o el bebé que porta tiene una vida incompatible con la vida extrauterina”. “En esos casos la mujer no contribuyó de modo alguno”. Pidió anticonceptivos “para una vida sexual no restricta pero responsable”.

Fabricio Maranzana (Capellán de la UCA): “Soy uno de los tantos curas que está al lado de la gente, algunos dicen que somos psicólogos gratuitos”. “Aborté a mi hijo, Padre”, comienza la historia de las mujeres que abortaron. Es difícil consolar a una mujer que “tiene la certeza de haber abortado a su hijo”. “Nadie viene diciendo aborté a un conjunto de células”. “El dolor es profundo y no sana fácilmente”. “Hay que educar a los jóvenes para el amor”. “La sexualidad es un todo y no una parte”. “Sólo la educación empodera”. “Poner el aborto, como medida pública, es admitir el fracaso de la sociedad”. Narró la historia de su abuela que, siendo pobre, analfabeta y soltera; cuando quedó embarazada eligió la vida. Pidió “que se cuiden todas las vidas”.

Andrea Tejedor (Grupo Santo Tomás Moro, San Luis): “La realidad por la que atraviesan las mujeres que quieren realizarse un aborto, o ya lo han hecho, es diversa”. "Una mujer podría abortar porque el Estado la dejó desamparada. Tal situación es un fracaso social y constituye una forma de violencia contra ella, porque la daña inclusive más y a la vez no le ayuda a encontrar una solución al problema de fondo". “El aborto mata a un bebé y destruye a una madre”. “Hay madres que lloraron años después por lo que habían creído que era un conjunto de células”. Pidió un sistema de adopción efectivo y más centros de acogida a la embarazada en situación de vulnerabilidad. Abogó por “una cultura de la inclusión y del encuentro”. Remató con expresiones de la Madre Teresa de Calcuta.

Mariano Azuela Güitron (expresidente de la Suprema Corte de Justicia de México): Describió “la legalización del aborto en la experiencia de México”. “El 96,47% de los mexicanos es católico, pero hay una creciente descristianización”. “El Creador está ausente de las ciudades, de las artes, de las leyes y aún de la vida religiosa”. Dijo que la lucha por los principios y valores sólo salen a la luz cuando se ven afectadas cuestiones personales o cercanas. Habló de la Ley Robles del año 2000, para los casos de violación, y de sus fundamentos, el aborto como tema de salud pública, los riegos de la clandestinidad para la mujer que aborta y las muertes maternas. "Nuestra legislación confirma lo que la ciencia ha demostrado: que la vida empieza en el momento de la concepción. Toda persona es ser humano. Toda persona tiene derecho a que se respete su vida”.

Lourdes Méndez Monasterio (Dra. en Derecho, ex diputada nacional del PP en España): Habló de la ley vigente en España, que considera al aborto como un “derecho de la mujer”. “No cometan los mismos errores”. “No se puede llamar derecho al producir la muerte de un hijo a manos de su madre”. "En el aborto hay dos víctimas: el ser humano que no nace, pero también la madre, a la que le venden como un acto sin consecuencias la muerte de su hijo". “Decir que lo malo es bueno, es corrupción de la razón”. “A la ley se la usa para modificar la cultura”. Enumeró varias leyes españolas dañinas y señaló que la peor es la de aborto. Describió la ley de supuestos del 85, que con la causal salud psíquica terminó excusando al 97% de los abortos. España era receptor de turismo abortivo, pero no alcanzó, querían una ley de plazos, “llamarlo derecho”. Esa ley se aprobó en el 2010 y permite aborto libre hasta la semana 14. “Cuando se implanta una ley de estas características es muy difícil revertirla, porque va modificando las costumbres”. Señaló que en los abortos registrados en España faltan los que pueden haber producido las 700.000 “píldoras” (del día después) que entregan anualmente.

Emiliano Bertín (Abogado, Vida Humana Internacional): "Me resulta por demás tristísimo que los encargados del bien común se hayan puesto de acuerdo, desde los partidos más diversos y antagónicos -qué paradoja-, para debatir sobre la despenalización del horrible crimen del aborto". “Los que juraron por Dios y por la Patria, traicionarán a ambos si votan a favor”. “El aborto es un pecado que clama al cielo y los que lo votan quedan excomulgados ipso facto”. Habló de la agenda del Banco Mundial y del Plan Kissinger. “¿Seremos funcionales a las banderas del imperialismo?” “No pueden legalizar el crimen del aborto, Dios se lo demandará y la Patria se lo recordará”.

Jorge Gómez (Director ejecutivo de ACIERA): “La concepción no deseada lleva a varias mujeres a tomar la decisión del aborto y con él a producir el daño irreparable de la muerte del embrión”. Contó que su padre la obligó a su madre a practicarse un aborto, cuando llegó el tercer hijo. La madre se lo confesó hace cinco años, cuarenta años después del hecho”. “Mi madre hasta el día de hoy piensa en ese hijo”. “Apliquen políticas para una sexualidad responsable”. “Piensen en las listas de adopción”. “Erradiquemos el aborto que no es la solución”.

Paula Condrac (Abogada, Multisectorial de Mujeres de Sta.Fe): Acompañó a la familia de Ana María Acevedo cuando pidieron el aborto. Apuntó que los médicos le decían al papá de Ana María: “Te las vamos a salvar las dos”. Fustigó la actuación que tuvieron por entonces los profesionales del Hospital Iturraspe y el Arzobispado de Sta.Fe. Recordó que, años después, durante el Gobierno del socialista Antonio Bonfatti se le dio un reconocimiento a la familia.

Julia Gaba: Narró que nació en “un hogar de inmigrantes de clase media-baja, con valores éticos y morales indestructibles”. “Soy la menor de doce hermanos, cuando mi mamá quedó embrazada de mí, tuvo una hemiplejia que la dejó postrada durante los 9 meses”. “Fue triste saber que no me sentía”. “Para ella, yo estaba muerta, pero para mi padre no". Los médicos le dijeron que no se podía prever con qué malformación nacería ella, pero los padres decidieron, de común acuerdo, seguir adelante. "Aquí estoy. Sin haber sido deseada ni planificada. Fue un tiempo difícil para ellos, como lo fue escapar de la guerra o como fue perder un hijo. “El proyecto en estudio es para pensar sólo en uno”. “¿Tenemos incapacidad de amar?”

Ma. Laura Blanco Peña (Abogada): “Ya no discutimos que la vida humana comienza con la concepción y que el aborto es dar muerte a un niño en gestación por no haber sido deseado”. “Si se aprueba el proyecto habrán aprobado un filicidio, un homicidio agravado”. “La tutela al derecho a la vida es el núcleo del estado de derecho y no se diferencia por el estado de crecimiento de la persona”. "¿Qué diferencia hay entre atentar contra esa vida cuando está en forma intrauterina o atentar cuando ya nació?”.

Lorena Bolsón (Instituto para la Familia, UA): “Una ley es razonable cuando guarda proporción con los fines que quiere alcanzar”. “¿La norma en estudio persigue un fin que la Constitución Nacional permite perseguir?”. Describió cinco fines buscados que estimó valiosos, pero destacó que ninguno se alcanza con la ley. “¿Acaso el aborto recupera la dignidad de las mujeres?”. "¿Qué pasa con la mujer vulnerable? ¿Quién la acompaña?” “¿El aborto evitará más muertes maternas?”. “La niña del Caso FAL era abusada por su padrastro con el consentimiento de su madre” recordó, y preguntó qué le hubiera pasado con una ley como la que se proyecta. Pidió políticas públicas más inclusivas.

Martina Antonini (Abogada, EPAMM): “Se debate el aborto irrestricto, no la despenalización de la mujer”. “¿El aborto es libre? No, no es una demostración de libertad, al contrario”. Afirmó que la mujer recurre al aborto porque no encuentra otra solución. “La sociedad es responsable”. “No contratan embarazadas, no hay guarderías en las escuelas secundarias”. “El aborto nunca es gratuito, lo pagaría la comunidad, la mujer con todo su desequilibrio emocional y sobre todo el chiquito con su vida”. “La aprobación de la ley ampararía al violador intra- familiar”. “La adopción es una alternativa”. “No hay que penalizar con el abandono a la mujer que no quiere quedarse con su bebé”.+

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets