Cuarta Mesa de Diálogo de la Pastoral Carcelaria: inclusión social, la seguridad y la justicia

Cuarta Mesa de Diálogo de la Pastoral Carcelaria: inclusión social, la seguridad y la justicia

Buenos Aires (AICA): La Comisión Episcopal y el Secretariado de Pastoral Carcelaria se reunió en su cuarta Mesa de Diálogo el pasado 12 de noviembre en la sede de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA). El trabajo de la jornada rondó en torno a la inclusión social, la seguridad y la justicia. Monseñor Juan Carlos Ares, presidente de la comisión episcopal, junto con su secretario, presbítero Rubén Infantino, y la jueza de la Cámara Federal de Casación, doctora Jimena Monsalve, dirigieron el panel del encuentro.
El pasado 12 de noviembre la Comisión Episcopal y el Secretariado de Pastoral Carcelaria se reunió en la sede de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) en su cuarta Mesa de Diálogo cuyo núcleo de trabajo fue la inclusión social, la seguridad y la justicia.

El panel estuvo integrado por monseñor Juan Carlos Ares y el presbítero Rubén Infantino, presidente y secretario ejecutivo de la Comisión Episcopal de Pastoral Carcelaria; y la jueza de la Cámara Federal de Casación, doctora Jimena Monsalve. Por el Secretariado Nacional de Pastoral Carcelaria participaron: Patricia Alonso, coordinadora del equipo nacional de Pastoral Carcelaria, quien a su vez moderó la mesa, y Estela Ferrise.

Asimismo estuvieron presentes en la Mesa de Diálogo el juez de la Cámara Federal de Casación doctor Alejandro Slokar; el presbítero Francisco Martínez Bartolomei, capellán mayor del Servicio Penitenciario Federal; Fiorella Canoni, directora nacional de Readaptación Social, junto con Wenceslao Guada y Emmanuel Bonforti, de la misma dirección; Virginia Barreyro, de la Dirección de Control y Asistencia de Ejecución Penal; Graciela Guzman, de Promoción, Protección y Cambio Tecnológico; Carola Goldberg, del Ministerio de Trabajo de la Nación; Luis López Lo Curto, secretario de Cámara; Marta Laferriere, del Programa UBA XXII; Miguel Gómez, de Cáritas Lomas de Zamora; la doctora Haydee Martínez del Ministerio de Salud de la Ciudad de Buenos Aires; entre otros.

La jornada comenzó con monseñor Carlos Malfa, secretario general de la CEA, quien dio la bienvenida y ayudó a entrar en clima y poner la mirada en los hermanos presos en quienes Jesús está vivo. Luego monseñor Ares realizó la presentación de la Mesa de Diálogo, a través de la reflexión del mensaje del papa Francisco para la Jornada Mundial de los Pobres, cuyo lema fue: “Este pobre gritó y el Señor lo escuchó”.

Se reflexionó en torno a “¿Cómo es el grito de los presos?” y “la actitud de escucha como apertura del corazón”. Monseñor Ares expresó: “Muchos jóvenes presos creen que sólo sirven para cometer delitos. Se auto limitan porque silencian su clamor interior y no sacan afuera sus gritos más profundos. Son gritos que duelen, que nos obligan a saber escuchar”.

“Nosotros como pueblo necesitamos escuchar el grito de tantos que acallan sus voces porque se encierran, o lo que puede ser peor que nosotros los encerremos para no escucharlos”, agregó. Y al finalizar su reflexión, pidió a Dios “que los privados de su libertad y sus familias, que la sociedad toda y aquellos que deben tomar decisiones en los distintos niveles, podamos acortar las distancias para que todas las iniciativas tengan prioridad a lo más desfavorecidos. Sepamos escucharnos y no acallar el grito del pobre”.

Luego se compartieron algunas conclusiones de las comisiones de “Salud y consumo problemático de sustancias”, y de “Educación y trabajo”, que fueron conformadas en la anterior mesa de diálogo.

La primera manifestó percibir una “deficiencia en la atención de la salud mental de los presos”, por falta de recursos humanos, y un “consumo de psicofármacos sin el suficiente control médico”. Desde la comisión, plantearon como soluciones, en primer lugar visibilizar la problemática y optimizar los recursos existentes. Por otro lado, convocar voluntarios para las tareas imprescindibles; adaptar los presupuestos; implementar grupos heterogéneos de psicoeducación con encuentros pautados que apunten a la prevención y reconocimiento de sus propios factores de vulnerabilidad y riesgo; construir una red de empleo; entre otras.

Por su parte, la comisión de educación y trabajo mencionó el camino que se realiza desde distintas ONGs y el Estado, y destacó la importancia de: las propuestas de educación formales y no formales; incrementar la presencia de las Universidades públicas en las cárceles; implementar talleres para salir de la cárcel con algún oficio; entre otras.

Antes de finalizar, se anunció la próxima mesa de diálogo, convocada para el 20 de mayo de 2019.+

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets