El Papa instó a los cristianos a crear puentes de amistad y solidaridad

Audiencia general en el Aula Pablo VI - Foto: VaticanMedia ver más
Ciudad del Vaticano (AICA): Después de la pausa de julio, el papa Francisco retomó hoy las audiencias generales de los días miércoles y continuó con su catequesis, la quinta, sobre los Hechos de los Apóstoles. En esta ocasión el pontífice comentó la curación de un inválido por el apóstol Pedro, quien la realiza “en el nombre de Jesús”.
Después de la pausa de julio, el papa Francisco retomó hoy las audiencias generales de los días miércoles y continuó con su catequesis, la quinta, sobre los Hechos de los Apóstoles.

Dirigiéndose a los miles de peregrinos reunidos, en esta ocasión, en el Aula Pablo VI del Vaticano debido a las altas temperaturas del verano romano, el pontífice comentó la curación de un inválido por el apóstol Pedro, quien la realiza “en el nombre de Jesús” y en la puerta del Templo de Jerusalén, en la puerta llamada ‘Hermosa’.

“La Ley mosaica impedía el ofrecimiento de sacrificios a los que tenían discapacidades físicas, pues eran consideradas la consecuencia de alguna culpa. Y más tarde se les negó, incluso, el acceso al Templo”, explicó el Santo Padre.

Luego, el Santo Padre recordó las palabras del apóstol Pedro: “No tengo plata ni oro, pero te doy lo que tengo: en el nombre de Jesucristo Nazareno, levántate y camina”, y añadió que el apóstol lo tomó de la mano y levantó al paralítico.

“El mendigo no obtuvo dinero, sino que recibió el ‘Nombre’ que salva: Jesús de Nazaret. Aquí vemos el retrato de una Iglesia que mira al que está en dificultad para crear relaciones significativas, puentes de amistad y solidaridad”, afirmó el Papa quien animó también a las parroquias y realidades eclesiales a hacer lo mismo.

En esta línea, el Papa alentó a mostrar “el rostro de una Iglesia sin fronteras que se siente madre de todos, y que vive el arte del acompañamiento, que se caracteriza por la delicadeza con que se acerca a la tierra sagrada del otro; así nuestro caminar tendrá el ritmo sanador de la projimidad, con una mirada respetuosa y llena de compasión pero que al mismo tiempo sana, libera y alienta a madurar en la vida cristiana”, dijo.

El Papa Francisco aseguró que los apóstoles Pedro y Juan “nos enseñan a no poner la confianza en los medios, que siempre serán útiles, sino en la verdadera riqueza que es la relación con Cristo resucitado” y lamentó las parroquias que “se preocupan más por el dinero que por los Sacramentos” por lo que una vez más exhortó a que la Iglesia sea pobre.

“En los Hechos de los Apóstoles la predicación del Evangelio no se confía solo a las palabras, sino también a las acciones concretas que testimonian la verdad del anuncio. Se trata de ‘prodigios y signos’ que ocurren por obra de los Apóstoles, que confirman su palabra y demuestran que ellos actúan en nombre de Cristo”, señaló el Papa quien explicó también que esta narración tiene “una clara finalidad misionera, que se dirige a suscitar la fe”.

En este sentido, el Santo Padre afirmó que el Concilio Vaticano II recordó que la Iglesia “es sacramento universal de la salvación, lugar de liberación y curación” y en esta narración bíblica el testigo “es el paralítico: que ahora camina, salta y alaba a Dios” y agregó que “el excluido del culto ahora puede acceder al Templo; el marginado de la liturgia se convierte en cantante de las grandes obras de Dios, y esto porque, como explica Pedro al pueblo, la fe en el nombre de Jesús le dio la curación perfecta”.

“Es la Iglesia ‘hospital de campaña’, casa de las puertas abiertas, madre del corazón tierno”, afirmó el Papa quien invitó a preguntarse: “¿Y nosotros? ¿Qué poseemos?, ¿Cuál es nuestra riqueza, nuestro tesoro? ¿Cómo podemos hacer ricos a los otros? Pidamos al Padre el don de una memoria grata en el recordar los beneficios de su Amor en nuestra vida, para dar a todos el testimonio de la alabanza y del reconocimiento”, exhortó el Papa Francisco.

Por último, el pontífice dirigió esta especial invitación: “Pidamos al Señor que nunca olvidemos que la verdadera riqueza de nuestra vida está en su amor infinito, y que nos esforcemos en compartirlo también con los demás. Que Dios los bendiga”.

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets