Las puertas del Paraíso están abiertas a todos, pero el pasaje es estrecho

Ciudad del Vaticano (AICA): “¡No hay ´número cerrado´ en el Paraíso! Pero se trata de pasar por el pasaje correcto, que está al alcance de todos, pero es estrecho”, dijo el papa Francisco, este domingo 25 de agosto, en su reflexión antes del rezo del Ángelus junto con los peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro. Inmediatamente después del Ángelus, el pontífice lanzó un llamamiento para detener los incendios en la selva amazónica.
“¡No hay 'número cerrado' en el Paraíso! Pero se trata de pasar por el pasaje correcto, que está al alcance de todos, pero es estrecho”, dijo el papa Francisco, este domingo 25 de agosto, en su reflexión antes del rezo del Ángelus junto con los peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro.

El Papa comentó sobre el Evangelio de este domingo, que narra que cuando Jesús, respondiendo a uno que le pregunta si “esos son pocos” los que se salvan, Jesús “da vuelta la pregunta al revés, señalando más que en la cantidad: ¿son pocos?'- y en su lugar coloca la respuesta en términos de responsabilidad, invitándonos a usar bien el tiempo presente. De hecho, él dice: “Esfuércese por entrar por la puerta angosta, porque muchos, le digo, intentarán ingresar, pero no lo lograrán”.

“Jesús -continuó el Papa- nos dice las cosas como son: el pasaje es estrecho. ¿En qué sentido? En el sentido de que para ser salvados, uno debe amar a Dios y al prójimo, ¡y esto no es cómodo! Es una “puerta estrecha” porque es exigente, el amor siempre es exigente, requiere compromiso, de hecho, “esfuerzo”, que es una voluntad decidida y perseverante de vivir según el Evangelio. San Pablo lo llama “la buena batalla de la fe”. Se necesita el esfuerzo de cada día, todo el día para amar a Dios y a los demás “.

Luego, explicando la parábola, en la que el maestro cierra la puerta y los que quedan afuera son rechazados, Francisco señaló: “Estas personas tratarán de darse a conocer, recordando al propietario que ha comido y bebido con él y que ha escuchado sus enseñanzas en público. Pero el Señor repetirá que no los conoce y los llama “trabajadores de la injusticia”. ¡Aquí está el problema! El Señor no nos reconocerá por nuestros títulos, los títulos no cuentan: el Señor nos reconocerá solo por una vida humilde y buena, una vida de fe que se traduzca en obras “.

“Para nosotros los cristianos, concluyó, esto significa que estamos llamados a establecer una verdadera comunión con Jesús, orando, yendo a la iglesia, acercándonos a los sacramentos y alimentándonos con su Palabra. Esto nos mantiene en la fe, alimenta nuestra esperanza, revive la caridad. Y así, con la gracia de Dios, podemos y debemos pasar nuestras vidas por el bien de nuestros hermanos, luchar contra toda forma de maldad e injusticia”.

“Que la Virgen María nos ayude en esto. Ella atravesó la estrecha puerta que es Jesús, lo recibió con todo su corazón y lo siguió todos los días de su vida, incluso cuando no lo entendió, incluso cuando una espada atravesó su alma. Por esta razón la invocamos como “Puerta del Cielo”; una puerta que sigue exactamente la forma de Jesús: la puerta del corazón de Dios, exigente, pero abierta a todos”.

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets