Mons. Frassia: Virgen de la Asunción, ‘signo de esperanza y consolación’

Mons. Frassia: Virgen de la Asunción, ‘signo de esperanza y consolación’

Avellaneda (Buenos Aires) (AICA): El obispo de Avellaneda, monseñor Rubén Frassia, envió un mensaje a la comunidad diocesana en el marco de la cena que el Rotary Club de Avellaneda realiza cada año en ocasión de las fiestas patronales diocesanas. “La Virgen de la Asunción es para los hombres ‘signo de esperanza y de consolación’, pues tenemos la confianza de que, donde está la Madre, también estaremos nosotros sus hijos”, expresó.
En el marco de la cena que el Rotary Club de Avellaneda realiza cada año en ocasión de las fiestas patronales diocesanas, el obispo de Avellaneda-Lanús, monseñor Rubén Oscar Frassia, dirigió una carta a los miembros de la institución, homenajeando a la Virgen Patrona de Avellaneda, Nuestra Señora de la Asunción.

“A la Iglesia le interesa lo que le sucede a cada hombre, sea o no creyente”, comenzó diciendo el prelado, para luego hacer un diagnóstico de la situación social desde la óptica de un pastor de la Iglesia, y una reflexión a la luz de la fe.

“Resulta preocupante la desigualdad social y económica que nos rodea, con todo lo que ello significa. Esta fractura que atraviesa nuestra sociedad, a pesar de que nos vayamos habituando a ella, requiere de nosotros buscar alternativas para alcanzar un mayor equilibrio”, expresó.

Del mismo modo, resaltó la importancia de ocuparse de quienes están en una posición más riesgosa, “tan desprotegidos hoy día”, pobres, enfermos, ancianos, niños y jóvenes. “A veces, el desafío parece tan grande que nos sentimos agobiados y afligidos, como rezamos en la Oración por la Patria. Pero, si nos unimos para trabajar por alguna carencia en particular, habremos empezado a hacer más digna la vida de nuestros hermanos”, agregó.

Pero alegó que “donde no hay respeto resulta imposible alcanzar una convivencia humana que colabore con la realización de cada uno”, y propuso: “Con amor, respeto y paciencia tenemos que trabajar para educar en el respeto, en primer lugar, a nuestros hijos, y luego a los amigos, vecinos, compañeros de ocupación. Será un trabajo muy lento, pero no tenemos que perder la esperanza”.

Monseñor Frassia invitó a la comunidad diocesana “a no resignarse ante estos problemas, a modificar lo que sea necesario con nuestro trabajo, con nuestro cambio de actitud”. En el marco del año paulino, pidió fortaleza a Dios para poner en práctica el consejo de San Pablo: “No te dejes vencer por el mal; sino, vence el mal con el bien”. Pero destacó una verdad profunda: “Solo el amor, que tiene la fuerza positiva de ser un don generoso y desinteresado, que puede llegar incluso hasta el propio sacrificio, es capaz de vencer el mal”.

Al concluir, se dirigió a la figura de María que, siendo la “llena de gracia”, la Inmaculada, el Padre la ha querido llevar en cuerpo y alma a la gloria del Cielo. “La Virgen de la Asunción es para los hombres ‘signo de esperanza y de consolación’, pues tenemos la confianza de que, donde está la Madre, también estaremos nosotros sus hijos. En María tenemos el ejemplo más acabado de la discípula fiel que siempre fue dócil a la voluntad de Dios”, finalizó.+

» Texto completo de las palabras de Mons. Frassia

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets