La diócesis de Quilmes peregrinó a Luján

Quilmes (Buenos Aires) (AICA): Con el lema “Sostené nuestra esperanza, Madrecita de Luján”, la diócesis de Quilmes peregrinó el domingo 8 de septiembre a la basílica y santuario nacional de Nuestra Señora de Luján. Fieles de Berazategui, Florencio Varela y Quilmes participaron de la Eucaristía presidida por el obispo de Quilmes, monseñor Carlos José Tissera en la plaza Belgrano.
Con el lema “Sostené nuestra esperanza, Madrecita de Luján”, la diócesis de Quilmes peregrinó el domingo 8 de septiembre a la basílica y santuario nacional de Nuestra Señora de Luján.

A las 10 de la mañana, el obispo de Quilmes, monseñor Carlos José Tissera y el obispo auxiliar, monseñor Marcelo Margni, celebraron la misa en la plaza Belgrano frente a la basílica de Luján, con la participación de cerca de 10 mil personas y numerosos sacerdotes y diáconos de la diócesis.

En su homilía, monseñor Tissera recordó al siervo de Dios, monseñor Jorge Novak, primer obispo de Quilmes, y su compromiso en defensa de la vida. Y mencionó la difícil situación actual: “Hoy venimos a Luján con nuestros corazones llenos de pedidos, en un momento crítico que viven millones de hermanas y hermanos argentinos. La pobreza creciente en el país aúna los corazones para clamar al cielo pidiendo justicia”, afirmó.

“Esta peregrinación se enmarca en un año importante de toma de decisiones para el futuro de nuestro pueblo argentino. Queremos pedirle a Ella, patrona de nuestra Patria, que interceda ante el Señor por quienes se les confía la responsabilidad de gobernar, por una vida digna con trabajo y pan, por la tierra y vivienda, por la justicia y la paz, por la consolidación de la democracia”. “Por eso, Virgencita, los que venimos de Berazategui, Florencio Varela y Quilmes te decimos: ‘Sostené nuestra esperanza, Madrecita de Luján’”, añadió, recordando el lema de la peregrinación.

Además, en el día del cumpleaños de la Virgen María, saludó a todos los religiosos consagrados, y con motivo de la Colecta “Más por Menos”, se unió en la oración “a las familias que sufren por no poder tener en la mesa lo necesario para vivir dignamente; a la angustia de las personas que han perdido sus trabajos; a los estudiantes que abandonan la universidad o la escuela porque no les alcanza el dinero; a las hermanas y hermanos de otros países que vienen escapando de sus países de origen, empujados por situaciones iguales o peores que las nuestras”.

Finalizada la misa, la fiesta continuó en el predio de los Hermanos Maristas donde los presentes compartieron el almuerzo y el rosario misionero.+

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets