Más de 1.000 referentes en el Encuentro de Equipos de la FGHC

Ezeiza (Buenos Aires) (AICA): “Una comunidad de personas, animadas por el Espíritu Santo, que viven la maravilla del encuentro con Jesucristo y que desean compartir la experiencia de su profunda alegría”. Esta es la propuesta que surgió durante el tercer Encuentro Nacional de Equipos de la Familia Grande Hogar de Cristo (FGHC) del que participaron unos 1.000 referentes y tuvo lugar los días 14 y 15 de septiembre en el Centro Recreativo Nacional Bosques de Ezeiza.
Los días 14 y 15 de septiembre se realizó el tercer Encuentro Nacional de Equipos de la Familia Grande Hogar de Cristo (FGHC) en el Centro Recreativo Nacional Bosques de Ezeiza. Participaron unos 1.000 referentes acompañantes de los distintos centros barriales del país, con el objetivo de compartir experiencias en común y formarse para continuar la tarea.

A lo largo del encuentro hubo diversos espacios de formación y recreación, con testimonios de misioneros de la FGHC y trabajos grupales por regiones. Los talleres fueron sobre trabajo, oficina de empleo y microemprendimientos; Cáritas y su transformación en los centros barriales; la administración y gestión de recursos, para el centro barrial y para las personas que acompañan; el desafío de acompañar microemprendimientos; la teología como fundamento y sustento de nuestras prácticas; la especificidad aborigen, trans y niñez; encuentro hospitalario; entre otros.


Como conclusión del encuentro, anunciaron: “Somos un nuevo modo de hacer Iglesia (…) nos une un método que lo resumimos en ‘recibir la vida como viene’, y ahora queremos invitar a todas las personas a que durante el año próximo miremos y profundicemos en nuestra identidad eclesial”.

Tomando la definición del papa Benedicto XVI de “comunidad eclesial”, recordaron las bases fundamentales de la tarea: el anuncio de la Palabra de Dios, la celebración de los sacramentos y el servicio de la caridad. “Son tareas que se implican mutuamente y no pueden separarse una de otra. Somos Iglesia en la medida en que esas tres tareas se viven en nuestras comunidades”.

Luego retomaron las palabras del papa Francisco: “La Iglesia no es una organización asistencial, una empresa, una ONG…”, para proponer la propia identidad comunitaria: “Una comunidad de personas, animadas por el Espíritu Santo, que viven la maravilla del encuentro con Jesucristo y que desean compartir la experiencia de su profunda alegría”.

Algunos de los conceptos que se desprendieron de este lema definen a los centros barriales “no como obra de un cura sino una comunidad de personas que quiere vivir el Evangelio entre los más rotos”; como un espacio en donde se generan vínculos, “que nos tejen y nos hacen comunidad”, con la solidaridad, la hospitalidad, el cuidado, la paciencia, el perdón, el respeto por las diferencias, como principales valores.

La propuesta para el 2020 es poner la mirada en la identidad eclesial, con el objetivo de fortalecer los encuentros regionales “este es el anhelo de nuestros corazones, este nuevo modo de ser Iglesia que vivimos en los Hogares de Cristo”.+

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets