Mons. D’Annibale: “Seamos generosos, abramos el corazón”

Mons. D’Annibale: “Seamos generosos, abramos el corazón”

San Martín (Buenos Aires) (AICA): El obispo de San Martín, monseñor Miguel Ángel D’Annibale, reflexionó sobre el Evangelio dominical. Con el punto de partida en el relato de Lucas, se refirió al tema de la pobreza, y consideró que “el dinero es una fuente de injusticia”. En ese sentido, animó: “Seamos generosos, abramos el corazón, miremos al que está al lado nuestro, no cerremos los ojos a los que necesitan”.
En una nueva entrega de sus reflexiones sobre el Evangelio, el obispo de San Martín, monseñor Miguel Ángel D’Annibale, se refirió al pasaje que muestra nuevamente el contraste entre aquel que tiene mucho y aquel que no tiene.

En ese sentido, el obispo consideró que “el dinero es una fuente de injusticia”. En esta parábola, vuelve a surgir el tema del dinero, señaló, en una famosa comparación “entre el rico que tiene mucho, que hace espléndidos banquetes, que nunca le falta nada” y “el pobre a la puerta, que no tiene ni para comer y que sólo lo lame un perro”.

Aquí “evidentemente se quiere mostrar el profundo contraste entre aquel que tiene mucho y que no se fija en nada, y aquel que no tiene”. Lo que sucede, relató el prelado, es que “al final los dos mueren, y uno va al cielo de Abraham y otro no”.

“Las cosas han cambiado totalmente: al pobre al que los perros lamían sus heridas, al mejor puesto, y el rico a lo peor. Y se establece un diálogo: Gritando, el que sufre ahora para que por favor cambien las cosas. Y del otro lado dicen: ya no cambian más las cosas”.

“La primera enseñanza de esta parábola y que es muy importante que se grabe en nuestros corazones: va a haber un momento en que las cosas van a quedar fijas y no haber más cambios. Quizás eso es la eternidad, se juega uno la vida acá en la Tierra, porque va a haber un momento en que las cosas ya no cambiarán más”, afirmó.

“Y entonces si elegiste el camino de la riqueza desmedida y sin ayudar a nadie, va a llegar un momento que te vas a quedar solo”, lamentó monseñor D’Annibale, y animó a tener en cuenta esto: “Mientras tengamos tiempo seamos generosos, abramos el corazón, miremos al que está al lado nuestro, no cerremos los ojos a los que necesitan, a los que están lamidos por los perros, a los que tienen problemas”.

“No pensemos solamente en nosotros y en nuestras cosas porque cuando no tengamos más tiempo, ya no vamos a poder solucionar las cosas, va a ser tarde”.+

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets