Como un granito de mostaza

San Francisco (Córdoba) (AICA): “¿Cuál es realmente la espesura de nuestra fe?” se preguntó esta semana el obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, al reflexionar sobre el Evangelio en el periódico La Voz de San Justo.
En su columna semanal en el periódico La Voz de San Justo, el obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva se refirió al Evangelio del domingo. “‘Si tuviera fe como un granito de mostaza…’, cantamos despreocupadamente, inspirados en las palabras de Jesús que leemos este domingo”, recordó.

“¿Cuál es realmente la espesura de nuestra fe?”, planteó. “Entendámonos bien: cuando decimos ‘fe’, no nos referimos al mero sentimiento religioso que postula, sin mayores consecuencias, la existencia de un vaporoso e inocuo Ser superior”, aclaró.

“Al menos, en la súplica de los apóstoles a Jesús (‘¡Auméntanos la fe!’), por fe se entiende lo que enseña la Biblia: tomar en serio al Dios real, tal como se ha manifestado en la historia. Y confiarse a Él y a su Palabra, decidiendo desde allí la orientación fundamental de la propia vida”, explicó.

“Este pedido, a la vez humilde y ansioso, nace de escuchar las palabras de Jesús sobre la inevitabilidad y gravedad de los escándalos, pero también sobre el perdón”, continuó: ‘Si tu hermano peca, repréndelo, y si se arrepiente, perdónalo. Y si peca siete veces al día contra ti, y otras tantas vuelve a ti, diciendo: «Me arrepiento», perdónalo»’”, recordó.

Finalmente, el prelado recordó la figura evangélica de Francisco de Asís, cuya fiesta acabamos de celebrar, y consideró que “nos ayuda a comprender el real calado de esta súplica y de las consecuencias que trae para la vida”.

“Sin Jesús de Nazaret no se entiende a Francisco de Asís. En el rostro del Crucificado que le salió al paso en San Damián, el joven Francisco experimentó a un Dios real que, lejos de dejarlo tranquilo, lo desafiaba a buscar el sentido profundo de su vida. La fe fue para Francisco un abrirse y confiarse, cada vez más radicalmente, a ese Dios y a su Evangelio vivido sin glosas”, aseguró.

“Y Francisco vivió el perdón, la paz y la fraternidad como nadie hasta entonces, y, tal vez, tampoco hasta ahora. En él podemos contemplar a qué grado de calidad puede llegar la humanidad cuando se abre a la fe cristiana. Su figura nos sigue iluminando”, concluyó.+

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets