Mons. Martínez: La misión, un mandato que “nos toca de cerca”

Mons. Martínez: La misión, un mandato que “nos toca de cerca”

Posadas (Misiones) (AICA): El obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, citó párrafos del mensaje del papa Francisco para la Jornada Mundial de las Misiones, para subrayar la importancia de la tarea evangelizadora de la Iglesia. “La misión es un mandato que nos toca de cerca”, sostuvo en su carta semanal.
El obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, citó párrafos del mensaje del papa Francisco para la Jornada Mundial de las Misiones, para subrayar la importancia de la tarea evangelizadora de la Iglesia para todos y cada unos de los cristianos.

“La fe en Jesucristo nos da la dimensión justa de todas las cosas haciéndonos ver el mundo con los ojos y el corazón de Dios”, señaló, y agregó: “La esperanza nos abre a los horizontes eternos de la vida divina de la que participamos verdaderamente; la caridad, que pregustamos en los sacramentos y en el amor fraterno, nos conduce hasta los confines de la tierra”.

Recordó que el pontífice sostiene que “una Iglesia en salida hasta los últimos confines exige una conversión misionera constante y permanente” y destacó: “Cuántos santos, cuántas mujeres y hombres de fe nos dan testimonio, nos muestran que es posible y realizable esta apertura ilimitada, esta salida misericordiosa, como impulso urgente del amor y como fruto de su intrínseca lógica de don, de sacrificio y de gratuidad”.

El prelado sostuvo, con palabras del mensaje del Papa, que “es un mandato que nos toca de cerca: yo soy siempre una misión; tú eres siempre una misión; todo bautizado y bautizada es una misión. Quien ama se pone en movimiento, sale de sí mismo, es atraído y atrae, se da al otro y teje relaciones que generan vida”.

“Para el amor de Dios –afirmó- nadie es inútil e insignificante. Cada uno de nosotros es una misión en el mundo porque es fruto del amor de Dios. Aun cuando mi padre y mi madre hubieran traicionado el amor con la mentira, el odio y la infidelidad, Dios nunca renuncia al don de la vida, sino que destina a todos sus hijos, desde siempre, a su vida divina y eterna”.

Monseñor Martínez indicó, otra vez apelando a expresiones de Francisco, que “esta vida se nos comunica en el bautismo, que nos da la fe en Jesucristo vencedor del pecado y de la muerte, nos regenera a imagen y semejanza de Dios y nos introduce en el cuerpo de Cristo que es la Iglesia”.

“El bautismo es realmente necesario para la salvación porque nos garantiza que somos hijos e hijas en la casa del Padre, siempre y en todas partes, nunca huérfanos, extranjeros o esclavos. Lo que en el cristiano es realidad sacramental —cuyo cumplimiento es la eucaristía—, permanece como vocación y destino para todo hombre y mujer que espera la conversión y la salvación”, aseguró.

“De hecho, el bautismo es cumplimiento de la promesa del don divino que hace al ser humano hijo en el Hijo. Somos hijos de nuestros padres naturales, pero en el bautismo se nos da la paternidad originaria y la maternidad verdadera: no puede tener a Dios como Padre quien no tiene a la Iglesia como madre”, concluyó.+

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets