Ruffini: Evitar un Sínodo dentro y fuera del Aula

Ciudad del Vaticano (AICA): Durante la primera sesión informativa, en la Oficina de Prensa de la Santa Sede sobre los trabajos sinodales, el Dr. Paolo Ruffini, prefecto del Dicasterio para la Comunicación de la Santa Sede, comunicó que el dicasterio se encargará de difundir una breve síntesis de los debates, de modo de narrar lo que se dice, “con el máximo de fidelidad y de transparencia”.
Durante la primera sesión informativa, en la Oficina de Prensa de la Santa Sede sobre los trabajos sinodales, el Dr. Paolo Ruffini, prefecto del Dicasterio para la Comunicación de la Santa Sede, comunicó que el dicasterio se encargará de difundir una breve síntesis de los debates, de modo de narrar lo que se dice, “con el máximo de fidelidad y de transparencia”.

En la rueda de prensa participaron, además del Dr. Ruffini, monseñor David Martínez De Aguirre Guinea OP, obispo titular de Izirzada y vicario apostólico de Puerto Maldonado, monseñor Emmanuel Lafont, obispo de Cayenne, la hermana Alba Teresa Cediel Castillo, Misionera de María Inmaculada y de Santa Catalina de Siena y el padre Giacomo Costa SJ, secretario de la Comisión para la información.

Evitar Sínodo dentro y fuera del Aula
El proceso sinodal es un camino que se realiza cum Petro et sub Petro, es decir, con Pedro y en obediencia a Pedro, y por ese motivo es necesario “proteger el espacio de discernimiento eclesial y la hermenéutica del Sínodo”, como “espacio de camino de los discípulos”.

El prefecto del Dicasterio para la Comunicación de la Santa Sede comunicó que el dicasterio se encargará de difundir tras cada congregación una breve síntesis de los debates, de modo de narrar lo que se dice, “con el máximo de fidelidad y de transparencia”. Cada tarde, de hecho, habrá una relación que será publicada por L’Osservatore Romano y los medios vaticanos.

Esta necesidad de evitar un sínodo “dentro” y otro “fuera” fue remarcado también por el Secretario de la Comisión para la información, el padre Giacomo Costa, por la evidente necesidad de narrar el proceso interior de escucha de los padres sinodales, teniendo presente sin embargo que se debe contemplar, entre otras cosas “la posibilidad de los cambios de idea y la confrontación”, informó VaticanNews.

Por su parte, monseñor Martínez de Aguirre, recordó que los primeros pasos hacia el Sínodo se dieron el 19 de enero de 2018 cuando realizaron un encuentro con los pueblos originarios y fue precisamente tras ese encuentro, marcado por la escucha atenta del Papa y la voluntad manifestada de hacerse eco de las realidades de los pueblos amazónicos, que ellos mismos pidieron a la Iglesia que “camine con ellos”.

La hermana Alba Teresa Cediel Castillo, habló de la historia de su Congregación dedicada al servicio de los pueblos indígenas, presente en seis de los nueve países donde tiene presencia el bioma amazónico.

“Estamos en seis países donde la situación de la mujer es muy triste, ya sea por las grandes distancias geográficas, como porque la mujer es quien debe asumir diversas problemáticas relativas a las migraciones, al narcotráfico, a la guerrilla”.

“Nuestra participación es poco a poco”, precisó, y señaló que la presencia de la mujer en la selva de la amazónica “es muy grande”: hay pocos sacerdotes, mientras que las religiosas tienen una presencia constante.

Monseñor Emmanuel Lafont, se refirió a la situación en la región de Guayana, que se encuentra en la zona Amazónica y cuenta con un alto porcentaje de nativos originarios y afroamericanos, ex esclavos de Surinam que viven en la selva. Personas, dijo “que se sienten abandonadas por el Estado, no se sienten libres en su propia tierra”.

Son muchas las expectativas que nutre también el obispo Lafont en este sínodo, en particular relacionadas con los derechos de los indígenas que “Francia no reconoce”.

Monseñor David Martínez Aguirre, en el momento de las preguntas de los periodistas, habló sobre cómo el sínodo puede ayudar a entender la realidad de los pueblos amazónicos: es "dándoles visibilidad, con los medios que tenemos, que podemos ser sus aliados" y “ayudarlos a mostrarse por lo que son”, afirmó.

En relación al tema de la ordenación de los Viri probati, la propuesta que contempla la posibilidad de la ordenación sacerdotal para personas ancianas, preferentemente indígenas, respetadas y aceptadas por su comunidad, aunque tengan ya una familia constituida y estable, con la finalidad de asegurar los sacramentos que acompañen y sostengan la vida cristiana, el prefecto Paolo Ruffini retomó las palabras del cardenal Hummes, señalando que el instrumento afronta este tema que nace del pedido, de la exigencia del pueblo amazónico de recibir el sacramento.

“Es un sínodo que ha apenas comenzado, es un proceso que no sabemos a dónde llevará, no escuchar sería equivocado”, afirmó.

“Si de algo se trata este sínodo –concluyó monseñor David Martínez Costa- es que como Iglesia asumamos nuestros retos y demos respuestas”. +

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets