El Papa inauguró un centro de acogida y visitó un hospital ambulatorio

Ciudad del Vaticano (AICA): En el marco de las celebraciones de la Tercera Edición del Día Mundial de los Pobres, que se celebrará el domingo 17 de noviembre, el Santo Padre visitó en la tarde de este viernes 15 de noviembre, el ambulatorio médico instalado en la Plaza de San Pedro y a pocos metros de ahí visitó un nuevo centro de acogida diurno y nocturno para las personas sin hogar, que será gestionado por la Limosnería Apostólica.
En el marco de las celebraciones de la Tercera Edición del Día Mundial de los Pobres, que se celebrará el domingo 17 de noviembre, el Santo Padre visitó en la tarde de este viernes 15 de noviembre, el ambulatorio médico instalado en la Plaza de San Pedro y a pocos metros de ahí visitó un nuevo centro de acogida diurno y nocturno para las personas sin hogar, que será gestionado por la Limosnería Apostólica.

Nada que envidiar a un hospital
Según dio a conocer la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el Santo Padre, acompañado por monseñor Rino Fisichella, presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, visitó de manera “sorpresiva” el Ambulatorio Médico instalado en la Plaza de San Pedro, con ocasión de la Jornada Mundial de los Pobres, promovida por ese dicasterio.

El pontífice se presentó de manera espontánea en el brazo izquierdo de la columnata de San Pedro, donde está instalado el ambulatorio médico, causando asombro y emoción entre las muchas personas que allí se encontraban.

“El papa Francisco fue recibido con un caluroso aplauso de parte de los pobres que llenaban el atrio y los diversos consultorios médicos. Todos los que pudieron se reunieron a su alrededor: todos querían saludarlo y abrazarlo. El Santo Padre habló a todos; intercambió unas sonrisas con cada uno de ellos y les dio unas palabras de apoyo”, indica el comunicado de la Oficina de Prensa.

“El pontífice -añade el texto- apreció esta estructura de verdadero servicio de emergencia y tuvo palabras de agradecimiento para todos los médicos y personal paramédico que están llevando a cabo un verdadero servicio de voluntariado pleno, algunos de los cuales, entre otras cosas, quisieron tomarse unos días libres para compartir esta experiencia única en beneficio de muchos desfavorecidos”.

El ambulatorio -precisa VaticanNews- ofrece servicios médicos que no tienen nada que envidiar a un verdadero hospital. Desde los análisis clínicos hasta la dermatología, desde la cardiología hasta la ginecología, desde la oftalmología hasta el ultrasonido, pasando por la podología y la reumatología, sin olvidar las enfermedades infecciosas y la diabetes, que a menudo son la causa de casos alarmantes.

Un equipo de jóvenes médicos recién graduados o especializados, bajo la dirección de sus respectivos profesores, atiende a los diversos pacientes que, han difundido la noticia de boca en boca, y llegan a cientos todos los días. Los que llegan al Centro Médico, después de haber sido recibidos por la Asociación de la Cruz Roja, se dirigen a la aceptación dirigido por la Asociación Nacional de Médicos Generales, desde donde son seleccionados y acompañados por varios especialistas, con la ayuda de las Enfermeras de la Cruz Roja.

Centro para hombres y mujeres sin hogar
A pocos metros de la columnata de la Plaza de San Pedro, el pontífice visitó también un nuevo centro de acogida diurno y nocturno para las personas sin hogar.

La estructura ocupa todo un edificio de cuatro plantas (casi 2.000 metros cuadrados) propiedad del Vaticano, en la zona extraterritorial. Allí se proporcionará comida caliente y refugio tanto a hombres como a mujeres.

Tras ser desocupado por una congregación religiosa femenina, que lo utilizó hasta hace unos meses, el papa Francisco quiso utilizarlo para esta obra de caridad a favor de las personas necesitadas. Por lo tanto, la Administración del Patrimonio de la Santa Sede (APSA) lo ha confiado como préstamo a la Limosnería Apostólica y será gestionado por la Comunidad de Sant' Egidio.

El portavoz vaticano, Matteo Bruni, indicó que el Papa fue recibido en la entrada por el limosnero apostólico, cardenal Konrad Krajewski, por monseñor. Nunzio Galantino, presidente de la APSA, y por los profesores Andrea Riccardi y Marco Impagliazzo, fundador y presidente de la Comunidad de Sant'Egidio.

Después de una breve visita a la planta baja del edificio, destinada al servicio diurno y que está decorada con algunos frescos de la época moderna, el Santo Padre se dirigió a la capilla del Centro ubicada en el primer piso, dedicada a San Jorge. Al contemplar el entorno, el pontífice comentó: "¡La belleza sana!"

Luego visitó la tercera planta donde están los dormitorios que alojarán a las personas y las habitaciones utilizadas como refectorio. Durante la visita, el Santo Padre se entretuvo charlando entre las mesas con algunas personas que residirán en el centro y con voluntarios. Entre ellos, algunos que vivían en la calle y ahora han encontrado trabajo y un hogar permanente y están comprometidos como voluntarios en la estructura. Durante la conversación con ellos, el Papa habló sobre la cultura del descarte y la necesidad de recuperar el sentido de la responsabilidad hacia los más pobres.

Concluida la visita, Francisco regresó a la Casa Santa Marta. +

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets