Misa en Gonnet por el sacerdote investigado por abusos que se suicidó

Gonnet (Buenos Aires) (AICA): El arzobispo de La Plata, monseñor Víctor Manuel Fernández, presidió hoy una misa en la parroquia Inmaculada Madre de Dios, de la localidad bonaerense de Gonnet, por el presbítero Eduardo Lorenzo, quien se suicidó en el marco de una investigación en su contra por presunto abuso sexual. El prelado explicó que se pidió el consuelo de los familiares del fallecido y que ¨Dios purifique al difunto de sus pecados¨.
El arzobispo de La Plata, monseñor Víctor Manuel Fernández, presidió hoy una misa en la parroquia Inmaculada Madre de Dios, de la localidad bonaerense de Gonnet, por el presbítero Eduardo Lorenzo, quien se suicidó en el marco de una investigación en su contra por presunto abuso sexual.

Antes de ingresar en el templo, el prelado respondió a la requisitoria de la prensa y afirmó que la posibilidad de que alguien haya sido abusado por un cura le causa “una gran angustia, uno sufre mucho” por esto, y enfatizó: “Es lo peor que le puede pasar a un obispo”.

“No es un homenaje, una despedida, ni nada en ese tono. Es una misa que se ofrece, como siempre, en estos casos para pedir el consuelo de sus familiares y que Dios purifique al difunto de sus pecados”, sostuvo ante la confusión que se generó en torno de esta Eucaristía.

“Rezo y he rezado (por las víctimas) de abusos, pero la misa de hoy es por un difunto”, agregó.

El arzobispo platense recordó que “en una época se prohibía rezar por alguien que se hubiera suicidado”, pero consideró: “Alguien que hace esto pasaba por un momento de mucha tensión interior, no sólo él, sino cualquier suicida, estoy pensando en todos los suicidas que hubo en el país”.

“Cuando alguien se suicida, lo hace en un estado de máxima tensión, por eso aquello de negarle una misa al suicida hoy ya no corre”, añadió.

En relación con la causa contra el sacerdote, monseñor Fernández explicó que entre diciembre y marzo él hizo una investigación complementaria sobre las acusaciones contra el padre Lorenzo, proceso que había sido cerrado por la Justicia y fue reabierto en marzo.

“A partir de allí empezamos a estar atentos a lo que pasaba e incluso solicitamos que pudiéramos tomar vista de las acusaciones, para conocerlas exactamente”, detalló.

“Desde ese momento las distintas acciones fueron prohibirle toda actividad con menores de edad, y el padre Lorenzo fue perdiendo todas las tareas que tenía en la Iglesia, y finalmente acordamos que pidiera licencia de la parroquia también y ya no tenía ningún cargo”, subrayó.

El prelado señaló que desde que se reabrió la investigación, el arzobispado de La Plata colaboró "plenamente con la Fiscalía enviándole mucha información", lo que fue expresamente agradecido por el Ministerio Público.

Al ser consultado sobre una misiva que las víctimas le habían remitido, monseñor Fernández respondió que no recibió ninguna y que sólo tenía noticias de una carta del “señor Frutos que se hizo pública y que todos conocen”.+

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets