Mons. Mestre: Tiempo de Adviento, tiempo de paciencia

Mons. Mestre: Tiempo de Adviento, tiempo de paciencia

Mar del Plata (Buenos Aires) (AICA): En su reflexión para el tercer domingo de Adviento, el 15 de diciembre, el obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre, reflexionó con sus habituales tres puntitos sobre el Evangelio de San Mateo “marcado por el gozo y la alegría”. Las palabras que utilizó para guiar la reflexión fueron “Mesías”, “contar” y “paciencia”.
En su reflexión para el tercer domingo de Adviento, el 15 de diciembre, el obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre, reflexionó con sus habituales tres puntitos sobre el Evangelio de San Mateo “marcado por el gozo y la alegría”.

Un único Mesías: Nuestro Señor Jesucristo
Juan el Bautista “el mensajero”, tuvo bien clara su identidad: “Preparar los caminos para la venida del Mesías”, comenzó explicando el prelado marplatense. “Este dato es muy interesante para confrontar la vida de Juan con la nuestra y la de nuestra historia: revisar y ver en qué medida tenemos esto bien en claro”. En este sentido, monseñor Mestre habló sobre la “tentación mesiánica”, es decir, “una suerte de soberbia más o menos encubierta que tiene como elemento más grave el no necesitar al único Mesías y Salvador que es Nuestro Señor Jesucristo”, describió.

Contar lo que hemos visto y oído
“Jesús responde a los enviados de Juan sin decir que Él es el Mesías sino invitándolos a que cuenten lo que están viendo”. En este punto, Jesús los llama a buscar los “signos visibles de la presencia del Reino de los Cielos en sus palabras y obras”. Monseñor Mestre dijo a la comunidad que, como cristianos, “estamos invitados a contar lo que hemos visto y oído por la fe en nuestro caminar como discípulos”. Esto es ser un “auténtico evangelizador”, especialmente en tiempo de adviento, “tiempo de misión”.

Paciencia porque la venida del Señor está próxima
En el último punto, el obispo de Mar del Plata recordó el significado de la palabra paciencia, de origen griego: “tener el alma grande”, “los humores bien armonizados”; es el “equilibrio del temperamento y las pasiones”, “es lo contrario al enojo, la bronca o la excesiva carga emocional negativa”. Asimismo, es sinónimo de “serenidad”. Por eso, el tiempo de Adviento también es “tiempo de paciencia”. +

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets