Mons. Han Lim Moon: La promesa de Jesús de acompañarnos siempre

Mons. Han Lim Moon: La promesa de Jesús de acompañarnos siempre

San Martín (Buenos Aires) (AICA): En su homilía para el sexto domingo de Pascua, el obispo auxiliar de San Martín, monseñor Han Lim Moon, dedicó su reflexión al Espíritu Santo y la promesa de Jesús de enviarnos al Paráclito, el que tiene por misión “acompañarnos siempre haciendo presente a Jesús muerto y resucitado y brindarnos, a través de su testimonio, la certeza interior de que Jesús está realmente vivo”
En su homilía para el sexto domingo de Pascua, el obispo auxiliar de San Martín, monseñor Han Lim Moon, dedicó su reflexión al Espíritu Santo y la promesa de Jesús de enviarnos al Paráclito.

Al comenzar invitó a recordar cuando Jesús prometió a los discípulos la venida del Espíritu Santo, quien “les enseñará todo y les recordará lo que les he dicho”. En este sentido, mencionó que el acto de recordar se realiza a través de los sentidos: “memoria auditiva, visual, de olfato, gusto o tacto”. Así, “hacemos presente a algunas personas, palabras, gestos o acontecimientos del pasado, inclusive, comprendiéndolos con mayor profundidad (…) Pero reconocemos indefectiblemente que el pasado es irreversible”.

En el Evangelio del domingo, Jesús trae dos buenas noticias: “La primera es implícita, cuando Él nos promete regalarnos el Espíritu Santo, significa hacernos nuevas creaturas. De esta manera, el Señor nos transformará para sellar la nueva alianza entre Dios y los hombres, que se dará en el día de Pentecostés”.

La segunda es explícita y es el regalo del Espíritu Santo, que tiene por misión: “Acompañarnos siempre haciendo presente a Jesús muerto y resucitado; brindarnos, a través de su testimonio, la certeza interior de que Jesús está realmente vivo; traernos la presencia de Jesús, de tal manera que todo lo que está en las Escrituras acerca de Él lo vivamos en forma real”.

Por otro lado, por el Espíritu Santo podremos “comprender progresiva y profundamente la verdad completa”; y, en última instancia, viene a “impulsarnos para que podamos poner en práctica la verdad revelada, que es el mandamiento del amor”.

Entonces, monseñor Han Liim Moon animó a pedir con fervor al Padre y al Hijo “que nos envíen el Espíritu Santo, Paráclito”, para que esté en nuestras casas, rezando una novena al Espíritu Santo: “Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles, enciende en ellos el fuego de tu amor…”.+

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets