Los santos son los que se mantuvieron firmes en la fe

Buenos Aires (AICA): “Los santos son los que jamás se fueron de las situaciones difíciles, son los que a pesar de la dureza y exigencia que en muchos casos supone vivir y encarnar el Evangelio se mantuvieron de pie, firmes en la fe”, expresó Mons. Santiago Olivera, en la misa por el 20 aniversario del fallecimiento de la sierva de Dios Martha Pereyra Iraola.
“Los santos son los que jamás se fueron de las situaciones difíciles, son los que a pesar de la dureza y exigencia que en muchos casos supone vivir y encarnar el Evangelio se mantuvieron de pie, firmes en la fe”, expresó monseñor Santiago Olivera, obispo castrense, en la misa por el 20 aniversario del fallecimiento de la sierva de Dios Martha Pereyra Iraola.

La celebración eucarística se llevó a cabo el domingo 26 de agosto a las 11, en la capilla de la comunidad de las Hermanas del Sagrado Corazón de Jesús, en el barrio porteño de Almagro. Con esta misa, que presidió monseñor Olivera en su carácter de delegado episcopal para las Causas de los Santos de la Argentina, se inició el año de oración por la pronta beatificación de la religiosa.

Concelebró con monseñor Olivera el obispo emérito de Quilmes, monseñor Luis Teodorico Stöckler, y asistieron además de las Hermanas del Sagrado Corazón de Jesús, familiares directos de la hermana Martha Pereyra Iraola, y fieles.

“En primer lugar -comenzó diciendo monseñor Olivera-, quiero compartir con ustedes la alegría de celebrar esta Eucaristía en la que pedimos la pronta canonización de la hermana Martha, y claro en el proceso primero pedimos la beatificación.

“En esta misa, que es acción de gracias por excelencia, damos gracias a Dios por su nacimiento, que nos relata la misma hermana Martha: “Nací en Buenos Aires el 26 de agosto de 1913”, (hoy se cumplen 105 años de aquel día). Es muy lindo el relato que ella hace de su infancia, que seguro conocerán, hay gozos y dolores relatados con mirada de fe. Sabemos de sus raíces, padre y madre, ejemplares. La Revista Jesuita dijo de su madre: ‘En ella todo fue cristiano, de pura sabia evangélica’. Allí, en esa escuela, la mejor, que es la familia, nació y vivió la hermana Martha que ayer se han cumplido los 20 años de su Pascua.

“Celebramos la vida y recordamos su muerte, celebramos su Pascua y renovamos la certeza de que fue para muchos ‘la ternura de Dios que nos visitó’.

Monseñor Olivera trajo a la memoria unas palabras que pronunció el entonces cardenal Bergoglio: “La hermana Martha es un rayo de luz que pasó por la vida de esta arquidiócesis predicando, con su solo vivir, la mansedumbre del mensaje evangélico”.

“Por eso -manifestó el obispo- hoy pedimos confiados y con insistencia por la pronta beatificación y canonización, porque los santos son faros y modelos que iluminan, y es de desear que, al mirar a ella, también cada uno de nosotros renovemos el deseo de que con solo vivir prediquemos el Evangelio”.

Monseñor Olivera finalizó su homilía con unas palabras del cardenal Bergoglio en el prólogo del libro “Martha Pereyra Iraola, la ternura de Dios entre nosotros”, de Fray Contardo Miglioranza: “Muchas veces hablé con ella y, después de esas conversaciones, salí renovado y con deseos de seguir más de cerca al Señor. A ella le debo mucho, pues su ejemplo me fortaleció para seguir adelante en el servicio del Señor”.+

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets