Misa por el Día del Migrante y Refugiado en el santuario de la Boca

El próximo martes 28 de agosto a las 18.30 en el santuario Nuestra Señora Madre de los Emigrantes (Necochea 312, barrio porteño de la Boca) se celebra la misa por el Día del Migrante y Refugiado.

La celebración eucarística será presidida por monseñor Hugo Salaberry SJ, obispo de Azul y presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral de Migrantes e Itinerantes, y transmitida por la TV Pública y Cablevisión Canal 21 digital el domingo 2 de septiembre.

El 2 de septiembre la Iglesia en la Argentina celebrará el Día del Migrante y del Refugiado, jornada en la que se invita a “formar una verdadera familia con quienes en el mundo de hoy, caminan entre la desesperación de un futuro imposible de construir, y el deseo de una vida mejor”.

“Acoger, proteger, promover e integrar a los emigrantes y refugiados” es el lema del mensaje que el papa Francisco[/url] propone para la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado 2018.

“Cada forastero que llama a nuestra puerta es una ocasión de encuentro con Jesucristo, que se identifica con el extranjero acogido o rechazado en cualquier época de la historia. A cada ser humano que se ve obligado a dejar su patria en busca de un futuro mejor, el Señor lo confía al amor maternal de la Iglesia”, destaca el pontífice.

En este sentido, el Papa reafirmó: “Nuestra respuesta común se podría articular en torno a cuatro verbos: acoger, proteger, promover e integrar’”.

Informes: (011) 4963-6889/4962-2663, mail@cemi.org.ar o en la página web: www.cemi.org.ar.

La Fundación Comisión Católica Argentina de Migraciones
La Argentina ha sido históricamente un país receptor de inmigrantes y refugiados. En la década de 1950, importantes flujos de personas venidas fundamentalmente del continente europeo, castigadas por la guerra, llegaron a este país. Como consecuencia el suelo argentino se pobló de ciudadanos de toda Europa en lo que resultó ser la última migración masiva desde ese continente.

Un movimiento migratorio tal debía tener un fuerte impacto sobre el país receptor. Atento a ello la Iglesia argentina fundó en 1951 la Comisión Católica Argentina de Inmigración (CCAI), cuya tarea fundamental era la de atender las necesidades espirituales y temporales de quienes llegaban a estas tierras, siguiendo el magisterio de la Iglesia.

Documentos papales de esos años son una demostración de la preocupación por la asistencia pastoral de los migrantes, entre ellos se destaca la Constitución Apostólica ‘Exul Familia’ de Pío XII en 1952 y la carta apostólica ‘Pastoralis Migratorum Cura’ de Pablo VI sobre la asistencia espiritual de los migrantes que, siguiendo las orientaciones trazadas por el Concilio Vaticano II, da estructura a la Pastoral Migratoria, y exhorta a las conferencias episcopales a brindar particular atención a los fieles migrantes que se encuentren dentro de sus territorios sentando tres principios fundamentales:

El respeto al patrimonio espiritual y cultural del migrante; la unidad basada en el respeto por la diversidad y la adaptación de los diversos grupos étnicos; y la colaboración de todo el pueblo de Dios.

Dentro de esta línea, la Iglesia en América expresa a su vez su vocación de trabajo preferencial por los más necesitados.

Si bien la dirección de los flujos migratorios cambió en algo más de una década, la tarea de la CCAI no dejó de ser necesaria, sino que por el contrario, la Comisión mantuvo su tarea de asistencia a los inmigrantes siguiendo el magisterio de la Iglesia: ya en la actualidad, en su mensaje en ocasión de la Jornada Mundial del Emigrante del año 2001, el papa Juan Pablo II recomendó la integración de los inmigrantes y su atención por la comunidad que los recibe, a la vez que recordó el sentido evangélico de la pastoral migratoria y del diálogo interreligioso.

Siguiendo estas enseñanzas, la Fundación Comisión Católica Argentina de Migraciones (FCCAM), continuadora de la Comisión Católica Argentina de Migraciones (CCAI), actualmente actúa en la asistencia, promoción e integración de los inmigrantes y refugiados.

Mediante su labor persigue “concientizar y sensibilizar a la Iglesia, a las instituciones y a la comunidad local sobre la necesidad de entender desde una posición ética, humanista cristiana y solidaria el problema de los que deben dejar su lugar de origen con todo lo que esto implica en lo que se refiere a la violación de los derechos humanos; por tener que dejar la patria, por la precarización del trabajo, por la discriminación y el aislamiento, por la disgregación de la familia y el futuro de los niños, por el tráfico infame de personas y por lo que afecta al bien común de las sociedades expulsoras y receptoras el tratamiento inadecuado del fenómeno.”

Cumpliendo su labor la Conferencia Episcopal Argentina realizó un “Pedido de amnistía para los indocumentados" en ocasión del Jubileo de 2000, dando continuidad a la Carta Abierta sobre la situación de los inmigrantes ilegales en el país publicada por la FCCAM y presentó ante el Ministerio del Interior de la Nación un pedido de consideración especial para la regularización migratoria de los inmigrantes familiares directos de argentinos.

Pero al tiempo que se involucra en el diseño de una política migratoria nacional, la Fccam sigue llevando adelante su tarea de asistir a los inmigrantes, refugiados y solicitantes de refugio, a quienes brinda dentro de las posibilidades de la Fundación, todos los servicios que contribuyan a la ubicación digna y adecuada del inmigrante y su familia en la Argentina, prestándoles asesoramiento sobre sus derechos y deberes, ayudándolos en su integración a la sociedad argentina y facilitándoles la obtención de la documentación requerida por los organismos competentes.

Para la realización de esta tarea la Fccam trabaja en el orden nacional, con el apoyo de las delegaciones diocesanas en todo el país, capellanías de colectividades, misioneros y agentes de pastoral migratoria.

A su vez, la Fundación está unida al Pontificio Consejo para las Migraciones, a la Comisión Católica Internacional de Migraciones, al Consejo Episcopal Latinoamericano y al Servicio Episcopal para la Movilidad Humana.

A este apoyo se suma el que se recibe de diversas instituciones de la Iglesia católica en la Argentina y el que le brindan otras religiones, colectividades, ONG e instituciones de bien público del gobierno nacional y de la ciudad de Buenos Aires.

Pero el trabajo de la Fccam no sería posible, al menos no como hoy se realiza, si la Fundación no tuviese el apoyo de diversas instituciones que acompañan su tarea, tales como la Universidad de Buenos Aires, donde se dictan cursos de español; el servicio de Etnopsiquiatría de la ciudad de Buenos Aires, el Centro de Salud Mental Ameghino para atención psiquiátrica o varios sindicatos que brindan capacitación laboral.

Paralelamente y reforzando su tarea central, la Fundación realiza diferentes actividades que apuntan a reforzar los valores y principios implicados en su trabajo, a la vez que sensibilizan a la sociedad en la materia.

En esta vía está la publicación Migración Noticias, que sirve como medio para difundir las actividades de la Fccam y donde se publican artículos y estudios vinculados con la temática de la migración, tanto nacional como internacional.

La Fundación organiza además encuentros, seminarios y cursos de capacitación para agentes de la pastoral, tarea para la que cuenta con el apoyo de diferentes organizaciones internacionales, entre ellas Acnur (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados), que ha reconocido la labor de la Fccam trabajando juntos en diferentes proyectos.

La Fundación Comisión Católica Argentina de Migraciones (Fccam) depende de la Comisión Episcopal de Pastoral de Migrantes e Itinerantes, es su brazo ejecutor de proyectos y demás. Tiene su sede sede en la calle Laprida 930, Buenos Aires (donde también tiene sede la Comisión Episcopal). Los interesados en saber más sobre la Fccam pueden conectarse llamando al teléfono (011) 4962-2663 o (011) 4963-6889; fax (011) 4962-8175; correo electrónico: mail@migracionesfccam.org.ar; www.migracionesfccam.org.ar.

Las autoridades de la Fccam son las de la Comisión Episcopal que actualmente son:

Presidente: monseñor Hugo Manuel Salaberry SJ, obispo de Azul.
Vicepresidente 1º: monseñor Luis Armando Collazuol, obispo de Concordia.
Vicepresidente 2º: monseñor Damián Santiago Bitar, obispo de Oberá.
Vocal: monseñor Marcelo Angiolo Melani SDB, obispo emérito de Neuquén.
Secretario General: padre Flavio Antonio Lauría CS.+

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets