“Tolerancia cero” con los abusos, piden los obispos paraguayos

Asunción (Paraguay) (AICA): La Conferencia Episcopal de Paraguay (CEP) expresó su “indignación y el dolor por cada caso de abuso” al interior de la Iglesia y por cada persona “lastimada y vulnerada en su dignidad”. En un mensaje del 27 de agosto dirigido a “todos los fieles católicos y a todos los ciudadanos del Paraguay”, los obispos señalaron que “nos duele y conmueve cada caso, y no queremos que estos hechos sigan ocurriendo en nuestra Iglesia y en nuestra sociedad; ni uno solo”.
La Conferencia Episcopal de Paraguay (CEP) expresó su “indignación y el dolor por cada caso de abuso” al interior de la Iglesia y por cada persona “lastimada y vulnerada en su dignidad”.

En un mensaje del 27 de agosto dirigido a “todos los fieles católicos y a todos los ciudadanos del Paraguay”, los obispos señalaron que “nos duele y conmueve cada caso, y no queremos que estos hechos sigan ocurriendo en nuestra Iglesia y en nuestra sociedad; ni uno solo”.

Los pastores paraguayos expresaron su vergüenza e indignación cuando estos crímenes y pecados son realizados por católicos y dentro de las instituciones de la Iglesia, en particular por aquellos que ejercen el ministerio ordenado en la Iglesia, por personas consagradas, o personas de confianza que colaboran o trabajan en instituciones de la Iglesia.

En medio de estos hechos dolorosos y vergonzosos, los obispos del Paraguay dan gracias a Dios por la conducción del papa Francisco, “que continuando la labor de los Papas anteriores, con mucha humildad y firmeza, ha manifestado tan claramente su postura en relación con los abusos en su última Carta al Pueblo de Dios, de fecha 20 de agosto de 2018”.

Con ese mismo espíritu, la CEP manifiesta su firme compromiso con la protección de los menores y de las personas vulnerables, como lo han manifestado con los Protocolos para la investigación de denuncias sobre abuso sexual de menores y de prevención de abusos sexuales contra menores.

Asimismo, afirman que “no toleraremos abusos ni faltas graves contra la moral, y que los casos comprobados serán sancionados conforme al derecho canónico, sin excluir la dimisión del estado clerical y la expulsión”.

En este sentido los prelados también señalan que, para una responsable y efectiva acción a favor de las víctimas, los casos deben ser debidamente documentados y procesados conforme a las normas eclesiásticas. Y además, estos delitos deben ser denunciados ante las autoridades nacionales y que no se debe impedir de ninguna forma la aplicación de las leyes nacionales. Por ello, las acciones y decisiones de la justicia nacional son totalmente independientes de la Iglesia, debiendo las instancias responsables del Poder Judicial, juzgar los delitos y aplicar las sentencias conforme a las leyes nacionales.

Finalmente el documento episcopal recuerda que están siempre dispuestos a “acoger, escuchar y ayudar a todos aquellos que presenten responsablemente una denuncia de abuso. Y manifiestan su cooperación en la búsqueda de justicia y en la medida de lo posible, en la reparación del daño moral y en el proceso de sanación”.

“Invitamos a todos los creyentes a unirse en oración por la sanación de esas terribles heridas en nuestra sociedad y nuestra Iglesia. Pedimos también oraciones por nosotros, para que seamos pastores con discernimiento y coraje”, concluyen los obispos. +

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets