“Comenzamos a ver gente con hambre por la pandemia”, lamentó el Papa

Buenos Aires (AICA): “Comenzamos a ver personas que tienen hambre, porque no pueden trabajar, no tenían un trabajo permanente y por muchas circunstancias. Oramos por las familias que comienzan a sentir la necesidad debido a la pandemia”, rezó el papa Francisco al inicio de la misa matutina celebrada en la capilla de la Casa Santa Marta, dedicada hoy a “los que comienzan a sentir las consecuencias económicas de la pandemia”.
“Comenzamos a ver personas que tienen hambre, porque no pueden trabajar, no tenían un trabajo permanente y por muchas circunstancias. Oramos por las familias que comienzan a sentir la necesidad debido a la pandemia”, rezó el papa Francisco al inicio de la misa matutina celebrada en la capilla de la Casa Santa Marta, dedicada hoy a “los que comienzan a sentir las consecuencias económicas de la pandemia”.

En su homilía, comentando el Evangelio del día, Francisco volvió a criticar el clericalismo y dijo que los sacerdotes y las monjas deben ayudar a los pobres y los enfermos, incluso en este período.

“'Y todos volvieron a su casa': después de la discusión y todo esto, todos volvieron a sus creencias. Hay una grieta en las personas: las personas que siguen a Jesús lo escuchan, él no se da cuenta del largo tiempo que pasa al escucharlo, porque la Palabra de Jesús entra en el corazón, y el grupo de doctores de la Ley que a priori rechaza a Jesús. porque no funciona según la ley, según ellos.

Son dos grupos de personas. Las personas que aman a Jesús lo siguen a él y al grupo de intelectuales de la Ley, los líderes de Israel, los líderes del pueblo. Esto está claro "cuando los guardias volvieron con los principales sacerdotes y dijeron:" ¿Por qué no lo trajeron aquí? ", Respondieron los guardias:" Nunca ha hablado un hombre así ". Pero los fariseos les respondieron: ¿Tú también has sido engañado? ¿Alguno de los líderes de los fariseos creía en él? Pero estas personas que no conocen la Ley están malditas ".

"Este grupo de médicos de la Ley, la élite, siente desprecio por Jesús. Pero también, siente desprecio por la gente, 'esas personas', que son ignorantes, que no saben nada. El santo pueblo fiel de Dios cree en Jesús, lo sigue, y este grupo de élites, los doctores de la Ley, se separa del pueblo y no recibe a Jesús. Pero ¿por qué, si estos fueran ilustres, inteligentes, hubieran estudiado? Pero tenían un gran defecto: habían perdido el recuerdo de su pertenencia a un pueblo".

"El pueblo de Dios sigue a Jesús no puede explicar por qué, pero lo sigue y llega al corazón, y no se cansa. Pensemos en el día de la multiplicación de los panes: han estado todo el día con Jesús, hasta el punto en que los apóstoles le dicen a Jesús: "Déjalos, para que se vayan a comprar comida". Los apóstoles también tomaron distancia, no tomaron en consideración, no despreciaron, pero no tomaron en consideración al pueblo de Dios: "Déjenlos ir a comer". La respuesta de Jesús: "Dales algo de comer". Los vuelve a poner en la gente".

“El pueblo de Dios - dijo entonces - tiene una gran gracia: el sentido del olfato. La sensación de saber dónde está el Espíritu. Él es un pecador, como nosotros: es un pecador. Pero tiene esa sensación de conocer los caminos de la salvación ".

El problema de las élites, de los clérigos de élite como estos, es que habían perdido la memoria de su pertenencia al Pueblo de Dios; se volvieron sofisticados, pasaron a otra clase social, se sintieron líderes. Es el clericalismo lo que ya existía. "¿Pero cómo es que - he oído en estos días -cómo es que estas monjas, estos sacerdotes que están sanos van a los pobres a alimentarlos, y pueden contagiar el coronavirus? ¡Pero dile a la Madre Superiora que no deja salir a las monjas, dile al obispo que no deja salir a los sacerdotes! ¡Son para los sacramentos! Pero aliméntalos, ¡deja que el gobierno provea!". De eso se habla hoy en día: del mismo argumento. "Son gente de segunda clase: somos la clase dirigente, no debemos ensuciarnos las manos con los pobres".

Muchas veces pienso: son buenas personas -sacerdotes, monjas- que no tienen el valor de ir a servir a los pobres. Falta algo. Lo que faltaba a estas personas, a los doctores de la ley. Perdieron su memoria, perdieron lo que Jesús sentía en sus corazones: que eran parte de su pueblo. Han perdido la memoria de lo que Dios le dijo a David: "Te tomé de la grey". Han perdido la memoria de ser parte de la grey.

Y estos, cada uno, cada uno regresó a casa. Una ruptura. Nicodemo, que vio algo -era un hombre inquieto, quizás no tan valiente, demasiado diplomático, pero inquieto- fue a Jesús entonces, pero fue fiel con lo que pudo; trató de mediar y toma de la Ley: "¿Nuestra Ley juzga a un hombre antes de que lo hayamos escuchado y sepamos lo que hace?". Le respondieron, pero no contestaron a la pregunta sobre la Ley: "¿Eres tú también de Galilea? Estudia. Ustedes son ignorantes y verán que de Galilea no hay profeta" Y así terminaron la historia.

Pensemos también hoy en tantos hombres y mujeres cualificados para el servicio de Dios que son buenos y van a servir al pueblo; tantos sacerdotes que no se separan del pueblo. Anteayer recibí una fotografía de un sacerdote, un párroco de montaña, de muchos pequeños pueblos, en un lugar donde nieva, y en la nieve llevaba la custodia a los pequeños pueblos para dar la bendición. No le importaba la nieve, no le importaba el ardor que el frío le hacía sentir en sus manos en contacto con el metal de la custodia: sólo le importaba llevar a Jesús a la gente.

Pensemos, cada uno de nosotros, de qué lado estamos, si estamos en el medio, un poco indecisos, si estamos con el sentimiento del pueblo de Dios, el pueblo fiel de Dios que no puede fallar: tienen esa infalibilitas en creer. Y pensamos en la élite que se separa del pueblo de Dios, en ese clericalismo. Y quizás el consejo que Pablo da a su discípulo, el joven obispo, Timoteo, nos sirva a todos: "Acuérdate de tu madre y de tu abuela". Acuérdate de tu madre y de tu abuela. Si Pablo aconsejó esto fue porque conocía bien el peligro al que conducía este sentido de élite en nuestro liderazgo.

Antes de concluir la Misa, el Papa exhortó a la Comunión espiritual en este difícil momento debido a la pandemia del coronavirus, y terminó la celebración con la adoración y la bendición Eucarística. 

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets