Mons. Aguer: “Los argentinos debemos aspirar a que la Nación tenga una verdadera Pascua”

Mons. Aguer: “Los argentinos debemos aspirar a que la Nación tenga una verdadera Pascua”




La Plata (Buenos Aires) (AICA): El arzobispo de La Plata monseñor Héctor Aguer, advirtió que “hay deficiencias crónicas que han impedido un desarrollo continuo e integral de nuestro país, que ha sido enriquecido por la mano providente de Dios. Peor todavía, esas deficiencias se hacen sentir sin demasiados embozos en lo que tanta gente dice hoy día y comenta, acerca del nivel de corrupción que reina en la vida pública, la decadencia del sistema educativo, el deterioro de la cultura popular, la marginación y la exclusión de multitudes, que los arbitrios de las políticas económicas y sociales no acaban de remediar”. “Todo esto, todos estos males, digamos así, que son signos de muerte en el fondo, tienen que ser superados, pueden ser superados. La parte mejor de la población, que es la mayoría de nuestra población, quiere superarlo”, subrayó al considerar que se debe “aspirar a que la sociedad argentina toda, a que la Nación tenga una verdadera Pascua”.

El arzobispo de La Plata monseñor Héctor Aguer, pidió no mirar “nuestra participación en la Semana Santa solamente como un beneficio personal que podemos adquirir” sino que se debe “aspirar a que la sociedad argentina toda, a que la Nación tenga una verdadera Pascua”.

En su reflexión pascual en el programa Claves para un Mundo Mejor, el prelado destacó “el sentido de novedad, el deseo de cambio hacia una novedad total, que debe implicar nuestra participación en la Pascua de Jesús”, pues “no sólo recordamos nosotros como un episodio histórico lo que vivió Jesús hace tantos años, sino que eso es un misterio en realidad, la liturgia de la Iglesia es una especie de gran sacramento”.


“Hay cosas de las cuales debemos salir, debemos superar, y eso análogamente nos está recordando que es un camino de pasión, de muerte y de resurrección. Yo he anotado algunas cosas para no irme por las ramas acerca de lo que pienso que la Argentina de hoy debiera dejar atrás. Quiero decir que hay deficiencias, hay defectos que nos han resultado ancestrales. Y otros más recientes que se han convertido finalmente en defectos crónicos. Pienso por ejemplo en la extensión del narcotráfico, con su amplísima red de complicidades, en la proliferación del delito, en los raptos, los arrebatos de violencia y últimamente en los intentos insensatos de hacer justicia por mano propia”, precisó.


“Hay una inclinación en el país, en la sociedad política también, en los distintos sectores, una inclinación que se ha convertido casi en una manía a la división, a la discordia de opiniones, a la discordia de ánimo y voluntades o si no se hacen arreglos superficiales e interesados que no remedian el mal. Así se alteran las relaciones personales y también las relaciones institucionales y eso no permite avanzar hacia la búsqueda del bien común, que tiene que ser el fin de la vida de una sociedad. Y que requiere un sincero amor a la verdad, la disposición al sacrificio y un sentimiento de aprecio por la unidad a la cual se debe aspirar”, subrayó.


El prelado insistió en afirmar que “hay deficiencias crónicas, como decía, que han impedido un desarrollo continuo e integral de nuestro país, que ha sido enriquecido por la mano providente de Dios. Peor todavía, esas deficiencias se hacen sentir sin demasiados embozos en lo que tanta gente dice hoy día y comenta, acerca del nivel de corrupción que reina en la vida pública, la decadencia del sistema educativo, el deterioro de la cultura popular, la marginación y la exclusión de multitudes, que los arbitrios de las políticas económicas y sociales no acaban de remediar. Todo esto, todos estos males, digamos así, que son signos de muerte en el fondo, tienen que ser superados, pueden ser superados. La parte mejor de la población, que es la mayoría de nuestra población, quiere superarlo”.


Por último, monseñor Aguer pidió que “no pensemos la renovación pascual solo en términos individuales, pensémoslo en términos de Nación. Pongamos cada uno lo propio, cada uno lo que tiene que hacer; no es el gesto de votar cada tanto y ojala votáramos bien, se trata de algo más, se trata de un interés especial que debe inspirar todos los actos de nuestra vida”.+

Texto completo



10:24
Etiquetas:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets