Mons. Buenanueva: Decirle sí a la vida, a la esperanza y a la cultura del encuentro

Mons. Buenanueva: Decirle sí a la vida, a la esperanza y a la cultura del encuentro




San Francisco (Córdoba) (AICA): En su primer mensaje pascual a la comunidad diocesana, el obispo de San Francisco, monseñor Sergio Buenanueva, invitó a vivir como “discípulos del Resucitado” y reclamó no sólo hacerlo en la misa sino en “esa misa prolongada que es nuestra vida de todos los días”. En este sentido, exhortó a decirles sí “a la vida, en todas sus formas, pero especialmente allí donde es más frágil, débil o desamparada”, “a la esperanza, porque el amor de Dios es más fuerte y es el verdadero poder que transforma el mundo”, a “todo lo que es humano” y también “a la cultura del encuentro, sabiendo que la unidad es siempre mayor que todo conflicto, y que los proyectos que más benefician a los pueblos son los que se construyen entre todos, con infinita paciencia, y pasión por el bien, la justicia y la solidaridad”.

En su primer mensaje pascual a la comunidad diocesana, el obispo de San Francisco, monseñor Sergio Buenanueva, invitó a la fe, a “confiarnos también nosotros a ese Dios amigo de la vida que resucita a los muertos” y pidió arrojar lejos “toda forma de tristeza, de complejo, de depresión, de indiferencia”, porque: “¡Jesús ha resucitado y vive en medio de nosotros!”

“La vida es una fiesta para celebrar con alegría. Para vivirla como la vivió Jesús: en la alegría por la cercanía y ternura de Dios; en el servicio a los más pobres y débiles; en el perdón y la mano tendida a todos los pecadores”, sugirió.


“Queridos hermanos y amigos: Cristo ha resucitado y no hay nada en nosotros que escape a su poder de Resucitado. Con Él resucitamos también nosotros a una vida nueva”, agregó.


El prelado alentó a vivir como “discípulos del Resucitado” y reclamó no sólo hacerlo en la misa sino en “esa misa prolongada que es nuestra vida de todos los días”.


“Digámosle sí a la vida, en todas sus formas, pero especialmente allí donde es más frágil, débil o desamparada: en los no nacidos, en los niños, en los enfermos, en los que están solos, en los ancianos, en los que están pasando un mal momento, en los que sufren por alguna adicción”, precisó.


“Digámosle sí a la esperanza, porque el amor de Dios es más fuerte y es el verdadero poder que transforma el mundo. Es la esperanza que ha de animar el camino de los jóvenes que pueden experimentar en Jesús resucitado que la vida tiene sentido, que vale la pena darlo todo, y que no hay fracaso que pueda detener el poder que se manifestó en la Pascua”, explicitó.


Y agregó: “Digámosle sí a todo lo que es humano: al amor, al gusto por la vida, a la belleza; a vivir honestamente no por temor a la ley sino porque así somos realmente felices; a luchar por una sociedad más justa; a salir del encierro y vivir en plenitud los vínculos que nos unen, incluso en medio de las dificultades, los encontronazos y las divergencias.


Monseñor Buenanueva exhortó también a decirle “sí a la cultura del encuentro, sabiendo que la unidad es siempre mayor que todo conflicto, y que los proyectos que más benefician a los pueblos son los que se construyen entre todos, con infinita paciencia, y pasión por el bien, la justicia y la solidaridad”.+


Texto completo del mensaje pascual



11:43
Etiquetas:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets