El Adviento, una oportunidad para profundizar y crecer en la vida cristiana



Santa Fe (AICA): El arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, monseñor José María Arancedo, dijo que el Adviento que se inicia este domingo es “un tiempo de gracia que debemos aprovechar para profundizar y crecer en nuestra vida cristiana. Ella tiene su centro en la persona de Jesucristo”. Recordó que el primer lugar de encuentro con Jesucristo es la Palabra de Dios y le siguen la participación en la sagrada liturgia, de modo especial en la Eucaristía, la oración personal y comunitaria, y la presencia en medio de “una comunidad viva en la fe y el amor fraterno”. “El encuentro con Jesucristo en los pobres es una dimensión constitutiva de nuestra fe. La opción por el pobre, decía el Santo Padre, es una página de la cristología. No se trata de una ideología sino de un lugar de encuentro querido por Jesucristo”, subrayó.

El arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, monseñor José María Arancedo, dijo que el Adviento que se inicia este domingo es “un tiempo de gracia que debemos aprovechar para profundizar y crecer en nuestra vida cristiana. Ella tiene su centro en la persona de Jesucristo. La actitud para iniciar este tiempo debe ser, por lo mismo, de apertura hacia un encuentro siempre nuevo con Jesucristo” y recordó que el papa emérito Benedicto XVI decía: “No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una persona, que da nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva”.

“Podríamos decir que ya lo conocemos, que ya nos hemos encontrado con Él. Esta actitud, sin embargo, nos puede encerrar en aparentes seguridades. El encuentro con Jesucristo siempre es nuevo, siempre es actual. El pasado nos ayuda como memoria de un camino. Quedarnos en el recuerdo de lo vivido nos puede alejar de una actitud de apertura a Cristo, que hoy se acerca a mí”, indicó en su alocución semanal.


El prelado recordó que el primer lugar de encuentro con Jesucristo es la Palabra de Dios y le siguen la participación en la sagrada liturgia, de modo especial en la Eucaristía, la oración personal y comunitaria, y la presencia en medio de una comunidad viva en la fe y el amor fraterno”.


“Deberíamos preguntar cómo es mi presencia en la comunidad donde participo de la eucaristía. ¡Cuánta necesidad hay en nuestras parroquias y capillas, de una participación más activa y comprometida de quienes concurren a ellas!”, reconoció.


Por último, monseñor Arancedo sostuvo que “el encuentro con Jesucristo en los pobres es una dimensión constitutiva de nuestra fe. La opción por el pobre, decía el Santo Padre, es una página de la cristología. No se trata de una ideología sino de un lugar de encuentro querido por Jesucristo. Tratemos de valorar en este tiempo de Adviento estos lugares donde el Señor nos espera. Sepamos disponer nuestro espíritu y de nuestro tiempo para este encuentro siempre nuevo con Jesucristo”.+

Texto completo



18:33
Etiquetas:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets