Francisco: Confiar en el proyecto de bondad y misericordia de Dios



Ciudad el Vaticano (AICA): No hay que dejarse engañar, ni paralizarse por el miedo, exhortó el papa Francisco, este domingo 17 de noviembre, ante una multitud congregada en la Plaza de San Pedro para el rezo del Ángelus. El Papa reflexionó a partir del Evangelio en el que Jesús responde a las preguntas de cuándo será el fin del mundo y cuáles serán los signos. Jesús cambia la atención a la cuestión de no dejarse engañar por los falsos salvadores, a no tener miedo y a vivir el tiempo de espera como tiempo de testimonio y perseverancia.

No hay que dejarse engañar, ni paralizarse por el miedo, exhortó el papa Francisco, este domingo 17 de noviembre, ante una multitud congregada en la Plaza de San Pedro para el rezo del Ángelus.

El Papa reflexionó a partir del Evangelio en el que Jesús responde a las preguntas de cuándo será el fin del mundo y cuáles serán los signos. Jesús cambia la atención a la cuestión de no dejarse engañar por los falsos salvadores, a no tener miedo y a vivir el tiempo de espera como tiempo de testimonio y perseverancia.


“Es una invitación al discernimiento –afirmó el Pontífice-. También hoy, en efecto, hay falsos “salvadores”, que tratan de sustituir a Jesús: líderes de este mundo, santones, personajes que quieren atraer a sí las mentes y los corazones, especialmente de los jóvenes. Jesús nos pone en guardia: ¡No los sigan! Y el Señor también nos ayuda a no tener miedo: frente a las guerras, a las revoluciones, pero también a las calamidades naturales, a las epidemias, Jesús nos libera del fatalismo y de las falsas visiones apocalípticas.”


El Sucesor de Pedro explicó que Jesús nos preanuncia que habrá pruebas dolorosas y persecuciones pero que a su vez nos recuerda que estamos totalmente en las manos de Dios. “Las adversidades que encontramos por nuestra fe y nuestra adhesión al Evangelio –dijo- son ocasiones de testimonio; no deben alejarnos del Señor, sino impulsarnos a abandonarnos aún más en Él, en la fuerza de su Espíritu y de su gracia.”


Finalmente el Santo Padre recordó que Jesús hace una promesa que es garantía de victoria: “Con su perseverancia salvarán sus almas”. ¡Cuánta esperanza en estas palabras! Son un llamado a la esperanza y a la paciencia –afirmó Francisco- porque “¡A pesar de los desórdenes y de los desastres que turban al mundo, el proyecto de bondad y de misericordia de Dios se cumplirá! Este mensaje de Jesús nos hace reflexionar sobre nuestro presente y nos da la fuerza para afrontarlo con coraje y esperanza, en compañía de la Virgen, que camina siempre con nosotros”.


Después de la oración del Ángelus, el Obispo de Roma recordó que hoy se celebra el ‘Día de las víctimas de accidentes en ruta’ y pidió “seguir en el empeño de la prevención, porque la prudencia y el respeto de las normas son la primera forma de protección de uno mismo y de los demás”.


Por último sugirió a los presentes en la Plaza de San Pedro que “un modo para concretar los frutos del Año de la Fe, que llega al final. Se trata de una ‘medicina espiritual’, llamada Misericordina. Es el contenido de una cajita, que algunos voluntarios distribuirán mientras dejan la plaza. Hay una corona del Rosario, con la cual se puede rezar también la “Coronilla de la Divina Misericordia”, ayuda espiritual para nuestra alma y para difundir en todas partes el amor, el perdón y la fraternidad”.+


Texto de la alocución del Papa



06:48
Etiquetas:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets