Preocupa a Signis el cierre y precarización de espacios de cultura y comunicación

Preocupa a Signis el cierre y precarización de espacios de cultura y comunicación

Buenos Aires (AICA): Signis Argentina, la Asociación Católica de Comunicación en el país, expresó en un comunicado su preocupación por el ¨avance de cierres y precarización de diversos espacios de cultura y comunicación en todo el territorio argentino¨ y advirtió sobre las consecuencias de la postergación en la sanción de la nueva ley de Comunicaciones Convergentes.
Signis Argentina, la Asociación Católica de Comunicación en el país, expresó su preocupación por el "avance de cierres y precarización de diversos espacios de cultura y comunicación en todo el territorio argentino" y reclamó una nueva ley de Comunicaciones Convergentes que “continúe potenciando los derechos adquiridos precedentemente y pueda potenciar una real democratización de las comunicaciones".

El comunicado titulado “La comunicación y la cultura VALEN” lleva las firmas de la presidenta de Signis Argentina, Isabel Gatti, y el vicepresidente Miguel Monforte.

Los comunicadores católicos expresaron su preocupación por los recientes despidos de trabajadores de la comunicación de los medios públicos, a pesar de que "desde hace varios años venían trabajando profesionalmente" mediante la modalidad de "contrato", sin que se regularice su situación como trabajadores de planta.

Expresó su "solidaridad con las personas que han perdido su trabajo, ya que son quienes más sufren en este momento" y cuestionó que para cubrir las vacantes resultantes por el cese laboral "en algunos casos se ha contratado a nuevas personas a menor costo. Con las consecuentes probabilidades de baja de la calidad de los productos generados".

Asimismo, alertó que "algunos medios privados están soportando presiones que no les permiten llevar a cabo sus tareas con las garantías necesarias para el desempeño de su trabajo".

Signis manifestó su inquietud por la demora en la redacción de la "nueva ley de Servicios Convergentes", a pesar de que en marzo de 2017 la Comisión encargada de la preparación del proyecto entregó una propuesta "que no satisfizo al ejecutivo, pero recién ahora luego de 10 meses se da a conocer y se sigue prorrogando por otros 180 días la redacción de la ley".

Alertó que mientras se aplazó la sanción de la ley "se han tomado gran cantidad de medidas sobre la temática que incrementarán la hegemonía de ciertos grupos mediáticos en la gestión del bien público", como la comunicación social.

"Necesitamos una nueva ley de Comunicaciones Convergentes que continúe potenciando los derechos adquiridos precedentemente y pueda potenciar una real democratización de las comunicaciones", subrayó.

Los comunicadores católicos solicitaron "a los tres poderes que gobiernan nuestro país para que podamos mantener y generar políticas públicas de comunicación y cultura a largo plazo, incluyendo a todos los sectores, si no en pocos años nos encontraremos nuevamente en esta situación. Vendrán otros colores políticos que tirarán por la borda lo realizado por el anterior sin evaluar los posibles aciertos. De esta forma se continuará profundizando la ‘grieta’, la distancia entre argentinos", agregó.

Por último, Signis Argentina abogó por un "diálogo en prácticas concretas que puedan establecer una real cultura del encuentro, como no se cansa de anunciar nuestro querido papa Francisco".

Texto del comunicado
Signis Argentina, la asociación católica para la comunicación, expresa su condena al avance de cierres y precarización de diversos espacios de cultura y comunicación en todo el territorio argentino.

Conversando con diversos referentes de nuestra organización constatamos que:

1) Personas que desde hace varios años venían trabajando profesionalmente en medios del Estado, por contrato, lo cual ya contravenía las propias leyes de nuestro país; en lugar de regularizar esta situación -pasándolos a planta funcional o formatos similares, no se les ha renovado el vínculo laboral. Como los puestos cesanteados eran necesarios para la producción, en algunos casos se ha contratado a nuevas personas a menor costo, con las consecuentes probabilidades de baja de la calidad de los productos generados. Expresamos nuestra solidaridad con las personas que han perdido su trabajo, ya que son quienes más sufren en este momento. También algunos medios privados están soportando presiones que no les permiten llevar a cabo sus tareas con las garantías necesarias para el desempeño de su trabajo.

2) Recientemente se conoció que la Comisión que estaba preparando la nueva ley de Servicios Convergentes entregó un documento en marzo que no satisfizo al ejecutivo, pero recién ahora luego de 10 meses se da a conocer y se sigue prorrogando por otros 180 días la redacción de la ley. Mientras tanto ya se han tomado gran cantidad de medidas sobre la temática que incrementarán la hegemonía de ciertos grupos mediáticos en la gestión del bien público: Comunicación Social. No hacemos una enumeración de las normas, porque son conocidas. Nuestro objetivo es denunciar que el camino emprendido recuerda la década de los '90 cuando se continuó con la ley de medios del proceso, y mediante un enjambre de normativas se favoreció a los grupos mayoritarios. Necesitamos una nueva ley de Comunicaciones Convergentes que continúe potenciando los derechos adquiridos precedentemente y pueda potenciar una real democratización de las comunicaciones.

3) Al considerar a la comunicación y la cultura como "bien común", por su innegable importancia en la constitución de nuestras identidades culturales, estamos planteando que detrás de las actuales medidas se han resignado importantes logros en la generación de contenidos comprometidos con los valores propios de nuestra identidad nacional y federal. Nos hubiera gustado que se evaluaran los errores y se mejorara lo que se debía.

4) Nuestro compromiso con la democracia nos hace ver que las decisiones sobre estos temas se toman en momentos en los que la ciudadanía se encuentra descansando, tras un año difícil para muchos argentinos. Esconder las decisiones no es el camino para fortalecer las instituciones en nuestro país. Continuamos solicitando a los tres poderes que gobiernan nuestro país que podamos mantener y generar políticas públicas de comunicación y cultura a largo plazo, incluyendo a todos los sectores, si no en pocos años nos encontraremos nuevamente en esta situación. Vendrán otros colores políticos que tirarán por la borda lo realizado por el anterior sin evaluar los posibles aciertos. De esta forma se continuará profundizando la "grieta", la distancia entre argentinos.

Como Signis Argentina, queremos seguir pidiendo diálogo en prácticas concretas que puedan establecer una real cultura del encuentro, como no se cansa de anunciar nuestro querido papa Francisco.+

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets