Jornada de espiritualidad de Cuaresma del clero de Mar del Plata

Mar del Plata (Buenos Aires) (AICA): El lunes 22 de febrero se realizó la jornada de retiro de Cuaresma, un encuentro del obispo de Mar del Plata, monseñor Antonio Marino, con el clero diocesano y religioso, a quienes les habló sobre la peregrinación, la tentación y la fidelidad.
Se realizó la jornada de espiritualidad de Cuaresma, un encuentro del obispo de Mar del Plata, monseñor Antonio Marino, con el clero diocesano y religioso, el 22 de febrero, en la casa de retiros San Francisco y Santa Clara, del bosque Peralta Ramos, de Mar del Plata.

El encuentro comenzó a las 9.30 con el rezo de tercia y luego, monseñor Marino, compartió una meditación de Cuaresma en la que “peregrinación, tentación y fidelidad” fueron los ejes temáticos.

En primer lugar, el obispo habló de la Cuaresma y la peregrinación por el desierto de la vida. “Los cristianos vivimos en la necesidad de una conversión continua al Señor, mientras dura nuestra peregrinación por este mundo. La vida de todo cristiano es esto: peregrinación”, afirmó.

“Somos peregrinos, siempre en camino… Caminamos entre alegrías y esperanzas, y también entre tristezas, tentaciones y angustias; con frecuencia ‘gimiendo y llorando en este valle de lágrimas’, como decimos en la Salve”, expresó.

Al hablar de las tentaciones sostuvo que “durante el transcurso del ministerio se puede ir entibiando la alegría de los primeros tiempos, como a Israel se le hizo duro mantener el júbilo del paso del Mar Rojo. El entusiasmo inicial se puede ir enfriando hasta correr el riesgo de apagarse cuando nos enfrentamos con el realismo de la vida cotidiana en la parroquia, o de la convivencia diocesana”.

Y continuó diciendo que “según las edades van cambiando las formas de tentación. Los primeros años, la edad intermedia, la edad madura, la ancianidad. Cada edad tiene su prueba y sus formas sutiles de tentación”.

Después, el obispo se explayó sobre la fidelidad de Dios y la del hombre. “En medio de las pruebas y
tentaciones, es cuando más debemos afianzarnos en la amistad con Jesucristo, a través de la oración, aunque esto en lo inmediato no nos llene a nivel sensible. Nos irá llenando y fortaleciendo poco a poco, en la medida de nuestra perseverancia”, aseguró.

Finalmente, refirió unas palabras al misterio de la Transfiguración y manifestó que “Si vivimos en la fe, nuestra vida se llena de luz”.

Para finalizar la jornada de Cuaresma, los sacerdotes, junto con el obispo, realizaron una adoración al Santísimo y culminó el encuentro alrededor de las 14.

Texto completo de la meditación.+

This entry passed through the Full-Text RSS service - if this is your content and you're reading it on someone else's site, please read the FAQ at fivefilters.org/content-only/faq.php#publishers.

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets