Mons. Arancedo: “La Palabra de Jesús debe convertirse en el centro de nuestras vidas”

Mons. Arancedo: “La Palabra de Jesús debe convertirse en el centro de nuestras vidas”

Santa Fe (AICA): “Nuestra primera actitud debe ser escuchar al Señor y no escucharnos, que nos puede llevar a encerrarnos en nuestros pequeños intereses. Si la Palabra de Jesucristo no se convierte en el centro de nuestras vidas, podemos hacer de ella una referencia cultural que utilizamos cuando lo creemos necesario. Ello sería hacer de Jesucristo un adjetivo más en nuestras vidas, entre tantos que tenemos, y no una presencia única y sustantiva”, afirmó el arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, monseñor José María Arancedo, en su reflexión semanal.
El arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, monseñor José María Arancedo, explicó que en el evangelio de la Transfiguración del Señor y destacó que “toda su vida tiene un significado salvífico y docente para nosotros. Él ha venido para comunicarnos la vida de Dios como principio de recreación del hombre herido por el pecado y, al mismo tiempo, orientar su vocación personal”.

“No es posible pensar la vida cristiana sin una referencia a Jesucristo. La salvación la recibimos como un don adquirido por él que se nos ofrece, pero que se convierte en una tarea. Ni el espiritualismo que nos hace pensar que todo depende de Dios, ni el voluntarismo que nos lleva a pensar que todo depende de nosotros y de nuestro esfuerzo. El don nos antecede, pero necesita de nosotros para hacerse vida cristiana”, subrayó.

“Ella se va realizando en un diálogo único y personal entre el don de Dios y nuestra libertad. Este Evangelio nos ayuda a reflexionar sobre la presencia de Jesucristo en nuestras vidas, como sobre nuestra vocación vista en su plena realización”, agregó.

El prelado señaló que el evangelio relata que “se escuchó una voz que decía: ‘Este es mi Hijo, el elegido, escúchenlo’. Esto nos habla de la identidad de Jesucristo como Hijo de Dios y de su misión. No se trata de un profeta más sino del acto mayor del amor de Dios que nos entrega a su Hijo único, para salvarnos”.

“Es bueno recordar y unir este texto con el de san Juan cuando afirma: “Sí, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el cree en él en no muera, sino que tenga Vida eterna" (Jn. 3, 16). Esta misión Jesucristo la cumple con su presencia y su palabra”, añadió.

“Estamos ante la gran riqueza que nos ha dejado el Señor y que la Iglesia la guarda y predica con gratitud y fidelidad. Por ello, nuestra primera actitud debe ser escucharlo y no escucharnos, que nos puede llevar a encerrarnos en nuestros pequeños intereses. Si la Palabra de Jesucristo no se convierte en el centro de nuestras vidas, podemos hacer de ella una referencia cultural que utilizamos cuando lo creemos necesario. Ello sería hacer de Jesucristo un adjetivo más en nuestras vidas, entre tantos que tenemos, y no una presencia única y sustantiva”, advirtió.

Monseñor Arancedo indicó que el evangelio de la Transfiguración “también habla de nuestra vocación vista desde el término al que estamos en camino, la vida eterna. Dios no nos ha creado para un destino que tenga su fin en este mundo, sino un fin trascendente”.

“No es posible pensar la vida cristiana sin referencia a esta dimensión última, que responde a nuestra condición de hijos de Dios creados con destino de eternidad. Si suprimimos esta realidad, constitutiva de la fe en Jesucristo, hacemos de nuestras vidas algo más de este mundo, y no alguien que tiene un nombre propio para Dios”, concluyó.+

This entry passed through the Full-Text RSS service - if this is your content and you're reading it on someone else's site, please read the FAQ at fivefilters.org/content-only/faq.php#publishers.

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets