Santa Sede en la ONU. El aborto no es la respuesta al zika

Santa Sede en la ONU. El aborto no es la respuesta al zika

Nueva York (Naciones Unidas) (AICA): El Observador Permanente de la Santa Sede en la Naciones Unidas, monseñor Bernardito Auza, participó ayer, 18 de febrero, en la sede de las Naciones Unidas de Nueva York, de la reunión convocada por el presidente del Consejo Económico y Social para examinar los avances en el virus Zika. Durante el encuentro Mons. Auza convocó a todos los gobiernos a trabajar juntos para detener la propagación del virus, ayudando a los infectados y más necesitados en lugar de causar pánico y promover el aborto. “Terminar la vida de un niño no es preventivo”, señaló.
El Observador Permanente de la Santa Sede en la Naciones Unidas, monseñor Bernardito Auza, participó ayer, 18 de febrero, en la sede de las Naciones Unidas de Nueva York, de la reunión convocada por el presidente del Consejo Económico y Social para examinar los avances en el virus zika.

Durante el encuentro monseñor Auza convocó a todos los gobiernos a trabajar juntos para detener la propagación del virus, ayudando a los infectados y más necesitados en lugar de causar pánico y promover el aborto. “Terminar la vida de un niño no es preventivo”, señaló.

Monseñor Auza recomendó ocuparse en primer lugar de los pobres y las personas más vulnerables: ancianos, niños, personas con discapacidad. Asimismo subrayó que el mayor riesgo es no tener acceso “a la prevención, la información y al tratamiento médico”.

“Entre los más vulnerables, indicó el Observador de la Santa Sede, están las mujeres embarazadas y los niños en su seno ya que “la supuesta relación entre zika y defectos de nacimiento representa una muy grave preocupación, que merece una acción concertada de la comunidad internacional”.

“Se necesita una investigación más exhaustiva para determinar una conexión entre el virus y la microcefalia y el síndrome de Guillain-Barré” aunque “se desprende de la investigación y la información actual que, afortunadamente, no todas las mujeres embarazadas que contraen el virus son propensas a dar a luz a niños enfermos”.

Asimismo, propone la Santa Sede, mientras los científicos confirman la hipótesis de que el virus se transmite por vía sexual, el camino acertado sería recomendar la abstinencia y vigilancia en lugar del pánico.

En este punto, con motivo del debate suscitado en estos días en torno a esta cuestión, el observador de la Santa Sede manifestó su profunda preocupación por el llamado de algunos funcionarios del gobierno, así como la Oficina de las Naciones Unidas del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, para la liberalización de las leyes de aborto y el acceso a los abortivos en toda la región. “Terminar la vida de un niño no es preventivo”, denunció.

“La promoción de una política tan radical –condenó el prelado- es la confirmación de un fracaso de la comunidad internacional para detener la propagación de la enfermedad y para desarrollar y entregar el tratamiento médico que necesitan las mujeres embarazadas y sus hijos, para prevenir la enfermedad, o mitigar sus efectos y llevar a término el embarazo”.

El prelado concluyó su intervención recordando “el deber de proteger la vida humana, sana o con discapacidad, con el mismo grado de compromiso sin dejar a nadie atrás”.+

This entry passed through the Full-Text RSS service - if this is your content and you're reading it on someone else's site, please read the FAQ at fivefilters.org/content-only/faq.php#publishers.

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets