Mons. Arancedo: “La fuente de la verdadera conversión es mirar y seguir a Jesús”

Mons. Arancedo: “La fuente de la verdadera conversión es mirar y seguir a Jesús”

Santa Fe (AICA): El arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, monseñor José María Arancedo, afirmó que “una de las virtudes básicas de un camino de conversión es la humildad, que nos lleva a conocernos y a vivir la verdad de lo que somos en el plan de Dios” y subrayó: “La fuente de la verdadera conversión es mirar y seguir a Jesús como Él se nos presenta en el Evangelio”. “¡Cuántas vocaciones laicales, sacerdotales y religiosas en la Iglesia, necesitan para descubrirse y manifestarse de un verdadero camino de conversión!”, exclamó y agregó: “Cuaresma es, también, un tiempo de preguntas y definiciones vocacionales”.
El arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, monseñor José María Arancedo, recordó que “una de las constantes de Jesús es el llamado a la conversión, que en el tiempo de Cuaresma adquiera un lugar central. La conversión nos habla del pasado, pero sobre todo del futuro. Supone una mirada sincera a nuestra vida y el deseo de un cambio. Para ello debemos partir de un ideal al que nos sentimos llamados porque reconocemos en él la verdad y sentido de nuestra vida”.

“No hay posibilidad de conversión si no nos sentimos atraídos por algo que vemos como un ideal que nos compromete, y frente al cual hemos tomado una decisión de cambio”, aseguró y agregó: “Lo primero en la conversión no es la renuncia sino el bien que hemos descubierto y que nos lleva a corregir u ordenar nuestra vida, o a cambiar de camino si es necesario. Si falta esto la conversión pierde la fuerza de un cambio que nos lleve a un sólido crecimiento humano y espiritual”.

El prelado sostuvo que “para un cristiano no cabe duda que el ideal es Jesucristo y el proyecto de vida que él nos presenta” y destacó que la experiencia de fe frente a Jesús es “fundamental para una auténtica conversión, que nos lleve a un progresivo crecimiento en el seguimiento de su Persona y en el proyecto del Reino de Dios que nos presenta en el Evangelio”.

El arzobispo afirmó que “cuando en el evangelio de este domingo Jesús nos exhorta a la conversión nos habla de una de las posibles dificultades, me refiero a esa tentación de compararnos con los demás, donde casi siempre nos creemos mejores o justificamos nuestras limitaciones”.

Monseñor Arancedo subrayó que “una de las virtudes básicas de un camino de conversión es la humildad, que nos lleva a conocernos y a vivir la verdad de lo que somos en el plan de Dios. La fuente de la verdadera conversión es mirar y seguir a Jesús como Él se nos presenta en el Evangelio”.

“¡Cuántas vocaciones laicales, sacerdotales y religiosas en la Iglesia, necesitan para descubrirse y manifestarse de un verdadero camino de conversión! Cuaresma es, también, un tiempo de preguntas y definiciones vocacionales”, concluyó.+

This entry passed through the Full-Text RSS service - if this is your content and you're reading it on someone else's site, please read the FAQ at fivefilters.org/content-only/faq.php#publishers.

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets