Cumbre anti abusos: La Hna Openibo hizo un llamado a la transparencia

Ciudad del Vaticano (AICA): En el primer bloque de este sábado 23 de febrero en el encuentro “La protección de los menores en la Iglesia”, la hermana Verónica Openibo, superiora general de la Compañía del Santo Niño Jesús llevó adelante su disertación sobre el tema “Estar disponible: enviado al mundo”. En ese contexto, manifestó: “La Iglesia debe hacer todo lo posible para proteger a sus miembros jóvenes y vulnerables; concentrarse en la misión de la Iglesia de servir con integridad y justicia”.
“La Iglesia debe hacer todo lo posible para proteger a sus miembros jóvenes y vulnerables. Es necesario concentrarse no sobre el miedo o la vergüenza, sino, sobre todo, sobre la misión de la Iglesia de servir con integridad y justicia”, expresó esta mañana en el aula sinodal la hermana Verónica Openibo, Superiora General de la Compañía del Santo Niño Jesús, en el primer bloque de este sábado 23 de febrero en el encuentro “La protección de los menores en la Iglesia”.

La religiosa partió de una idea base: “La autocomprensión de la misión de la Iglesia debe ser una manifestación del Cristo que sabemos que es humano y divino. La entera misión de Cristo consistió en revelar quién es Dios y quién podemos llegar a ser nosotros. Ello implica una aceptación total de todo lo que es humano y de todo lo que hace el poder de la gracia de Dios para transformarnos en testimonios del divino. Nuestra visión del mundo, si es cristiana, se debe basar en el respeto y la dignidad de todo ser humano”.

Luego mencionó que este tema es “un problema que nos concierne a todos” y que el momento presente es de “crisis y vergüenza”. En este sentido expresó: “Hemos ofuscado gravemente la gracia de la misión de Cristo. ¿Es posible para nosotros pasar del miedo, del escándalo a la verdad?”, y se preguntó por el futuro: “¿Qué políticas, programas y procedimientos nos conducirán a un punto de partida nuevo, revitalizado, caracterizado por una transparencia que ilumine al mundo con la esperanza de Dios en nosotros para edificar el Reino de Dios?”.

De este modo invitó a los presentes a reconocer que “son la mediocridad, hipocresía y condescendencia las que nos han conducido a este lugar vergonzoso y escandaloso en el que nos encontramos como Iglesia. Nos detenemos para rezar: Señor, ten misericordia de nosotros”, reflexionó.

Continuó diciendo que la problemática abarca a todas las naciones y que es necesario reflexionar y revisar “procedimientos, maneras de ejercer la autoridad, rapidez de respuesta, aspectos culturales, e incluso el hecho de no dar la debida importancia a las situaciones”.

“No escondamos más semejantes hechos por miedo a equivocarse”. “Debe existir una gestión mejor de los casos a través de conversaciones cara a cara, transparentes y valientes tanto con las víctimas como con los culpables, como también con los grupos de investigación”, sostuvo la superiora general de la Compañía del Santo Niño Jesús.

Y volvió a preguntar al auditorio: “¿Cómo podemos ayudar a crear el ambiente para la oración y el discernimiento para que la gracia de Dios nos ilumine sobre la justicia, de tal manera que pueda existir transformación y curación tanto para las víctimas como para los culpables?”.

La hermana Openibo resaltó que son importantes las iniciativas tanto de la Iglesia como las que provengan de fuera para ayudar a las víctimas: “Este material respetuoso de la dignidad de la persona humana, y que evidencie comportamientos inaceptables, podrían ser utilizados en parroquias y escuelas, hospitales y otros lugares en los que se desempeña el ministerio pastoral”.

Asimismo, sugirió una serie de estrategias para el futuro, “pues el problema está ligado a la educación, al rol que juegan los medios de comunicación y a la formación de sacerdotes, religiosos y religiosas”. Por eso, recomendó “católicos, junto con otras personas con principios símiles, en puestos influyentes, por ejemplo en la industria cinematográfica, en la televisión y en la publicidad. Se les podría animar a reunirse y a reflexionar sobre su papel para promover una mejor visión de la persona humana”. Y sugirió “utilizar mejor los medios de comunicación social para educar a las personas en todo el ámbito de la sexualidad y de las relaciones humanas”.

Openibo planteó crear comisiones diocesanas con personas de probada integridad, que compartan la experiencia sobre los procedimientos y los protocolos, las implicaciones legales y financieras de las denuncias y los necesarios canales de responsabilidad e imputabilidad.

También sugirió sobre los nombramientos episcopales: “Debemos pedir a los laicos responsables y sensibles y a las religiosas, realizar una valoración verdadera y honesta de los candidatos al nombramiento episcopal”.

Al concluir, la superiora general de la Compañía del Santo Niño Jesús, agradeció al papa Francisco por el espacio proporcionado en estos días en el encuentro: “Gracias por haber ofrecido a todos nosotros esta oportunidad de controlar y verificar dónde hemos actuado en modo extraño, con ignorancia, en secreto y complacencia… Espero y rezo para que al final de esta conferencia elijamos deliberadamente romper con cualquier cultura del silencio de los secretos entre nosotros, para hacer entrar más la luz en nuestra Iglesia”.+

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets