La Madre Serapia Sierra, ciudadana distinguida de la ciudad de Salto

Salto (Buenos Aires) (AICA): “Una luz serena pero fuerte que no nos encandila pero que ilumina claramente la vida de los santos, la vida de las personas que nos han precedido en el tiempo pero que han compartido nuestra condición temporal sin dejarse aprisionar por eso sino dándole verdaderamente la dimensión que tiene el cristiano que cree, que sabe, que está iluminado y fortalecido espiritualmente, para poder hacer crecer esa presencia de Dios en nuestra vida”, destacó el obispo de San Nicolás de los Arroyos, monseñor Héctor Cardelli, al presidir una misa en honor de la Madre Serapia Sierra, fundadora de la congregación de las Hijas de Nuestra Señora de Luján en la segunda mitad del siglo XIX e hija nativa de Salto, que fue declarada ciudadana distinguida de esa ciudad bonaerense.
La Madre Serapia Sierra, fundadora de la congregación de las Hijas de Nuestra Señora de Luján en la segunda mitad del siglo XIX e hija nativa de Salto, fue declarada ciudadana distinguida de esa ciudad bonaerense por el intendente local, Ricardo José Alessandro.

En este marco, el obispo de San Nicolás de los Arroyos, monseñor Héctor Cardelli, presidió la misa en recuerdo de la religiosa que concelebraron el obispo auxiliar de La Plata, monseñor Alberto Bochatey OSA, y sacerdotes de la zona.

El prelado dio gracias por “la hermana Serapia, María del Luján, a quien recordamos hoy y a partir de este testimonio queremos edificarnos realmente de su paso por este tiempo pero vislumbrando claramente el lugar que nos deja de que el amor es más fuerte que la muerte”.

“Transciende el tiempo y el espacio. No lo podemos encasillar. Sería lo mismo que guardar una semilla herméticamente cerrada como hacían los egipcios. En Egipto metían trigo dentro de las pirámides y no germinaban”, recordó en la homilía.

Monseñor Cardelli lamentó que “a veces al amor lo dejamos encerrado para que tampoco germine y no se puede expandir, no puede contagiar, no puede recrear la vida”.

“En esta misa en que pedimos por la vida religiosa, por las vocaciones, el Señor hace este llamado para que el mundo crea. ¿Qué tienen éstos que yo no pueda hacer?, decía Agustín cuando miraba a los cristianos de su tiempo. Lo que éstos viven y pueden hacer ¿por qué no puedo vivirlo yo? O como decían los paganos, cuando se expandía el cristianismo en el mundo: ¡miren cómo se aman, qué distintos son los que se aman”, destacó.

“Esto es realmente lo que tenemos que ser, y lo que le tenemos que pedir al Señor, que nos regale esta gracia, esta alegría, esta fortaleza y esta dimensión de mirada. Esta trascendencia de que hoy, aquí y ahora ya estamos viviendo el gozo de la eternidad amándonos los unos a los otros”, concluyó.

La Congregación de las Hijas de Nuestra Señora de Luján, de derecho diocesano, fue fundada el 24 de noviembre de 1893 en Moreno, provincia de Buenos Aires, por la hermana Serapia Sierra.

Su finalidad y carisma es la educación cristiana de la niñez y juventud de cualquier clase y condición, finalidad que cumple a través de variadas obras, como colegios, catequesis, hogares, asistencia a los pobres, ancianos, hospitales y discapacitados.

Actualmente cuenta con 11 casas o comunidades, casi todos son colegios. Uno en Buenos Aires y los demás en la provincia de Buenos Aires: La Plata, Marcos Paz, Merlo, Miramar, Moreno, Tres Arroyos, Villa Elisa y Villa Madero.+
Texto completo


Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets