Abogados católicos preocupados por las detenciones ilegales

Buenos Aires (AICA): La Corporación de Abogados Católicos consideró que “el tema de las detenciones ilegales es objeto de particular atención”, por lo que exhortó a los poderes públicos que trabajan con la Justicia a “comprometerse activamente en la remediación de esta lamentable situación que degrada nuestro Estado de Derecho” y convocó a los profesionales católicos del país a “trabajar para que nuestras autoridades apliquen la normativa vigente respecto de este grupo de encarcelados”.
En una exhortación a los poderes públicos que trabajan con la Justicia, la Corporación de Abogados Católicos consideró que “el tema de las detenciones ilegales es objeto de particular atención”, y citó la bula de convocatoria al Año de la Misericordia, en la que invita a “soltar las cadenas injustas, desatar los lazos del yugo, dejar en libertad a los oprimidos y romper todos los yugos”.

“Ya iniciado el Jubileo instituido por la bula Misericordiae vultus -dicen los letrados católicos en su escrito- observamos con preocupación que en la República Argentina existen detenidos en cárceles comunes alcanzados por lo normado en la ley 26.472, la cual prevé casos de prisión domiciliaria para los enfermos graves, los mayores de 70 años cumplidos y muchos aquejados seriamente por enfermedades o afecciones que requieren cuidados especiales que no reciben, ello a pesar de una clara normativa que sin embargo no se respeta y transforma en ilegal este tipo de detenciones”.

En este sentido, la entidad instó a todos los funcionarios públicos que en el ámbito de la República Argentina tienen alguna responsabilidad en esta situación (jueces, fiscales, defensores, autoridades penitenciarias, funcionarios ministeriales y demás integrantes de los poderes del Estado) a “comprometerse activamente en la remediación de esta lamentable situación que degrada nuestro Estado de Derecho, de modo tal que estos detenidos puedan celebrar la llegada de la Nochebuena y de la Navidad del Año Santo de la Misericordia en sus respectivos domicilios, tal como la ley lo dispone”.

La Corporación convocó también a todos los abogados católicos del país a “trabajar para que nuestras autoridades apliquen la normativa vigente respecto de los encarcelados a que aquí se hace referencia y lograr que se les permita celebrar la próxima Navidad con sus familias”.

“Ello constituirá un modo cierto y concreto de responder la invitación de Santo Padre Francisco e iniciar el camino de la renovación y del perdón que nos conducen a abrir nuestro corazón al prójimo necesitado”, aseguró.

La nota lleva la firma del presidente de la entidad, Enrique A. Ramos Mejía, y del secretario, Agustín M. Casares.

Texto de la exhortación
El pasado 8 de diciembre el papa Francisco dio inicio al Año Santo dedicado a la Misericordia, singular virtud del espíritu que nos lleva a compadecernos del prójimo (miseris cor ia: brindar el corazón al necesitado).

Nos señala Su Santidad Francisco que celebrar el Jubileo de la Misericordia “equivale a poner de nuevo al centro de nuestra vida personal y de nuestras comunidades lo específico de la fe cristiana, es decir, Jesucristo, Dios misericordioso”. Agrega el papa que este Año Santo es una invitación “para experimentar en nuestra vida el toque dulce y suave del perdón de Dios, su presencia al lado de nosotros y su cercanía, sobre todo en los momentos de mayor necesidad.” Aún los no creyentes coinciden en la certeza de que “la misericordia puede contribuir realmente a la edificación de un mundo más humano, especialmente en nuestro tiempo en el que el perdón es un invitado raro en los ambientes de la vida humana”.

Si como católicos estamos llamados a convocar a todos los buscadores del bien común a reflexionar sobre la importancia que tiene para la comunidad humana en general un tiempo para dirigir la mirada a Dios, reconciliarnos con los hermanos con un corazón compasivo y enfocar nuestra asistencia a los necesitados, como abogados tenemos además el compromiso ineludible de conciliar la Misericordia con las necesidades concretas de nuestro prójimo vinculadas con la sed de Justicia, objetivo ineludible en una sociedad que busca renovarse y ser mejor.

Ya iniciado el Jubileo instituido por la bula “Misericordiae Vultus” observamos con preocupación que en la República Argentina existen detenidos en cárceles comunes alcanzados por lo normado en la ley 26.472, la cual prevé casos de prisión domiciliaria para los enfermos graves, los mayores de 70 años cumplidos y muchos aquejados seriamente por enfermedades o afecciones que requieren cuidados especiales que no reciben, ello a pesar de una clara normativa que sin embargo no se respeta y que transforma en ilegal este tipo de detenciones.

Prestamos particular atención a esta situación pues en su mensaje Su Santidad el Papa nos impulsa para que “a todos, creyentes y lejanos, pueda llegar el bálsamo de la misericordia como signo del Reino de Dios que está ya presente en medio de nosotros” (Ap. 5 de la bula) y nos recuerda signos concretos de la misericordia divina: “El Señor libera a los cautivos, abre los ojos de los ciegos y levanta al caído” (Ap. 6). Prosigue el Papa diciendo que “La Iglesia tiene la misión de anunciar la misericordia de Dios, corazón palpitante del Evangelio, que por su medio debe alcanzar la mente y el corazón de toda persona.”(Ap. 12).

Finalmente el tema de las detenciones ilegales es objeto de particular atención y al respecto el mensaje papal recuerda al Profeta Isaías cuando invita a “…soltar las cadenas injustas, desatar los lazos del yugo, dejar en libertad a los oprimidos y romper todos los yugos;…” (Ap. 17). Como entidad de abogados católicos estamos pues comprometidos a actuar en tanto “…cualquiera debería poder encontrar un oasis de misericordia” (Ap. 12 in fine).

En el marco de la cercana Nochebuena y Navidad 2015, la magna celebración del Año Santo de la Misericordia y en cumplimiento de su misión, la Corporación de Abogados Católicos exhorta a todos aquellos funcionarios públicos que en el ámbito de la República Argentina tienen alguna responsabilidad en esta situación (jueces, fiscales, defensores, autoridades penitenciarias, funcionarios ministeriales y demás integrantes de los poderes del Estado) a comprometerse activamente en la remediación de esta lamentable situación que degrada nuestro estado de derecho, de modo tal que estos detenidos puedan celebrar la llegada de la Nochebuena y de la Navidad del Año Santo de la Misericordia en sus respectivos domicilios, tal como la ley lo dispone.
También se convoca a todos los abogados católicos de la República Argentina a trabajar para que nuestras autoridades apliquen la normativa vigente respecto de los encarcelados a que aquí se hace referencia y lograr que se les permita celebrar la próxima Navidad con sus familias.

Ello constituirá un modo cierto y concreto de responder la invitación de S.S. Francisco e iniciar el camino de la renovación y del perdón que nos conducen a abrir nuestro corazón al prójimo necesitado.+

This entry passed through the Full-Text RSS service - if this is your content and you're reading it on someone else's site, please read the FAQ at fivefilters.org/content-only/faq.php#publishers.

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets