“Ante el pesebre descubrimos que la humildad es generadora de esperanza”

Posadas (Misiones) (AICA): “El pesebre nos ayuda a convertirnos. Nos permite comprender aquello que necesitamos para ser amigos de Dios. Ante el pesebre descubrimos que para ingresar al camino que nos conduce a Dios debemos hacernos pequeños, y que la humildad es generadora de esperanza, en una sociedad excesivamente cargada de soberbia. Orando ante el pesebre comprendemos más profundamente la bienaventuranza: ‘Felices los que tienen alma de pobres, porque a ellos les pertenece el Reino de los cielos’”, aseguró el obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez.
El obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, aseguró que la Nochebuena y la Navidad son “una oportunidad que tenemos como cristianos y como discípulos de volver a tenerlo a Jesucristo, el Señor, su Persona, como Aquel a quien queremos seguir”.

El prelado reconoció que “es cierto que muchos celebran la Navidad y se olvidan del nacimiento de Jesús vaciándola en su contenido central”, pero destacó que “aún así debemos señalar que nuestra gente tiene una gran religiosidad, y la mayoría somos cristianos”.

“La Navidad es un tiempo oportuno para colocar a Jesucristo, el Señor, en el centro de nuestras vidas y madurar la fe. En las capillas se multiplican los pesebres y las misas navideñas. La fe necesita ser compartida, y requiere nuestro compromiso y búsqueda de comunión con otros hermanos que están en el mismo camino”, sostuvo.

“El pesebre nos ayuda a convertirnos. Nos permite comprender aquello que necesitamos para ser amigos de Dios. Ante el pesebre descubrimos que para ingresar al camino que nos conduce a Dios debemos hacernos pequeños, y que la humildad es generadora de esperanza, en una sociedad excesivamente cargada de soberbia. Orando ante el pesebre comprendemos más profundamente la bienaventuranza: ‘Felices los que tienen alma de pobres, porque a ellos les pertenece el Reino de los cielos’”, aseguró.

Monseñor Martínez precisó que “una de las dificultades para recuperar la centralidad de Jesucristo, es el creciente subjetivismo e individualismo de la fe. Cuando nos pasa esto es porque fuimos acomodando la fe a nuestro parecer, afectos y criterios. Es una tendencia muy fuerte el adecuar la Palabra de Dios a lo que nos parece, porque su propuesta es exigente, pero siempre es el camino que nos lleva a la verdadera felicidad”.

“Al finalizar esta reflexión próxima a la Navidad, no quiero dejar de tener especialmente presente a aquellos que padecen alguna forma de sufrimiento, a los que están presos, a los que padecen alguna enfermedad, o en la Nochebuena estarán en alguna sala de un hospital, a los que están solos, a los que tienen poco para comer. El Señor los considera sus privilegiados y a ellos especialmente los invita a su mesa. Nosotros como cristianos también los queremos tener presentes en nuestro corazón y oración”, concluyó.+

This entry passed through the Full-Text RSS service - if this is your content and you're reading it on someone else's site, please read the FAQ at fivefilters.org/content-only/faq.php#publishers.

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets