Los goyanos rezaron en la costa del río para que cesen las inundaciones

Goya (Corrientes) (AICA): El obispo de la diócesis de Goya, monseñor Adolfo Ramón Canecin, encabezó una procesión que rezó para que baje el nivel del río Paraná y cesen las inundaciones. Acompañado de sacerdotes y una masiva participación de feligreses, el obispo celebró una misa en la costa del río.
Los fieles de la diócesis de Goya realizaron una procesión en la que rezaron pidiendo que baje el nivel del río Paraná y cesen las inundaciones. El gesto público de fe se inició en la catedral y continuó por las calles de la ciudad hasta la costanera local con la imagen de la Virgen del Rosario, donde el obispo de Goya, moseñor Adolfo Canecin, presidió la celebración eucarística.

En su homilía, monseñor Canecín se refirió a la segunda lectura del oficio dominical donde se lee: “Miren como nos amó el Padre. Es por ello que también tenemos que quedarnos admirados y asombrados del amor de Dios Padre para cada uno de nosotros”. El obispo invitó a cada uno a expresar ante el Pesebre de Belén: “me amó y nació por mí”.

“Cuánto crece la valorización de uno mismo, nuestra autoestima, cuando nos damos cuenta de que somos amados por Dios de una manera total y la Navidad es una expresión de amor para cada uno de nosotros”, reflexionó el obispo.

Monseñor Canecin también recomendó que “pensemos en nuestros hermanos y acordémonos de que Dios los amó y nació por cada ser humano”.

Luego, pidió que “apliquemos esto a nuestros hermanos afectados por las inundaciones” al tiempo que reflexionó que “a ellos les va a ser muy difícil aceptar esta verdad porque en estas situaciones algunos, a veces, hasta quieren dudar del amor de Dios”. Por eso, el obispo dijo: "Acerquémonos a nuestros hermanos que están en esta situación difícil y seamos un signo del amor de Dios".

“Qué lindo es expresarnos en este Año Santo de la Misericordia con las obras de misericordia corporales y espirituales, especialmente con las personas inundadas: Recordar siempre las palabras de Jesús: “Estuve inundado y me ayudaste”, dijo el obispo. Porque es “una verdad no teórica sino existencial que tiene que conmovernos hasta las lágrimas”, expresó.

Por último, alentó a “descubrir que somos imagen y semejanza de Dios, por eso, somos familia y somos familieros y eso nos brota de nuestra naturaleza humana” y pidió estar “unidos en oración” para que por medio de la Virgen “Dios tenga misericordia de nosotros”.

Como ofrenda, los goyanos llevaron alimentos no perecederos que serán distribuidos por Cáritas Diocesana.+

This entry passed through the Full-Text RSS service - if this is your content and you're reading it on someone else's site, please read the FAQ at fivefilters.org/content-only/faq.php#publishers.

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets