Mons. Quintana recibió su ordenación episcopal en Mar del Plata

Mons. Quintana recibió su ordenación episcopal en Mar del Plata

Monseñor Darío Rubén Quintana OAR, a quien el papa Francisco designó el 5 de noviembre pasado obispo auxiliar de Mar del Plata, recibió este sábado 28 de diciembre su ordenación episcopal en la catedral de los santos Pedro y Cecilia, de la ciudad balnearia.

El consagrante principal fue monseñor Gabriel Antonio Mestre, obispo de Mar del Plata, y los coconsagrantes monseñor fray José Luis Azcona Hermoso OAR, obispo prelado emérito de Marajó, Brasil, y monseñor Antonio Marino, obispo emérito de Mar del Plata.

Actuaron como presbíteros asistentes del nuevo obispo los padres fray Miguel Miró Miró OAR, prior general de la Orden de Agustinos Recoletos, y fray Miguel Ángel Hernández Domínguez OAR, prior de la provincia agustina recoleta Santo Tomás de Villanueva, España, de la que dependen los agustinos recoletos de la Argentina.

Por su parte el Mandato Apostólico fue proclamado por el padre fray Ricardo Daniel Medina OAR, vicario provincial de la Argentina.

Homilía de monseñor Mestre
En la homilía, monseñor Mestre destacó el lema episcopal del nuevo obispo auxiliar de Mar del Plata: “¡Qué todos sean uno en la audacia del Espíritu!” y sintetizó su reflexión en las palabras apóstoles, Evangelio y pueblo.

“Querido Darío, que tu lema episcopal, inspirado en la llamada oración sacerdotal del Evangelio de Juan, sea ya desde ahora camino de unidad para la Iglesia diocesana en el servicio que darás como auxiliar del obispo diocesano”, expresó

“¡Qué todos sean uno en la audacia del Espíritu! ¡Que con la intercesión de la Virgen María, San Agustín, Santa Mónica y San Ezequiel Moreno en la Iglesia de Mar del Plata todos seamos uno en la audacia del Espíritu!”, exclamó.

Monseñor Mestre le recordó a monseñor Quintana que el obispo es “hombre de fe sucesor de los Apóstoles”, “pastor con un oído en el Evangelio” y “pastor con un oído en el pueblo”, y desgranó cada uno de esos tres definiciones.

“Querido Darío que, en medio de esta realidad, puedas ser junto a mí para todos en la diócesis, hombre de fe, verdadero testigo de la resurrección de Cristo según el paradigma que el Papa Francisco nos propone para este cambio de época”, expresó.

Tras señalar que fue llamado al episcopado el mismo año que fueron beatificados los Mártires Riojanos, destacó que “la figura de Enrique Angelelli obispo mártir adquiere para vos hoy una dimensión particular”.

“Parafraseando al pelado Angelelli quisiera detenerme primero en la frase ‘con uno oído en el Evangelio’. Que puedas tener un oído realmente atento al Evangelio, que puedas ser hombre de la Palabra con mayúsculas, pastor abierto a la sabiduría divina”, le deseó.

Mons. Mestre también le recordó a su futuro colaborador que “el santo Pueblo de Dios tiene que adquirir para vos como obispo auxiliar un valor sacramental esencial y totalmente teologal: somos obispos para el Santo Pueblo de Dios”.

Dirigiéndose a la comunidad, el prelado le pidió que “reciban con los brazos abiertos en todas las comunidades al nuevo siervo de Dios, al obispo auxiliar Darío” y anticipó: “En el tiempo, se irá haciendo presente para que lo conozcan más profundamente a él y también para que Darío los conozca a ustedes y los pueda servir como pastor”.

“Querido Darío agradezco tu sí a Dios en este servicio que Él te pide. Que, como el sí de la Bienaventurada Virgen María, sea realmente fecundo. Que la intercesión y el espíritu indómito de tu padre San Agustín te acompañe siempre. Agradezco a tu mamá, al resto de tu familia, a tus amigos de siempre y a la gran familia agustiniana recoleta el sí que, como María, ellos también dan con vos”, manifestó.

“Sabés que contás conmigo en todo momento. Que puedas ser como obispo auxiliar de Mar del Plata un hombre de fe, sucesor de los Apóstoles, pastor con un oído en el Evangelio y el otro en el Pueblo en este camino de Iglesia trinitaria, sinodal y profética”, concluyó.

Obispo asistentes
A la misa de consagración episcopal de monseñor Quintana OAR asistieron 17 obispos de la Argentina y Brasil y más 30 sacerdotes de la Orden de Agustinos Recoletos, de otras congregaciones, movimientos y de otras diócesis y 70 sacerdotes de Mar del Plata, religiosas, consagradas, diáconos y seminaristas. También autoridades municipales, provinciales y nacionales.

Estuvieron, además de los prelados consagrantes, el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Aurelio Poli; el obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Vicente Ojea; y los obispos Carlos Humberto Malfa (Chascomús), Fernando Carlos Maletti (Merlo-Moreno), Damián Naninni (San Miguel), Raúl Martín (Santa Rosa), Ariel Torrado Mosconi (Nueve de Julio), Adolfo Uriona FDP (Villa de la Concepción del Río Cuarto), Jorge Torres Carbonell (auxiliar de Lomas de Zamora), Ernesto Giobando SJ (auxiliar de Buenos Aires), Enrique Eguía Seguí (auxiliar de Buenos Aires), Alberto Bochatey OSA (auxiliar de La Plata) y Alfredo Zecca).+

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets