Mariápolis: "Un lugar para la utopía del mundo unido"

Buenos Aires (AICA): Mariápolis Lía, ¨Un lugar para la utopía del mundo unido¨, cumple cincuenta años de su fundación en 1968. El próximo fin de semana, desde el sábado 7 hasta el lunes 9 de julio, la ciudadela ubicada en la localidad de O’Higgins, provincia de Buenos Aires, espera la visita de miles de peregrinos que asistirán a compartir los festejos por el aniversario.
La comunidad focolar festeja los cincuenta años de la Mariápolis Lía, con el lema "Un lugar para la utopía del mundo unido". En 1968, la ciudadela fue fundada por Lía Brunet y el padre Vittorio Sabbione, gracias a una donación de tierras por parte de los Padres Capuchinos, en la localidad de O’Higgins, provincia de Buenos Aires.

El próximo fin de semana, desde el sábado 7 hasta el lunes 9 de julio, se espera la visita de miles de peregrinos que asistirán a compartir los festejos por el aniversario. La participación es con reserva e inscripción previa.

La ciudadela Lía surgió como expresión de la espiritualidad y la cultura de la unidad promovida por el Movimiento de los Focolares. La “regla de oro” de la Mariápolis consiste en “hacer a los demás lo que te gustaría que te hagan a vos”. En la actualidad viven allí más de 120 habitantes de distintas nacionalidades, culturas y religión, entre ellos 60 jóvenes que se encuentran haciendo una experiencia anual de voluntariado.

Cada semana recibe familias, sacerdotes, religiosos y jóvenes que acuden a la ciudadela a fin de compartir una comunitaria espiritual nueva. Su espiritualidad combinada con el trabajo y la formación es denominada una verdadera “escuela de vida”. Cuenta con tres barrios, con sus casas, industrias e infraestructura para actividades sociales y culturales, a disposición de quienes quieren conocer o compartir esta experiencia de acuerdo a sus posibilidades. Uno de sus sueños a futuro es ser una ciudad 100% sustentable.

El movimiento focolar se caracteriza por su “espiritualidad de la unidad”, guiada por el Evangelio en el que Jesús afirma “dónde haya dos o más reunidos en mi nombre, yo estaré en medio de ellos” (Mt 18, 20). Se trata de una espiritualidad colectiva, donde se generan encuentros semanales llamados “La hora de la verdad” en los que, a través de un coloquio comunitario, buscan la corrección fraterna del hermano. Se preocupan por el seguimiento individual de cada persona, acompañando los procesos de fe de cada joven que hace su experiencia en la ciudadela.

Nicolás Iturralde, ecuatoriano de 53 años, es un focolar consagrado y además licenciado en informática, especialista en administración de negocios. De joven le hablaron de la Mariápolis y cumplidos sus 18 años, en 1982, comenzó un viaje por tierra que duró 18 días hasta llegar a la ciudadela. En aquel momento hizo su experiencia por dos años y luego decidió consagrarse a los focolares y dedicar su vida al servicio. Viajó por varias comunidades en Asia, África y América. Hace dos años, volvió a la Mariápolis Lía y actualmente forma parte del equipo de acompañantes de jóvenes y se encarga de la administración comercial de la producción.

El ecuatoriano compartió con AICA sus vivencias en la ciudadela y aseguró: “Volví porque este es el lugar es donde encontré mi vocación: un pedacito de paraíso”. “La experiencia espiritual aquí se intensifica: con la misa diaria, el rezo del rosario y los retiros espirituales frecuentes”. En la Mariápolis, “toda la parte humana se encamina”, y expresó su deseo de “que cada persona que llega aquí tenga la posibilidad de acercarse más a Dios”.

Laura Salerno, una joven de Italia de 20 años, manifestó: “Quise hacer esta experiencia para frenar antes de empezar la facultad. Quiero entender cuál es mi lugar en el mundo, para no vivir por inercia. Es un modo de asentar las bases para mi futuro”. La joven italiana lleva 9 meses compartiendo la vida comunitaria en Mariápolis, y se encuentra transitando las últimas semanas de su experiencia. Confiesa tener “el corazón partido en dos” por tener que volver a casa: “Aquí se crean lazos muy profundos”, aseveró.

Thomaz Pacífico, de 21 años, es un joven agnóstico proveniente de la localidad de Minas Gerais, Brasil. Se crió en una familia focolar y fueron sus padres quienes lo animaron a participar de la experiencia. En julio de 2017 llegó a la Mariápolis para quedarse seis meses y luego continuar sus estudios universitarios. Pero llegado diciembre, “tuve que ir a hablar con el superior para pedirle de quedarme seis meses más”. “Este es un lugar para preguntarse los porqué de la vida”, compartió a AICA.

Patricia Santorini, es focolarina consagrada y vive habitualmente en la ciudadela. Es licenciada en antropología y trabajó muchos años como profesora en la universidad. Hoy dedica su vida a la formación y el acompañamiento de los jóvenes que están haciendo su experiencia. “La finalidad de la Mariápolis es ser casa de todos”, anunció, ya que la comunidad focolarina se caracteriza por su entidad interreligiosa, donde se reciben personas de diversos credos y no creyentes: “nos enriquecemos en el diálogo”, apuntó. “La Mariápolis te cambia el modo de concebir las cosas en la vida, te pone un par de anteojos nuevos”.

El Movimiento de los Focolares es un movimiento católico, de dimensiones ecuménicas, interreligiosas e interculturales, que comenzó a gestarse en 1943, en Trento, Italia, en torno a Chiara Lubich y su vocación de dar cumplimiento al testamento de Jesús: “que todos sean uno”. Actualmente este Ideal de la unidad es compartido por más de cuatro millones de personas en todo el mundo que contribuyen, a través de las más variadas iniciativas en el ámbito social, cultural, económico y religioso a la realización de la fraternidad universal.

Informes: teléfono 0236-4448505, celular 0236-15-45322003, correo electrónico mariapolis@mariapolis.org.ar y en la página web www.mariapolis.org.ar.+

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets