Declaración de los colegios católicos públicos de gestión privada: “¿En qué te molesta Jesucristo?”

Declaración de los colegios católicos públicos de gestión privada: “¿En qué te molesta Jesucristo?”

Santa María (Catamarca) (AICA): Los colegios católicos públicos de gestión privada de Catamarca emitieron una declaración que contiene “aportes y fundamentos de la educación católica en Catamarca”. “En un tiempo donde se habla de inclusión, de justicia social, de respeto, sigue también la amenaza de excluir, someter, ningunear, descartar todo aquello que siga molestando a los poderes sociopolíticos y económicos”, advierte el documento.
Mediante una declaración publicada el 13 de noviembre de 2019, en el marco de la reunión mensual de la Vicaría Episcopal de Educación, realizada en el colegio San Agustín, de Santa María, Catamarca, los colegios católicos públicos de gestión privada de Catamarca pronunciaron sus “aportes y fundamentos de la educación católica”.

“La escuela católica surgió bajo el contexto de ayudar, nunca de imponerse, nunca de imponer una ideología o de manipular conciencias, o de querer cambiar aspectos culturales de la raíz más profunda de un pueblo”, afirman. “La Iglesia para educar, aprende de Jesucristo, que para hacerse uno con nosotros se encarnó en las realidades de la humanidad. Es por ello que cada escuela responde en su proyecto a las necesidades del lugar donde surgió para ayudar a mirar con esperanza la posibilidad de formarse como hombres y mujeres dispuestos a ser colaboradores en la transformación de una sociedad más justa y fraterna”.

“Así nos enseña el documento sobre la educación católica: ‘Todos los hombres, de cualquier raza, condición y edad, en cuanto participantes de la dignidad de la persona, tienen el derecho inalienable de una educación, que responda al propio fin, al propio carácter; al diferente sexo, y que sea conforme a la cultura y a las tradiciones patrias, y, al mismo tiempo, esté abierta a las relaciones fraternas con otros pueblos a fin de fomentar en la tierra la verdadera unidad y la paz. Mas la verdadera educación se propone la formación de la persona humana en orden a su fin último y al bien de las variadas sociedades, de las que el hombre es miembro y de cuyas responsabilidades deberá tomar parte una vez llegado a la madurez’”, citan.

“Nuestras escuelas son supervisadas y controladas por el Estado en lo pedagógico y económico, respondiendo a las exigencias propias, como parte de la educación pública de gestión privada, siendo un derecho inherente e indelegable del Estado como estipula la Ley Nacional de Educación; lo que nos permite realizar aportes significativos a la comunidad educativa en particular y a la sociedad en general de nuestra querida Catamarca, permitiéndonos compartir la enorme tarea de educar”, afirman. “De esta manera pueden generarse múltiples y variados programas para enfrentar los desafíos educativos. Esta variedad de enfoques supone una riqueza cultural y humana para toda la comunidad, siendo síntoma y requisito de madurez democrática, porque garantiza la pluralidad ideológica e impide la cristalización de un pensamiento único, posibilitando a los padres acceder a un proyecto educativo que responda a sus principios”, aseguran.

“¿Cuál es la falta que estamos cometiendo como educadores? ¿Qué es lo que molesta en algunos sectores de la sociedad? ¿No sería mejor preguntarse y preguntarnos, qué más podemos hacer o aportar para construir cada vez más plural y democrática?”, plantean.

“En un tiempo donde se habla de inclusión, de justicia social, de respeto, sigue también la amenaza de excluir, someter, ningunear, descartar todo aquello que siga molestando a los poderes sociopolíticos y económicos”, advierten, y añaden: “De ahí surgen más interrogantes: ¿En qué te molesta Jesucristo? ¿En qué te molesta que sigan surgiendo hombres y mujeres que hacen vivir a los demás en la justicia y el amor?”.

“Somos parte de este pueblo catamarqueño, y tenemos presencia en este suelo argentino desde hace más de 400 años, junto a nuestra Morenita del Valle. Educamos al 20% de la sociedad. Somos parte del alma criolla que contempló, madres y padres que han dado el bautismo a sus hijos; somos el maestro que asume a los hijos de esta tierra y los educa en valores; somos misioneros que hemos asumido el reto de dar la vida por el prójimo; somos trabajadores de a pie que asumieron al igual que nuestro fundador: Jesucristo, el hacernos cargo del pobre como del rico para sanear las necesidades básicas. Damos pan al hambriento, vestimos al desnudo, ayudamos a los que caen víctimas de las adicciones, cuidamos de los enfermos, educamos a los que quieren formarse, hemos formado a nuestros héroes y nuestros santos. En nuestras familias argentinas todos conocen lo que hacemos. Trabajamos para una sociedad que respete la diversidad, más justa y más fraterna: sin grietas”, enumeran.+

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets